Lunes 19.4.2021

10 + LEÍDAS DEL DÍA

    NeuroFlow es la app para impedir el suicidio de los militares

    Una plataforma de salud mental está ayudando a los militares de la US Air Force a controlar el estrés y detectar si alguien está en riesgo de autolesionarse.

    Por Redacción

    • sobre
    El director ejecutivo de NeuroFlow y graduado de West Point, Christopher Molaro, sirvió en el ejército 5 años, incluido líder de pelotón en Irak. Al regresar, experimentó cómo los veteranos y los civiles enfrentan demasiadas barreras cuando se trata de recibir una atención adecuada y oportuna. Mientras cursaba su MBA en Wharton, Chris conoció a su futuro cofundador, Adam Pardes, y los dos estuvieron de acuerdo: las aplicaciones digitales de salud mental más atractivas del mundo no cambiarían realmente el problema hasta que los proveedores de atención fueran parte de la solución. de una manera significativa.

    "La pandemia ha sido estresante para todos", explicó Ruth Reader, en Fast Company, y ofreció un ejemplo: "en los últimos 2 años, las tasas de suicidio entre los miembros activos del servicio militar estadounidense han aumentado un 15%."

     

    El Ejército ha ofrecido entrenamiento de resiliencia y acceso a terapia durante mucho tiempo, pero en 2020, la Fuerza Aérea decidió tomar un curso de acción diferente. 

     

    Comenzó a ofrecer una plataforma de salud mental innovadora llamada NeuroFlow para hacer que la atención sea más accesible y rastrear cómo les estaba yendo a los miembros, de modo que pudiera intervenir si parecía que alguien era un riesgo para ellos mismos.

     

    “Se sabe en toda la comunidad de salud mental que el Departamento de Defensa está experimentando un aumento en los suicidios a un ritmo alarmante”, dice Durel Williams, sargento mayor del Comando de Movilidad Aérea estadounidense, responsable de 2.800 miembros de las fuerzas de seguridad. 

     

    De ellos, 600 se han inscrito en NeuroFlow, que realiza un seguimiento del estado físico, el sueño, el bienestar, la soledad, la depresión, el consumo de alcohol y la ansiedad. También ofrece herramientas para la regulación emocional, como la meditación guiada, el diario y los videos y recursos escritos.

     

    Todos estos datos se incorporan al historial médico electrónico de un usuario.

     

    El director ejecutivo de NeuroFlow y graduado de West Point, Christopher Molaro, sirvió 5 años en US Army, y hasta fue líder de pelotón en Irak. 

     

    Al regresar, experimentó tal cómo otros veteranos y civiles demasiadas barreras cuando se trata de recibir una atención adecuada y oportuna. 

     

    Mientras cursaba su MBA en Wharton, Chris conoció a Adam Pardes, y los dos estuvieron de acuerdo: las aplicaciones digitales de salud mental no cambiarían el problema hasta que los proveedores de atención fueran parte de la solución. de una manera significativa.

     

    La idea es que la inteligencia artificial alerte al personal clínico sobre las personas que parecen estar en riesgo.

     

    Hasta el momento, se ha señalado a 12 personas como en situación de riesgo y, en 1 cas, se impidió que una persona se hiciera daño.

     

    Cómo hacerlo

     

    # Los miembros militares pueden registrarse en la aplicación de forma anónima. 

     

    # Sus datos también se comparten solo con los proveedores de atención médica, no con la administración. 

     

    # Si están marcados por alguna razón, un coordinador de atención les llama para ver si necesitan más ayuda.

     

    Antes, Defensa ofrecía atención de salud mental a través de la terapia de conversación tradicional y el entrenamiento de resiliencia. 

     

    Williams ha trabajado como entrenador de resiliencia durante los recientes 10 años, brindando a las personas herramientas para ayudarlas a recuperarse de una situación difícil. 

     

    Sin embargo, acceder a la atención es complicado. 

     

    Para ver a un terapeuta, los miembros del servicio son retirados del servicio, lo cual es extremadamente estigmatizante. 

     

    Sin embargo, dice Williams, es un paso necesario.

     

    “Su deber es asegurar y proteger, y todos los días se espera que puedan tomar su arma e ir a trabajar. El proceso de ir a hablar con un terapeuta o un coordinador de atención eliminaría su capacidad para hacer su trabajo”, explica.

    El estrés

     

    Hay más asesoramiento que los miembros del servicio pueden obtener a través de líneas directas las 24 horas, los 7 días de la semana. 

     

    Pero hasta ahora había poco para ayudar a los militares a desarrollar las habilidades para hacer frente a las vidas muy estresantes que llevan. 

     

    La tecnología se ha desplegado en 14 bases y entre miembros de la Fuerza Espacial. Casi el 90% de los usuarios han completado una o más actividades.

     

    Mucho de lo que ellos demandan no está directamente relacionado con el combate. 

     

    La mayoría de las personas que están lidiando con el suicidio entre los militares son bastante jóvenes y, dice Williams, gran parte de su angustia es porque carecen de una base sólida de salud mental. 

     

    Él agrega que 
    # algunos jóvenes que ingresan al Ejército están huyendo de una mala situación, 
    # quizás haya abuso físico en su hogar, 
    # quizás sus padres tengan un problema de abuso de sustancias.
    # Cualquiera sea la situación, es posible que ingresen con estrés preexistente y escasos recursos para manejarlo.

     

    Tienen entre 18 y 25 años, ingresan a la Fuerza, obtienen más libertad de acción y, a veces, no han desarrollado la capacidad para manejar esa carga”, dice Williams. 

     Los traumas

     

    Él dice que otra población que alcanza niveles suicidas de angustia incluye a miembros mayores que han sufrido múltiples traumas. 

     

    Williams dice que, a menudo, se trata de personas que pueden no solo haber estado involucradas en un combate, sino que están pasando por experiencias que alteran la vida, tales como el divorcio, la bancarrota o la agresión sexual.

     

    El objetivo de NeuroFlow es ayudar a hombres y mujeres de servicio a desarrollar habilidades para manejar mejor ese estrés y permitir que los coordinadores de atención sepan cuándo alguien necesita terapia. 

     

    También reduce la necesidad de quitar a alguien del trabajo, lo que significa menos estigma en torno al uso de la plataforma.

     

    Más importante aún, la herramienta ha cambiado la forma en que los líderes militares hablan sobre la salud mental. 

     

    Anteriormente, dice Williams, los uniformados no estaban internalizando la resiliencia de la manera que necesitaban para que la capacitación funcionara. 

     

    Con la aplicación, los miembros del servicio tienen la oportunidad de practicar diariamente sus habilidades de afrontamiento si así lo desean.

     

    Williams cree que el 15% de los militares usarían NeuroFlow para ayudar a desarrollar las habilidades que necesitan para sentirse en control

     

    Entonces, están haciendo correr la voz al respecto con solo hablar de la app. 

     

    “Queremos mantenernos alejados de los mandatos”, señala: obligar a los soldados a participar en capacitaciones no ha funcionado en el pasado. 
    "No queremos que eso suceda más".