Jueves 13.5.2021

Marie Curie: su depresión y la carta que sigue causando revuelo

Desde que Netflix estrenó 'Madame Curie', no se deja de hablar de la exitosa científica: Marie Curie, una mujer única por sus descubrimientos y por la valentía con que enfrentó el escándalo y la depresión.

Por Redacción

  • sobre

Su verdadero nombre era Maria Salomea Skłodowska-Curie. Nació en Varsovia, el 7 de noviembre de 1867. ​​Fue una importante científica, y -sobre todo- una mujer muy avanzada para su época. Su biografía llegó a Netflix, donde ya puede verse la historia de quien es conocida en el mundo como: Marie Curie.

 

Desde que la plataforma de streaming estrenó 'Madame Curie' no se ha hecho otra cosa que hablar de la ganadora del Premio Nobel de Física y de Química. Es tendencia, no sólo por sus logros, también por su escándalo amoroso, su lucha contra la depresión y una carta que lleva su firma y sigue moviendo consciencias.

 

 

 

La depresión tras la muerte de Pierre

 

El perfil de Marie Curie se puede predecir al mirar sus fotos: reservada, con una expresión severa y concentrada.

 

Esta científica polaca fue reconocida por sus trabajos sobre la radioactividad del uranio y el descubrimiento de dos nuevos elementos, el polonio y el radio.

 

Antes, debió burlar las normas de esa época que impedían a las mujeres estudiar en la universidad. Durante tres años trabajó como institutriz para costear sus estudios en la Sorbona.

 

Sin duda, era una valiente a quien no le importaban los prejuicios de ese entonces. 

 

Pero, detrás de esa fortaleza, se escondía una honda depresión.

 

El 19 de abril de 1966, la tristeza se apoderaría de Marie, cuando se enteró de la traumática muerte de su esposo Pierre Curie: fue atropellado por un vehículo pesado, que le partió el cráneo.

 

Marie todavía era joven. No había cumplido los 40 años. Sacó fuerzas y se convirtió en la primera profesora de la Universidad de la Sorbona, al asumir la cátedra que daba su esposo.

 

 

 

El affiere con Paul Langevin

 

Una vez que Marie dejo el luto, comenzó una relación con Paul Langevin, un talentoso científico que había sido discípulo de Pierre.

 

Sin embargo, la relación se tornó en escándalo: Paul estaba casado.

 

Cuando su mujer se enteró del affiere, tomó venganza. Mandó a robar las cartas que le había mandado Marie.

 

Las misivas llegaron a la prensa amarillista y se le acusó a la científica de 'rompe hogares'.

 

Otro golpe para Marie.

 

De hecho, cuando fue galardonada con el Premio Nobel de Química, la Academia evitó que se presentara en la ceremonia.

 

Svante Arrhenius, miembro de la Academia, le escribió: “Le ruego que se quede en Francia. Nadie puede calcular lo que podría pasar aquí…”, recoge la BBC.

 

Y agrega: “Espero que mande un telegrama… Que diga que no quiere aceptar el premio antes de que en el juicio de Langevin se demuestre que las acusaciones en su contra no tienen fundamento”.

 

 

 

La bella carta de Einstein y la dura respuesta de Marie

 

Ante el escándalo, su amigo Albert Einstein le mandó una bella carta a la científica:

 

 “¡Ve a Estocolmo! Estoy convencido de que debes despreciar este alboroto (...) Si la chusma sigue molestándote, deja de leer esas estupideces. Déjaselas a las víboras para las que fueron escritas

 

Marie, dejando a un lado su depresión, respondió vorazmente a la Academia, con una carta que sigue causando revuelo:

 

La postura que me recomienda me parece un error grave por mi parte".

 

"El premio me ha sido concedido por el descubrimiento del radio y del polonio. Opino que no hay ninguna relación entre mi trabajo científico y los hechos de mi vida privada que se pretenden invocar contra mí en las publicaciones de baja estofa. […] Por principio, no puedo aceptar que la apreciación del mérito de un trabajo científico pueda verse influenciada por las difamaciones y calumnias en relación a mi vida privada”.