Domingo 18.4.2021

10 + LEÍDAS DEL DÍA

    Consejo de Shawn Achor: Aprender a fabricar dopamina

    La dopamina es una sustancia química liberada por las neuronas para enviar señales a otras células nerviosas. Pero hay más que eso.

    Por Redacción

    • sobre

    En la cultura y los medios de comunicación populares, la dopamina se considera como la principal sustancia química del placer.

     

    Sin embargo, la farmacología considera que la dopamina indica la deseabilidad o aversión de un resultado, que a su vez impulsa el comportamiento del organismo hacia o lejos del logro de ese resultado. 

     

    Shawn Achor es un sinónimo de Psicología Positiva, fundador de GoodThink, Inc., y con su esposa, Michelle Gielan, del Instituto de Investigación Positiva Aplicada; licenciado en Artes por la Universidad de Harvard y una Maestría en Ética Cristiana y Budista de la Escuela de Teología de Harvard.

     

    Autor, entre otros libros, de 'The Happiness Advantage' (La ventaja de la felicidad), alcanzó una fama planetaria cuando el video de su presentación en TEDx, escaló hasta 1 de las 25 más populares de TED, con más de 23 millones de visitas en línea. En estos días ha presentado 'Put the Hapiness to Work' (Poner la felicidad a trabajar).

     

    Una frase: "La felicidad es una elección, la felicidad es una ventaja, la felicidad se propaga".

    El comienzo

     

    La Psicología Positiva se remonta a 1998, cuando Martin Seligman la eligió como tema para su mandato como presidente de la Asociación Estadounidense de Psicología. 

     

    Su cimiento es el movimiento humanista de Abraham Maslow, Rollo May, James Bugental y Carl Rogers, quienes fomentaron el énfasis en la felicidad y el bienestar.

     

    La Psicología Positiva se ocupa de la 'eudaimonia', un término griego antiguo que se refiere a "la buena vida" y el concepto de reflexión sobre los factores que más contribuyen a una vida plena y satisfactoria. 

     

    Los psicólogos positivos han sugerido que contribuyen a la felicidad y al bienestar subjetivo factores tales como 

     

    # lazos sociales con un cónyuge, familia, amigos, colegas y redes más amplias; 
    #bmembresía en clubes u organizaciones sociales; 
    # ejercicio físico y práctica de la meditación;
    # la espiritualidad y el compromiso religioso.

     

    Algunos conceptos

     

    Buena oportunidad para recordar un fragmento de aquella presentación de Shawn:

     

    # "Cuando solicité una admisión en Harvard, me arriesgué. No esperaba ser admitido y mi familia no podía pagarlo. Dos semanas después conseguí una beca militar y me admitieron. Algo que ni siquiera era una posibilidad, se hizo realidad. Ya estando allá, creí que todos lo verían como un privilegio, que estarían muy emocionados. Aún en una clase llena de personas más listas que tú, eres feliz de estar ahí. Así me sentía. Pero descubrí que, aunque algunas personas así lo sienten, cuando me gradué, en 4 años, y los 8 que seguí viviendo en la residencia de estudiantes... (asesoraba a estudiantes esos 4 difíciles años), es que esos estudiantes, aparte de la felicidad que sentían por haber entrado en la universidad, 2 semanas después pensaban no en la suerte de estar ahí ni en la Filosofía o la Física, sino en la competencia, en la carga académica, en las dificultades, la presión, las quejas."

     

    # "Cuando entré, fui al comedor de los de 1ro., con mis amigos de Waco, Texas, donde yo crecí... Cuando venían a visitarme, miraban alrededor y decían: (...) "Shawn, ¿por qué pierdes el tiempo estudiando la felicidad en Harvard? En serio, ¿qué puede tener un estudiante de Harvard para sentirse infeliz?"." 

     

    # "Implícito en esta pregunta está la clave de la ciencia de la felicidad. Porque lo que se asume con esa pregunta es que desde el mundo exterior se puede predecir tu felicidad, cuando en realidad, si conozco tu mundo exterior, puedo predecir el 10% de tu felicidad a largo plazo. El otro 90% proviene no del exterior, sino de la manera en que procesas lo externo. Y si cambiamos la fórmula de la felicidad y del éxito, cambiará la manera en que afectan la realidad. Encontramos que sólo el 25% del éxito es predecible por el coeficiente de inteligencia. 75% del éxito se puede predecir por los niveles de optimismo, por el apoyo social y por percibir la presión como reto en vez de amenaza." 

     

    # "Hablé en un internado de New England, quizás el más prestigioso, y me decían: "Ya lo sabemos. Por eso cada año, además de las clases, tenemos una semana de Bienestar. Es emocionante. El lunes traemos al principal experto del mundo que viene a hablar sobre la depresión en adolescentes. El martes es sobre violencia y acoso en la escuela. El miércoles es sobre problemas alimenticios. El jueves es cómo evitar las drogas. Y el viernes estamos entre sexo riesgoso y felicidad". (...) En medio del silencio, dije: "Me encantaría hablar aquí, pero esa no es una semana de bienestar, sino de malestar. Han recorrido todo lo negativo que puede suceder, pero no han hablado de lo positivo". 

     

    # "La ausencia de enfermedad no es salud. Para llegar a la salud tenemos que invertir la fórmula de la felicidad y del éxito. En los últimos 3 años he viajado a 45 países, trabajando con escuelas y empresas en medio de la depresión económica. Vi que en la mayoría siguen esta fórmula: "Si trabajo más duro, tendré más éxito. Si tengo más éxito, seré más feliz". (...) Pero científicamente está mal, es regresivo, por 2 razones. Primero, cada vez que tienes un éxito, la meta cambia, la forma del éxito. Sacaste buenas notas, ahora debes obtener mejores, ingresaste a una buena escuela, luego hay que ir a una mejor, conseguiste un buen empleo, hay que obtener uno mejor, alcanzaste tu meta de ventas, vamos a cambiarla. Y si la felicidad viene después, nunca la vas a alcanzar. Lo que hemos hecho es empujar la felicidad más allá del horizonte cognitivo. Pensamos que hay que tener éxito y luego ser felices." 

     

    # "El cerebro trabaja en sentido opuesto. Si hoy elevas el nivel de positivismo de alguien, entonces sentirá lo que llamamos una 'ventaja de felicidad', o sea que el cerebro en positivo funciona mucho mejor que cuando está negativo, neutro o estresado. Se eleva la inteligencia, la creatividad, los niveles de energía. Lo que descubrimos es que se mejoran todos los resultados económicos. El cerebro positivo es 31% más productivo que si está negativo, neutro o bajo presión. Trabajamos 37% mejor en las ventas. Los doctores son 19% más rápidos, más precisos y más correctos en sus diagnósticos, si están positivos, que si están negativos, neutros o presionados. Lo cual indica que se puede invertir la fórmula. Si encontramos una manera de volvernos positivos en el presente lograremos aún mayores éxitos al poder trabajar más duro, más rápido y con más inteligencia." 

     

    # "Necesitamos aprender a invertir la fórmula para ver lo capaz que es el cerebro. La dopamina, que irriga el sistema cuando somos positivos, tiene dos funciones. No solo te hace sentir más feliz, sino que también activa los centros de aprendizaje permitiéndote adaptarte al mundo de manera diferente." 

     

    # "Hemos encontrado maneras de entrenar el cerebro para que se vuelva más positivo. En lapsos de solo 2 minutos, durante 21 días, podemos readaptar el cerebro, permitiendo así que funcione con más optimismo y mayor éxito. Hicimos esta investigación en las empresas con que he trabajado haciendo que escriban 3 motivos de gratitud durante 21 días seguidos, tres cosas nuevas cada día. Y al final sus cerebros empiezan a retener un patrón de buscar en el mundo no lo negativo, sino primero lo positivo."