Jueves 13.5.2021

Homosexualidad y extravagancia, la vida no tan secreta de Leonardo Da Vinci

Hace 569 años, nacía Leonardo Da Vinci. Pintor, arquitecto, poeta, inventor y portador de una personalidad que dio mucho de qué hablar. 

RO SOLAVAGGIONE

  • sobre
Leonardo Da Vinci, presunto auto retrato.

Leonardo Da Vinci nació en Florencia en 1452, mucho antes de que existiera la Italia conocida hoy en día. A pesar de que no recibió educación formal durante su crecimiento, llegó a convertirse en uno de los genios más famosos de la historia.

 

Era un inventor y estudioso excéntrico al que le gustaba inspeccionar cadáveres para aprender sobre la anatomía humana en una época en la que el pudor era la regla número uno de la Iglesia Católica. Tenía una gran curiosidad sobre diferentes áreas de la ciencia, creó robots y escribía todas sus notas al revés, de derecha a izquierda. Aunque por mucho tiempo se creyó que esto era para preservar sus secretos, la realidad es que él era zurdo y le era más fácil escribir así. 

 

"El hombre de Vitruvio" fue el estudio de la anatomía y el alma de Leonardo Da Vinci.

Tanto lo de la escritura al revés como el dato del robot le suma puntos a su personaje de genio extravagante. Y, sí. Hay registros históricos sobre la existencia de un león autómata que se abría el pecho para sacar flores de su interior que Leonardo creó en honor al Rey de Francia. 

 

Da Vinci -a diferencia de otros artistas que en vida no fueron populares- tenía muchos amigos tanto en Florencia como en Milán y se reunía frecuentemente con ellos. Su círculo estaba compuesto por matemáticos, poetas, ingenieros e inventores varios. Así lo cuenta Walter Isaacson, autor de la biografía del reconocido pintor, en una entrevista con National Geographic

Vida privada y homosexualidad a mediados del 1400

 

Aunque pueda generar sorpresa, la homosexualidad existe desde el comienzo de la humanidad. Y Leonardo Da Vinci es un claro ejemplo. Al menos para una corriente de historiadores. 

 

Isaacson pertenece al bando de los convencidos. 

 

“Él era gay, ilegítimo, zurdo y un poco hereje. Pero lo bueno de Florencia es que era una ciudad bastante tolerante en los 1470s. Leonardo caminaba por la ciudad usando trajes cortos, rosas y violetas, que eran algo sorprendentes para la gente de Florencia pero él era muy popular”, explica. 

 

Leonardo Da Vinci, presunto auto retrato.

Aunque no todos los historiadores están tan seguros, ninguno se atreve a negar al 100% las tendencias homosexuales del artista. Kandice Rawlings, de la Oxford University Press- una de las editoriales más importantes del Reino Unido-, escribió sobre el “mito” de la sexualidad de Da Vinci

 

“Las opiniones de los académicos sobre este tema se ubican dentro del espectro entre ‘tal vez’ y ‘muy probable’”, expresó. 

 

Es conocida la relación de Da Vinci con Giacomo Caprotti, apodado Salai (“Pequeño Diablo”). El joven comenzó siendo el protegido del artista y continuó como su amante y su musa. Se cree que sirvió de modelo para el retrato de San Juan Bautista y de Baco.

 

"San Juan Bautista", obra de Leonardo Da Vinci cuya musa es Salai.

Vivieron juntos 25 años, durante los que Leonardo lo llevaba de viaje, le compraba ropa y muchos lo consideraban su compañero. Salai también se dedicó a la pintura. 

 

El registro histórico considerado más valido sobre su vida sexual es una denuncia por sodomía en 1476. Un denunciante anónimo inculpó a Da Vinci y a otros tres jóvenes de mantener relaciones sexuales con Jacopo Saltarelli, un aprendiz de orfebrería y trabajador sexual. Al ser anónima, la acusación no fue tomada en consideración y los sospechosos quedaron libres de sanción. 

De todos modos, a pesar de ser ilegal el sexo entre hombres era muy común en la Florencia del siglo XV. En el libro “Amistades Prohibidas”, el historiador Michael Rocke narra que eran mayoría los hombres que aparecían registrados como practicantes de este delito. Pero, los castigos correspondientes eran raramente aplicados.  

 

"Amistades prohibidas" de Michael Rocke analiza la homosexualidad en el Renacimiento.

El legado artístico y científico de Leonardo Da Vinci es innegable. Su obra influyó desde las artes plásticas hasta la aerodinámica, pasando por la arquitectura y más. Es el día de hoy que el público sigue maravillado tanto con su arte como con su enigmática.