icon

Millennials vs. Generación Z: la batalla de TikTok

Twitter y otras redes sociales suelen ser lugares de internet que reúnen a personas para discutir sobre temas políticos y sociales. En los últimos meses, una de las grandes guerras cibernéticas en disputa es la que enfrenta a dos generaciones: la de millennials y la Generación Z, ¿cual es el campo de batalla? La red social que reúne a ambos: Tik Tok.


Millennials vs. Generación Z: la batalla de TikTok

#BullyMillennials (#MolestenALosMillennials)


TikTok es una plataforma joven, tanto en términos de la edad de la empresa como de su base de usuarios principal: según la empresa de investigación de mercado GlobalWebIndex, más del 40 por ciento de los TikTokers tenían entre dieciséis y veinticuatro años en 2018.


Sin embargo, entre 2018 y 2020, la aplicación fue descargada más de dos mil millones de veces, consiguiendo el primer lugar como la aplicación más descargada el año pasado; razón por la que la demografía se amplió y nuevas generaciones, como la de los Millennials entró en el juego de TikTok. 


Los Millennials entraron como intrusos a la aplicación: TikTok se había convertido en un lugar donde la Generación Z podía expresar libremente su propio espíritu, estética y actitud. En consecuencia, los “dueños” de la aplicación empezaron a intentar excluir a estos intrusos, usando el hashtag: #bullymillennials o #MolestenALosMillennials.


En los videos, los millennials son criticados por su inmadurez, su obsesión con Harry Potter y BuzzFeed, y su adicción al café, los “avocado toasts” y los emojis de monitos. 


En otra publicación, un usuario de la Generación Z critica a los millennials con la afirmación de que han tenido un rendimiento inferior como generación: "Se suponía que todos ustedes estaban salvando el clima, iniciando revoluciones ¿Qué aportaron? ¿Una cervecería artesanal en cada esquina?”.


Es difícil decir si TikTok creó esta enemistad generacional o simplemente avivó las llamas, pero lo que está claro es que esta red representa la apoteosis de un cambio digital que divide a los millennials, que vivieron los principios de las redes sociales, y a la generación Z, que no conocieron la vida antes de la digitalización completa. 


Los efectos que esto tuvo para ambas generaciones todavía están surgiendo pero, por más que los millennials hayan progresado en su autopercepción digital, la generación Z los superan claramente en conquistar espacios, aunque, quizás, a un gran costo.


El lado oscuro de Tik Tok


Tik Tok llegó a su tope de popularidad durante la pandemia, ¿por qué? Porque transmitía el sentimiento de intimidad e inmediatez que la cuarentena había quitado. 


A diferencia de otras plataformas que sólo distribuyen imágenes y palabras, esta aplicación era un lugar perfecto donde ver caras y escuchar voces en lo que fue, tal vez, el año más solitario del último siglo. 


Según explica Sejla Rizvic para un artículo de The Walrus, este sentimiento de intimidad que genera TikTok puede haber condicionado en la manera en que la generación Z se relaciona: mientras que los millennials utilizan mayoritariamente redes como Twitter, Facebook e Instagram; la vida digital de la Generación Z está dominada por la producción casi constante de imágenes y videos de ellos mismos (Snapchat, TikTok), creando una relación muy diferente entre ellos, cómo se relacionan con sus pares y el resto del mundo.


Byung-Chul Han, un filósofo y teórico cultural, explica que la “compulsión por la transparencia aplana al propio ser humano, convirtiéndolo en un elemento funcional dentro de un sistema. La compulsión de entregar todo a la comunicación y la visibilidad", dos características que describen TikTok, es algo "obsceno y violento".


En este sentido, Rizvic se cuestiona qué consecuencias puede llegar a tener esta extrema necesidad por compartir todo, mediante audio y video, constantemente a estas jovenes generaciones. 


Por otro lado, tambien deja en evidencia el “lado oscuro de TikTok”: al igual que las otras redes sociales, muestran estereotipos de belleza imposibles, modas que promueven dietas nocivas y la normalización (y banalización) de cirugías plásticas. 


Esto, combinado con un algoritmo como el de TikTok, puede llegar a intensificar inseguridades existentes. 


Si bien las dos generaciones se enfrentan (a veces en chiste y aveces no) en las diferentes redes sociales y la Generación Z es la que mejor se puede defender en el campo de batalla, esta última se enfrentan a los mismos desafíos que siempre se enfrentaron los adolescentes: la percepción de la imagen de sí mismos, la inseguridad, la ansiedad social.


La diferencia es que esta vez utilizan redes, como TikTok, que tienen la capacidad de magnificar esas inseguridades a través de una lente de cámara omnipresente. 


El hecho de que los jóvenes no solo estén expuestos a estas tecnologías, sino que actualmente no puedan equilibrar sus vidas en línea con la socialización en persona solo puede servir para exacerbar las ansiedades de la adolescencia, ya que, durante el COVID-19, existir en línea puede sentirse como la única forma de existir en absoluto.