icon

Todo lo que tenes que saber sobre Starlink, la empresa de Internet satelital de Elon Musk

SpaceX, la empresa que tiene como SEO al millonario Elon Musk, se encuentra en la misión de cumplir un nuevo objetivo: llevar internet a zonas donde antes no había (o donde funcionaba muy mal). Lo interesante es cómo planean hacerlo ya que no usarán fibra óptica sino que buscarán conectar a sus clientes mediante satélites arrojados al espacio que formarán una constelación.


Starlink, los satélites que llevan internet a zonas rurales

Los orígenes de Starlink


Starlink es uno de los más grandes proyectos de SpaceX, la empresa donde Elon Musk, el segundo hombre más millonario del mundo (Jeff Benzos volvió al primer lugar a principio de año), es SEO. 


Como indica el nombre, se trata de una “conexión entre estrellas” pero, en vez de estrellas, lo que vamos a encontrar en forma de constelación son satélites que conectarán usuarios a internet. 


El proyecto empezó a trabajarse en 2015 pero recién tres años más tarde lograron poner en órbita los primeros prototipos de satélites. 


Desde ese entonces, SpaceX ya cuenta con más de 1.000 satélites Starlink en funcionamiento y en febrero, la compañía confirmó que ya son más de 10.000 usuarios que se conectan de esta innovadora manera.


Quiénes se pueden conectar vía Starlink


SpaceX tiene varios objetivos a largo plazo, por ejemplo el de Tesla, uno de los negocios de la empresa, es que las personas utilicen vehículos eléctricos para moverse y así reducir su huella de carbón en el medio ambiente. 


El de Starlink es que todas las personas alrededor del mundo puedan tener una buena conexión a internet pero, ¿todos pueden conectarlo en su casa? La idea es que en un futuro sí pero, por ahora, se están enfocando en proveer a aquellas personas que viven en zonas rurales y que aún no tienen acceso a una banda ancha de alta velocidad.


“Starlink está hecho para áreas del mundo donde la conectividad siempre fue un desafío”, explica el sitio oficial. “Sin las limitaciones que podemos encontrar en la infraestructura terrestre tradicional, Starlink puede ofrecer Internet de banda ancha de alta velocidad a lugares donde el acceso no ha sido confiable o no está disponible”, termina.


En la página de Starlink tambien se puede encontrar un instructivo para su instalación: se necesita únicamente de una pequeña antena parabólica (proveída por la empresa) que puede ser instalada por el mismo usuario con la ayuda de una app de Starlink, que que utiliza la realidad aumentada para ayudar a los clientes a elegir la mejor ubicación y posición para sus receptores.


El costo del servicio es de 99 dólares mensuales, más impuestos, pero el pedido del producto inicial, que incluye la antena, la aplicación y un router, es de 499 dólares. 


Por ahora, el servicio sólo se provee en Estados Unidos, algunas zonas de Canadá y Reino Unido pero en este mes está anunciado el lanzamiento de 300 nuevos satélites que llegarán a cubrir un radio cada vez más grande. 


Polémicas alrededor del proyecto


En 2019, poco después del despliegue de los primeros satélites de banda ancha de Starlink, la Unión Astronómica Internacional emitió una declaración de alarma advirtiendo sobre las consecuencias imprevistas que habían surgido: los satélites impedían la observación de estrellas y significaban un peligro para la protección de la vida silvestre nocturna.


"Todavía no entendemos el impacto que pueden generar estos satélites visibles esparcidos por el cielo nocturno y, a pesar de las buenas intenciones, estas constelaciones de satélites pueden amenazar a ambos", explica el comunicado.


Desde entonces, Starlink comenzó a crear nuevos diseños para reducir el brillo y la visibilidad de sus satélites. A principios de 2020, la empresa probó un satélite llamado "DarkSat" que incluía un revestimiento especial no reflectivo. 


En junio de 2020, lanzaron el satélite "VisorSat" que cuenta con una visera especial para el sol. En agosto, Starlink lanzó otro lote de satélites; esta vez, todos estaban equipados con visores.


"Queremos asegurarnos de hacer lo correcto para que los niños pequeños puedan disfrutar de mirar a través de su telescopio", dijo el presidente de SpaceX, Gwynne Shotwell. "Es genial para ellos ver un Starlink, pero deberían estar mirando a Saturno, a la luna ... y no queremos que nuestros satélites los interrumpan".