icon

China relanza su economía rural y se propone importar menos cereales

El gobierno central de China dio a conocer el denominado "documento N°1" para 2021 (acaba de comenzar el Año Nuevo Lunar), que hace foco en el área rural y el sector agrícola del país, aborda sus problemas con las tecnologías agrícolas y propone pautas para reforzar el sistema de producción local y cómo continúa la campaña de alivio de la pobreza en las zonas rurales.

Campos de arroz en Yuanyang, Yunnan, China.

China necesita reforzar los territorios rurales para frenar la migración hacia los centros urbanos para lo cual debe mejorar la calidad de vida de sus agricultores, algo que también permitiría incrementar la producción de granos.

"Para revitalizar la nación, las áreas rurales deben revitalizarse", se lee en el documento mencionado por Shen Weiduo, Cao Siqi y Zhang Hongpei en el Global Times, diario del Partido Comunista Chino.

Cada año, el Documento N°1, difundido luego del feriado del Año Nuevo Lunar, se considera un indicador de las prioridades políticas de la Administración. 

El trabajo en la agricultura y las zonas rurales ha ocupado un lugar destacado en la agenda durante 18 años consecutivos, según un informe de la agencia de noticias estatal Xinhua. 

En este caso las prioridades son:

** la política a largo plazo para garantizar los ingresos de los agricultores, 
** mejorar la infraestructura y los servicios públicos básicos en las zonas rurales, 
** concederle prioridad a la autosuficiencia alimentaria. 

Los granos

"La dirección señalada en el documento se basa en problemas propios de la nueva situación, por ejemplo, en 2020 el coronavirus, y los desafíos potenciales en los próximos años", dijo Jiao Shanwei, editor en jefe de cngrain.com/, un sitio web especializado en noticias sobre cereales.

Durante 2020, 

** la pandemia de COVID-19 impactó en forma negativa sobre la cadena de suministro de alimentos, 
** paralizó el transporte y
** han aumentado los precios mundiales de los alimentos. 

Durante el período en que estará vigente el 14to. Plan Quinquenal (2021-2025), el Partido Comunista de China establece como prioridad la agricultura, las áreas rurales y los agricultores, dice el documento.

Una iniciativa es la creación de zonas de producción de granos funcionales.

Otra es la delimitación de zonas de protección de la producción agrícola.

Luego, un cinturón industrial nacional de seguridad alimentaria.

También optimizar la distribución del comercio de productos agrícolas.

E implementar una estrategia de diversificación de productos.

La "línea roja" de 1.800 millones de mu (120 millones de hectáreas) de tierras cultivables, un área del tamaño de Sudáfrica, es una cuestión de seguridad nacional. 

Se menciona construir 100 millones de mu de alto nivel, tierras de cultivo para asegurar cosechas, altos rendimientos y producción estable en 2021.

Además de garantizar el área de siembra, se menciona fortalecer la protección, el desarrollo y la utilización de los recursos de germoplasma agrícola y acelerar la implementación de proyectos científicos y tecnológicos de biología agrícola.

"El sistema de reproducción es un objetivo a largo plazo ya que desempeña un papel estabilizador en la economía agrícola y no podemos perder terreno", dijo Jiao.

En el marco de la guerra comercial con USA, China afirma que no puede permitir que la agricultura se convierta en un problema.

El camino por recorrer 

Después de que China anunció una gran victoria en su campaña de alivio de la pobreza en diciembre de 2020, ¿cuál es el futuro de las aldeas rurales chinas? 

Consecuencia de 8 años de trabajo sostenido, China ha sacado de la pobreza extrema a todos los habitantes de las zonas rurales, estimados en 100 millones de personas. 

China afirma que también ha eliminado todos los condados o municipios pauperizados y ha erradicado la pobreza absoluta y la pobreza regional.

El siguiente paso es consolidar y expandir los logros en el alivio de la pobreza. 

Por ejemplo, enfocarse en áreas de reasentamiento grandes y medianas, y las personas que se muden a esas áreas serán asistidas con empleo. 

Mientras tanto, continuará mejorando la infraestructura de apoyo en las áreas de reasentamiento, incluidas las instalaciones de servicio público, los parques industriales y la capacidad de gobernanza comunitaria.

"La revitalización rural sirve como un ancla para el crecimiento económico y la estabilidad social del país. No es simplemente una cuestión de seguridad alimentaria, sino también una cuestión de oferta laboral y desarrollo nacional", opinó Yu Jianrong, director de la Institución de Desarrollo Rural en China Academy of Social Sciences, consultado por el Global Times. 

El gobierno central chino está empezando a enfocarse más en cómo estimular el "ciclo interno" en las zonas rurales durante los próximos 5 años, ya que identifica como la clave a la autosuficiencia / autoabastecimiento. 

El documento dice que China alentará a más personas que han salido de la pobreza y aquellas con bajos ingresos a encontrar trabajo en áreas locales y cercanas. 

Mientras tanto, se centrará en la construcción de una serie de importantes proyectos de infraestructura regionales y transregionales en áreas de alivio de la pobreza.

Antes, la economía rural dependía del apoyo del gobierno para construir carreteras. ¿Qué viene ahora?, preguntó Yu. 

"Establecer proyectos de conservación del agua, promover la industria de procesamiento de productos agrícolas y mejorar la capacidad de transporte de las aldeas podría ser una dirección", respondió. 

COVID-19  

Los expertos chinos señalaron que la crisis de salud mundial sin precedentes de la pandemia COVID-19 plantea un gran desafío para la gobernanza rural: su capacidad para hacer frente a las emergencias de salud pública y las condiciones laborales de los trabajadores migrantes. 

El resurgimiento de COVID-19 en las provincias de Hebei y Heilongjiang hizo sonar una alarma con respecto a las brechas en el control de la epidemia en las áreas rurales, ya que la mayoría de los nuevos contagios son personas mayores de áreas rurales. 

El documento requiere que los centros de salud de los municipios mejoren la capacidad de los servicios médicos y se compromete a construir centros de salud centrales para hacer frente a grandes epidemias y emergencias de salud pública. 

También se compromete a fortalecer la atención y los servicios para los niños, las mujeres, los ancianos y los niños rurales abandonados en las zonas rurales que se encuentran en una situación desesperada.

Intolerancia

El documento  destaca la construcción del Partido Comunista Chino de organizaciones de base y gobernanza rural, así como la construcción de lo que llama "civilización espiritual" en las zonas rurales. Esto es muy peligroso porque resulta que promete intensificar los esfuerzos para acabar con las actividades religiosas ilegales en las zonas rurales y la infiltración del extranjero.

Este aliento a la intolerancia religiosa es un simultáneo refuerzo del espíritu conservador de los territorios del interior de China, donde evidentemente quiere abroquelarse el conjunto de dirigentes del PCCh, casi todos integrantes de la Tercera Edad.