icon

Una sola dosis podría ser suficiente para recuperados de Covid

Los resultados preliminares de investigaciones todavía no revisadas por pares, señalan que podría haber una liberación de suministros si a las personas sobrevivientes de coronavirus solo se les inyecta una dosis.

Las vacunas funcionan imitando al sistema inmunológico, haciéndole creer al cuerpo que ha sido infectado con un virus, para que el sistema inmunológico produzca anticuerpos y combata el patógeno.

Los recuperados de COVID-19 tienen un sistema inmunológico ya entrenado para producir anticuerpos, es decir, podría estar preparados de manera similar a como lo haría la primera dosis de una vacuna.

Se desconoce cómo es la reacción del cuerpo frente a regímenes de vacunación distintos a los evaluados en los ensayos clínicos. Aún no se sabe si las dos dosis generan un beneficio mayor a las personas previamente infectadas, en comparación a las no infectadas.

Los sobrevivientes de COVID-19 que recibieron una primera dosis de la vacuna están generando respuestas inmunes que podrían hacer que una segunda inyección sea innecesaria.


¿Por qué? Las vacunas funcionan engañando al cuerpo haciéndole creer que ha sido infectado con un virus, lo que hace que el sistema inmunológico produzca anticuerpos para combatir el patógeno.


En los recuperados, el sistema inmunológico ya está entrenado para producir anticuerpos y sus organismos están preparados de manera similar a como lo haría la primera dosis de una vacuna.


De corroborar esta hipótesis con datos científicos, se liberaría el suministro limitado de vacunas para llegar a más personas, sugieren las nuevas investigaciones.  



Las investigaciones y el debate 

The all Street Journal (WSJ) ha relucido el debate sobre la aplicación de una o dos dosis, una vez más. La discusión no ha sido resuelta, por ejemplo, en Argentina. 


Otros países han solucionado la incógnita retrasando la segunda inyección, como Estados Unidos que desde el mes pasado permite un retraso de varias semanas. 


Reino Unido también sigue este proceder, priorizando la mayor cantidad de población de riesgo vacunada antes que aplicar la segunda dosis. De acuerdo a sus análisis, una sola inyección en personas sanas tiene un 90% de efectividad para protegerlas del coronavirus.


La nueva investigación publicada por el WSJ encontró que las personas previamente infectadas generaron protección contra la enfermedad rápidamente y a niveles significativamente más altos después de la primera inyección, en comparación con las personas que fueron vacunadas pero que no habían estado enfermas.


El estudio todavía no ha sido revisado por pares ni publicado en revistas científicas, pero se da en un contexto de escases de suministros y producción insuficiente de vacunas en todo el mundo. 


Dar solo una dosis significaría que los funcionarios de salud podrían redistribuir las dosis excedentes a más personas y acelerar el alcance de las vacunas, crucial a medida que las nuevas formas del virus aumentan la transmisión.


Los productores de vacunas también han alimentado el debate. Pfizer y BioNTech dijeron el viernes que, según análisis en Israel, una sola inyección tiene un 85% de efectividad para prevenir la enfermedad sintomática de 15 a 28 días después de su administración.


Tanto Pfizer como Moderna demostraron que sus inyecciones son seguras y altamente protectoras contra la COVID-19 cuando se administran separadas por varias semanas. Sin embargo, el ensayo de Pfizer excluyó a las personas con coronavirus sintomático y Moderna excluyó a las personas con una infección previamente conocida. 


Es decir que todavía se desconoce cómo responden los sistemas inmunológicos en personas previamente enfermas. Esta falta de información también podría ser costosa para las farmacéuticas y los gobiernos, debido a la necesidad de realizar pruebas que determinen quién tiene suficientes anticuerpos para renunciar a una segunda dosis.