icon

James Bond y la hora de los espías LGBT+

El nuevo jefe del MI6 se ha disculpado públicamente con los oficiales que fueron expulsados ​​de la agencia de espionaje antes de 1991 cuando implementó una prohibición "incorrecta, injusta y discriminatoria" del personal LGBT+ en sus filas. Richard Moore, también conocido como Mr. C, publicó una breve declaración en video reconociendo que “las personas comprometidas, talentosas y de espíritu público tenían sus carreras y vidas arruinadas” porque se les dijo que las personas homosexuales no podían servir.

Richard Moore. el nuevo jefe de los espías británicos del MI6.

Famoso espía sir Maurice Oldfleld, un homosexual oculto en el MI6.

El paradigma del espía del servicio secreto inglés MI6 fue James Bond, con licencia para matar.

Sin embargo, el concepto está en revisión.

James Bond, creado por Ian Fleming, podría considerarse cargado de misoginia, un machista

En la colección de las películas más misóginas aparece 'Agente 007 contra el Dr. No' (1962).

Pero los conocedores de la saga, dicen que Goldfinger (1964) acumuló más detalles sexistas y fue una de las entregas más misóginas. La malvada Miss Galore es lesbiana pero James Bond la que inmoviliza, ella se resiste, él insiste y logra su objetivo: podría decirse que es un caso de la abuso sexual y no una escena de seducción.

La Guerra Fría

Durante la llamada Guerra Fría se creía que las relaciones entre personas del mismo sexo eran un riesgo para la seguridad nacional, en parte por los prejuicios de la época y en parte porque se pensaba que la información podía utilizarse como herramienta de chantaje. Por lo tanto, no había lugar para homosexuales en el espionaje para la Corona.

La prohibición se mantuvo inclusive después de que la homosexualidad fuera despenalizada en 1967. 

Los problemas continuaron después de 1991. El personal LGBT+ empleado cuando terminó la prohibición fue maltratado por no haber revelado previamente su sexualidad, y otros que se unieron después de 1991 no se sintieron bienvenidos, acaba de declarar Richard Moore, el nuevo jefe del MI6.

La práctica de despedir a agentes abiertamente homosexuales incluye el caso de Alan Turing, el matemático que descifró el código utilizado por los nazis pero fue expulsado de GCHQ en 1952 después de ser condenado por tener una relación homosexual. Es más: él fue sometido a castración química y posteriormente se suicidó.

“Debido a esta política, otras personas leales y patriotas vieron destrozado sus sueños de servir a su país en el MI6. Esto fue incorrecto, injusto y discriminatorio”, dijo Moore en un mensaje de video que coincidió con el mes de la historia LGBT+.

“Hoy me disculpo en nombre del MI6 por la forma en que nuestros colegas y conciudadanos LGBT+ fueron tratados y expreso mi pesar a aquellos cuyas vidas se vieron afectadas. Ser LGBT+ no convirtió a estas personas en una amenaza para la seguridad nacional. Por supuesto no."

Los soldados británicos LGBT expulsados ​​del ejército ahora pueden recuperar sus medallas, dice el Ministerio de Defensa del Reino Unido
"Hasta 1991, ser abiertamente LGBT+ en el MI6 provocaría la pérdida de su trabajo o impediría que se le permitiera unirse" , agregó.

"Además de disculparme, agradezco a los colegas LGBT+ actuales y anteriores por la contribución que han hecho y continúan haciendo al MI6 ya nuestro país", dijo Moore.

Un caso famoso

En el Reino Unido aún se recuerda el caso del jefe más famoso del MI-6 desde la posguerra, el legendario sir Maurice Oldfleld, cuya homosexualidad fue informada por Margaret Thatcher ante la Cámara de los Comunes.

Oldfield, quien dirigió las actividades del espionaje británico entre 1973 y 1978, falleció de cáncer en 1981. La propia Margaret Thatcher le hizo una visita en el hospital donde estaba internado.

Considerado por los medios de comunicación del país como 'Smailey' -el famoso personaje creado por el novelista John Le Carré-, Oldrield fue sacado de su retiro en 1978 por la primera mínistra y nombrado coordinador de seguridad en Irlanda del Norte, a cargo de la lucha antiterrorista contra el Ejército Republicano Irlandés (IRA).

Thatcher reveló la homosexualidad de Oldrield en respuesta a una pregunta escrita formulada por un diputado conservador por la acusación publicada por un diario dominical, que adelantó unas páginas del libro 'Traidores, el laberinto de la traición', escrito por el experto en temas de espionaje Chapman Pincher.

Thatcher admitió que Oldfield constituyó "un riesgo potencial a la seguridad" a causa de sus actividades homosexuales. Pero ella añadió: "No existe ninguna prueba que sugiera que la seguridad nacional estuviera en ningún momento comprometida" por las actividades de Oldfleld.

"Todo lo contrario", añadió Thatcher, "(Oldfleld) contribuyó notablemente a una serie de éxitos en el campo de la seguridad que no se hubieran podido conseguir si se hubiera producido una filtración o una quiebra de esa seguridad".

Sin embargo, a pesar de la confianza de la primera ministra, su explicación no satisfizo al dirigente socialdemócrata, David Oweri, quien había sido jefe directo de Oldfield durante 3 años.

Otro caso famoso

Anthony Frederick Blunt fue un historiador de arte inglés, y el "4to. hombre" de "Los 5 de Cambridge", junto con Donald Maclean, Guy Burguess, John Cairncross y Kim Philby, espías británicos que trabajaron para la Unión Soviética durante la Guerra Fría. 

Blunt, hijo de un vicario anglicano, era un comunista convencido, formado en doctrina marxista durante su etapa de formación universitaria, era  homosexual, participó del novel movimiento gay, y después de su visita a Rusia en 1933, fue reclutado por la NKVD, antecesora de la KGB. 

En 1939 ingresó al Ejército británico y fue reclutado por el MI5 en 1940, ignorando que era gay y que trabajaba hacía tiempo para los soviéticos.

Él ya tenía una brillante carrera académica  en la Universidad de Cambridge donde llegó a ser profesor del Trinity College, una notable presencia en el mundo cultural inglés, había sido crítico de arte en el periódico The Spectator e iba en camino a ser nombrado 'curator' de la Royal Collection (la colección de arte de los monarcas británicos), lo que ocurrió en 1945, convirtiéndose más tarde en asesor personal de la reina Isabel II, quien lo ordenó Sir. 

Su rol de contraespía se conoció en 1964, pero se mantuvo en secreto dada su condición de caballero, hasta que fue dado a conocer en 1979, cuando Margaret Thatcher decidió destituirlo del cargo de 'curator'.