icon

Preocupa el aumento de síndrome inflamatorio multisistémico en niños por Covid

La enfermedad surge generalmente varios días después de la infección por coronavirus. Aunque sigue siendo poco común, puede ser peligrosa y en Estados Unidos los médicos advierten que hay cada vez más niños y niñas con la afección.

Los pediatras pueden pasar por alto el síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C) porque los primeros síntomas son similares a dolencias comunes de la infancia.

Los síntomas del síndrome incluyen fiebre, sarpullido, ojos rojos y/o problemas gastrointestinales. Pueden progresar a una disfunción cardíaca, incluido un shock cardiogénico, en el que el corazón no puede bombear suficiente sangre. Algunos pacientes desarrollan miocardiopatía.

Si bien la mayoría de los jóvenes, incluso los que se enfermaron gravemente, han sobrevivido y regresado a casa en condiciones relativamente saludables, los médicos no están seguros de si alguno de ellos experimentará problemas cardíacos persistentes u otros problemas.

Los médicos de Estados Unidos han observado un aumento preocupante en la cantidad de niños, niñas y jóvenes con síndrome inflamatorio multisistémico en niños o MIS-C.


Aún más preocupante es que hay cada vez más pacientes gravemente enfermos, en comparación a la primera ola. En aquel entonces, aproximadamente la mitad de los pacientes necesitaban tratamiento en la unidad de cuidados intensivos, pero ahora el porcentaje ronda el 80% y el 90%.


El síndrome comienza generalmente semanas después de la infección por COVID-19 y los médicos estiman que el incremento responde al aumento general de casos positivos de coronavirus en el país. 


Hasta ahora, no hay evidencia de que las mutaciones recientes del coronavirus sean responsables, y los expertos dicen que es demasiado pronto para especular sobre el impacto de las variantes en el síndrome, según un informe del New York Times escrito por la ganadora del Pulitzer, Pam Belluck. 



El síndrome

Las últimas cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) señalan 2.060 casos y 30 muertes por MIS-C en Estados Unidos. 


La edad promedio es de 9 años, pero se han visto afectados desde bebés hasta jóvenes de 20 años. Los datos, que están completos solo hasta mediados de diciembre, muestran que la tasa de casos ha aumentado desde mediados de octubre.


“Si bien la mayoría de los jóvenes, incluso los que se enfermaron gravemente, han sobrevivido y regresado a casa en condiciones relativamente saludables, los médicos no están seguros de si alguno de ellos experimentará problemas cardíacos persistentes u otros problemas”, dice el NYT. 


"Realmente no sabemos qué sucederá a largo plazo", declaró al NYT el doctor Jean Ballweg, director médico en el Children´s Hospital & Medical Center en Omaha, Nebraska. 


En dicha institución, de abril a octubre se trataban alrededor de dos casos al mes, pero aumentó a 10 casos en diciembre y 12 en enero, de los cuales el 60% necesitó atención en Unidades de Cuidados Intensivos.


Los síntomas del síndrome pueden incluir: 

# fiebre 

# sarpullido 

# ojos rojos 

# problemas gastrointestinales


Si la afección progresa, el paciente puede presentar disfunción cardíaca, incluido un shock cardiogénico, en el que el corazón no puede bombear lo suficiente.

Algunas personas desarrollan miocardiopatía, que endurece el músculo cardíaco o provoca un ritmo anormal. 


De los casos registrados, todos tenían anticuerpos o una infección activa de coronavirus. Muchos de ellos estaban sanos y no habían presentado síntomas significativos. 


Los médicos no están seguros de qué factores predisponen a los niños al MIS-C, pero se estima que la obesidad incrementa el riesgo. Por otro lado, a pesar que se ha aprendido mucho desde el inicio de la pandemia, algunos médicos podrían pasar por alto el síndrome dado que los síntomas iniciales son confusos y comunes en la infancia.