icon

10 países usaron el 75 por ciento de las vacunas y 130 no recibieron ninguna

Antonio Guterres, secretario general de la Organización de Naciones Unidas, reclamó a las naciones del 1er. Mundo liderar el esfuerzo mundial para garantizar que las personas de todos los países, y no solamente la población de los suyos, se vacunen contra el covid-19 lo antes posible. "La equidad de las vacunas es la mayor prueba moral ante la comunidad mundial", dijo Guterres.

António Manuel de Oliveira Guterres, diplomático portugués que se desempeña como 9no. secretario general de las Naciones Unidas. Miembro del Partido Socialista Portugués, fue 1er. ministro de Portugal y secretario general del Partido Socialista.

Dame Barbara Janet Woodward es una diplomática británica y experta en China. Ex embajadora en Beijing, ella es la actual representante permanente del Reino Unido ante las Naciones Unidas.

El jefe de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha criticado la distribución "tremendamente desigual e injusta" de las vacunas COVID-19: 10 países han administrado el 75% de todas las vacunas y 130 países no han recibido 1 sola dosis de vacuna.

"En este momento crítico, la equidad de las vacunas es la mayor prueba moral que tiene ante sí la comunidad mundial", dijo.

Guterres pidió un Plan Global de Vacunación urgente para reunir a quienes tienen el poder de garantizar una distribución justa de vacunas (científicos, productores de vacunas y aquellos que pueden financiar el esfuerzo) para garantizar que todas las personas en cada nación se vacunen lo antes posible.

El secretario general pidió además a las principales potencias económicas del Grupo de los 20 que establezcan un grupo de trabajo de emergencia que debería tener la capacidad de reunir a “las empresas farmacéuticas y los actores clave de la industria y la logística”.

Guterres dijo que una reunión del Grupo de los 7 principales países industrializados "puede crear el impulso para movilizar los recursos financieros necesarios".

Un mundo desigual

"Los países ricos están vacunando a la gente, pero muchas otras partes del mundo no. Nunca se va a terminar con el Covid-19 si lo tiene propagándose en algunas partes del mundo y potencialmente mutando, y potencialmente en el futuro haciendo que las vacunas no funcionen", explicó desde la sede de la ONU, el editor diplomático de Al Jazeera, James Bays.

"Menos del 1% de las vacunas anti Covid-19 hasta ahora en todo el mundo se han administrado en los 32 países que actualmente enfrentan las crisis humanitarias más graves", él agregó.

El secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, cuyo país ocupa la presidencia del Consejo de Seguridad en febrero 2021, pidió adoptar una resolución que exija un alto el fuego en las zonas de conflicto para permitir la entrega de vacunas contra covid-19.

El Reino Unido dijo que más de 160 millones de personas corren el riesgo de ser excluidas de las vacunas contra el coronavirus porque viven en países sumidos en conflictos e inestabilidad, incluidos Yemen, Siria, Sudán del Sur, Somalia y Etiopía.

“Las organizaciones humanitarias y las agencias de la ONU necesitan el respaldo total del Consejo de Seguridad para ejecutar el trabajo que les pedimos que hagan”, dijo Barbara Woodward, embajadora del Reino Unido ante la ONU.

Woodward dijo que en el pasado se habían utilizado ceses del fuego para realizar las vacunaciones, señalando una pausa de 2 días en los combates en Afganistán en 2001 que permitió a 35.000 trabajadores de la salud y voluntarios vacunar a 5,7 millones de niños menores de 5 años contra la poliomielitis.

Fracaso de la OMS

El Consejo de Seguridad decidió que 13 ministros aconsejen cómo mejorar el acceso a la vacunación, incluido el nuevo secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, ya había expresado que México enfatizaría la importancia del acceso equitativo de todos los países a las vacunas: los países donde se producen las vacunas tienen altas tasas de vacunación y los países latinoamericanos tienen problemas para obtener dosis.

El programa COVAX, de la Organización Mundial de la Salud, un ambicioso proyecto para comprar y distribuir vacunas contra el coronavirus para las personas más pobres del mundo, incumplió su objetivo de comenzar la vacunación en los países pobres en un pie de igualdad con los países ricos.

Numerosos países en desarrollo se han apresurado ahora a firmar sus acuerdos privados para comprar vacunas, sin esperar más a COVAX.

El caso Brasil

Interesante el caso de un país con capacidad y acuerdos de producción de al menos 3 clases de vacunas: de todos modos no está pudiendo cubrir el plan de producción en el corto plazo. Recién en el 2do. semestre 2021 podrá alcanzarlo.

Presionado por alcaldes y gobernadores, el ministro de Salud de Brasil, Eduardo Pazuello, informó este miércoles (17/02), en reunión virtual con los gobernadores, que hasta julio se distribuirán 230,7 millones de dosis de vacunas contra el nuevo coronavirus. 

Según el cronograma presentado, las próximas entregas se realizarán con la importación en febrero de 2 millones de dosis de Covishield (la vacuna Oxford AstraZeneca) desde India y la distribución de 9,3 millones de dosis de la china CoronaVac, producida por el local Instituto Butantan. 

Sin embargo, las actualizaciones del Instituto Butantan no coinciden con las informadas por el gobierno federal. 

Previamente, en conferencia de prensa del gobierno de São Paulo, el director de Butantan, Dimas Covas, informó que se entregarán otras 3,4 millones de dosis de CoronaVac en 8 días: un promedio de 426.000 dosis diarias del 23/02 al 02/03.

Por lo tanto, en febrero no cumplirá ni la mitad del contrato del mes. 

Además, el Ministerio de Salud espera que India envíe otros 2 millones de dosis de Covishield, según el gobernador de Piauí, Wellington Dias, presidente del Consorcio Noreste y coordinador del tema de vacunas en el Foro Nacional de Gobernadores.

"Para abril sumaremos 104 millones de dosis, lo que es suficiente para inmunizar a los 50 millones de brasileños en la 1ra. fase, donde está el grupo de mayor riesgo, el 70% de las hospitalizaciones y muertes", dijo Dias.

El cronograma presentado por Pazuello incluye negociaciones que aún no se han cerrado oficialmente, con los laboratorios União Química / Gamaleya, para la Sputnik V; y Precis / Bharat Biotech, para Covaxin.