icon

Tierras Raras sigue siendo el arma secreta de China

Otra vez Financial Times con la especulación de si China recorta el suministro de tierras raras a Occidente, en especial a USA. China controla el 80% del suministro mundial de minerales de tierras raras.

4 de cada 5 toneladas de "tierras raras" que consume USA las importa de China.

Mapa de los yacimientos de tierras raras en el mundo. Pero la refinaciación es totalmente controlada por China.

Tierras raras es el nombre común de 17 elementos químicos: escandio, itrio y los 15 elementos del grupo de los lantánidos (lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio). Se los califica de "raros" porque es muy poco común encontrarlos en una forma pura, aunque hay depósitos de algunos de ellos en todo el mundo. 

El término "tierra” no es más que un vocablo arcaico que hace referencia a los óxidos.

Una de las batallas entre USA y China se libra en el espacio, y Beijing ha superado a Washington en el número anual de lanzamientos de satélites.

Otra se libra en el subsuelo. China ha logrado un cuasi-monopolio de la explotación de las llamadas “tierras raras”, sin las cuales el mundo sería un lugar totalmente distinto, sin teléfonos inteligentes, luces LED ni monitores de pantalla plana.

Las “tierras raras” las descubrió por casualidad un minero sueco a finales del siglo 18, en una localidad llamada Yttria. Las primeras aplicaciones de las "tierras raras" no fueron prometedoras, y se mantuvieron durante un siglo y medio en la semioscuridad.

Su momento llegó con el desarrollo de la energía atómica. En su búsqueda de uranio para provocar la fisión nuclear, los científicos estadounidenses dieron con yacimientos de "tierras raras", que debían ser separadas del uranio, y así se empezó a desarrollar de forma tangencial el estudio del cerio, el lantano y el praseodimio. 

En la 2da. mitad del siglo 20, desde la televisión en color hasta los aviones de combate más avanzados ya contenían elementos de las "tierras raras".

Su explotación, tiene un problema: es muy contaminante. Es un proceso que requiere la aplicación de gran cantidad de productos químicos, de los que luego es difícil deshacerse, ricos en materiales radiactivos como el torio y pueden provocar todo tipo de problemas de salud en los lugares donde son arrojados.

El único país que tuvo la capacidad y el interés de explotar las "tierras raras" a gran escala fue China. 

“Entre 1978 y 1995”, según Science History Institute, “la producción anual de elementos de tierras raras de China creció en promedio un 40% al año”. 

El Partido Comunista Chino identificó grandes oportunidades de crecimiento, y añadió la compra de participaciones en todas aquellas grandes compañías extranjeras que se dedicaban a este sector, como la estadounidense Magnequench, y la adquisición de derechos de exploración en minas de todo el mundo. En 2013, Beijing ya dominaba la producción global de "tierras raras".

El precio que se paga es una agresión permanente al medio ambiente.

La nueva amenaza

Sun Yu en Beijing y Demetri Sebastopulo escribieron en Financial Times:

"El Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China propuso en enero un borrador de controles sobre la producción y exportación de 17 minerales de tierras raras en China, que controla alrededor del 80% del suministro mundial.

Los ejecutivos de la industria dijeron que los funcionarios del gobierno les habían preguntado en qué medida se verían afectadas las empresas en USA y Europa, incluidos los contratistas de defensa, si China restringiera las exportaciones de tierras raras durante una disputa bilateral.

"El gobierno quiere saber si Estados Unidos puede tener problemas para fabricar aviones de combate F-35 si China impone una prohibición de exportación", dijo un asesor del gobierno chino que pidió no ser identificado. Los ejecutivos de la industria agregaron que Beijing quería comprender mejor la rapidez con la que Estados Unidos podría obtener fuentes alternativas de tierras raras y aumentar su propia capacidad de producción.

La seguridad de las tierras raras de China no está garantizada. Puede desaparecer cuando la relación entre Estados Unidos y China se deteriore o los generales de Myanmar decidan cerrar la frontera.

Los aviones de combate como el F-35, un avión Lockheed Martin, dependen en gran medida de las tierras raras para componentes críticos como sistemas de energía eléctrica e imanes. Un informe del Servicio de Investigación del Congreso dijo que cada F-35 requería 417 kg de materiales de tierras raras

La medida china sigue al deterioro de las relaciones chino-estadounidenses y a una guerra tecnológica emergente entre los dos países. 

La Administración Trump intentó dificultar la importación de tecnología estadounidense sensible a las empresas chinas, como semiconductores de alta gama. 

La Administración Biden ha señalado que también restringiría ciertas exportaciones, pero trabajaría más de cerca con los aliados. (...)".

La clave es que China tiene el control del proceso de refinación que convierte los minerales en materiales listos para los fabricantes. Los minerales extraídos en USA deben enviarse a China, ya que USA aún no tiene capacidad de refinación propia.

Los ejecutivos de la industria, sin embargo, dijeron que la fuerza de China en la refinación tenía más que ver con su mayor tolerancia a la contaminación que con cualquier ventaja tecnológica

Japón

En 2010 un pesquero chino se cruzó con 2 buques de la Guardia Costera japonesa; desde el punto de vista nipón, el pesquero no tenía que estar en esa porción del Mar del Este de China, así que la Guardia Costera lo detuvo. 

Beijing respondió parando de inmediato a varios cargueros chinos que se dirigían a Japón. Entre los barcos obligados a interrumpir sus viajes, se encontraban cargamentos de "tierras raras" necesarios para que empresas como Sony, Hitachi o Mitsubishi fabricaran sus productos tecnológicos. 

El incidente multiplicó cientos de veces el precio de estas materias primas y preocupó a Japón y a otras potencias industrializadas.

Poco después, USA, Japón y la Unión Europea acusaron a China, en la Organización Mundial del Comercio, de limitar las exportaciones de "tierras raras" como el tungsteno o el molibdeno. 

La OMC obligó a China a retirar en 2015 las restricciones que había ido imponiendo desde 2010.

Pero la amenaza demostró la importancia estratégica de las "tierras raras".

Difícil difícil difícil

Según el FT, "(...) cualquier medida agresiva de China podría ser contraproducente al impulsar a sus rivales a desarrollar su propia capacidad de producción. (...)".

Muy difícil. Si fuese tan sencillo, Occidente y Japón ya lo habrían consolidado desde 2010.

En un informe de noviembre 2020, Zhang Rui, analista de Antaike, una consultora respaldada por el gobierno chino, dijo que los fabricantes de armas estadounidenses podrían estar entre las primeras empresas a las que se dirija cualquier restricción a la exportación.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que sancionaría a Lockheed Martin, Boeing y Raytheon por vender armas a Taiwán, la isla autónoma que China reclama como su territorio soberano.

Las directrices propuestas requerirían que los productores de tierras raras sigan las leyes de control de exportaciones que regulan los envíos de materiales que “ayudan a salvaguardar la seguridad del estado”. 

El Consejo de Estado y la Comisión Militar Central de China (MIIT) tendrán la última palabra sobre si la lista debe incluir tierras raras.

Los minerales de tierras raras también son fundamentales para la fabricación de productos, incluidos teléfonos inteligentes, vehículos eléctricos y turbinas eólicas.

Sin embargo, algunos ejecutivos y funcionarios cuestionan la conveniencia de incluir formalmente las "tierras raras" en el régimen de control de exportaciones. 

"Los controles de exportación son un arma de doble filo que debe aplicarse con mucho cuidado", dijo Zhang de Antaike.

El Pentágono se ha preocupado cada vez más por la dependencia de las "tierras raras" de China. (...)".

USA intenta desde hace varios años, y con escaso éxito, construir sus propias reservas de "tierras raras".

Contaminación

A su vez, China está introduciendo estándares ambientales que dificultan la producción de "tierras raras", al menos con los procedimientos tradicionales.

A los grupos mineros chinos tampoco les interesan las limitaciones a las exportaciones.

"La nueva regla no fortalecerá a China en la cadena de suministro global cuando las minas locales no puedan operar a plena capacidad y una prohibición de exportación es más fácil de decir que de hacer", dijo un ejecutivo, que pidió no ser identificado, al FT, de Rare Earth Group, uno de los grupos de tierras raras más grandes del país.

En un comunicado, el MIIT dijo que la nueva ley ayudaría a "proteger el interés nacional y garantizar la seguridad de los recursos estratégicos".

Según las estadísticas del gobierno, la demanda china de "tierras raras" es tan alta que ha superado sistemáticamente la oferta nacional durante los últimos 5 años, lo que provocó un aumento de las importaciones chinas de productos mineros de USA y Myanmar.

Una amplia gama de industrias está impulsando la demanda del recurso estratégico, incluidos los sectores de generación de energía eólica y vehículos eléctricos de China.

“Los planificadores económicos de China no han podido predecir el aumento en el consumo de tierras raras”, dijo un ejecutivo de Gold Dragon Rare Earth Co en la provincia de Fujian, sureste del país.

"La seguridad de las "tierras raras" de China no está garantizada", dijo David Zhang, analista de Sublime China Information, una consultora. "Puede desaparecer cuando la relación entre Estados Unidos y China se deteriore o los generales de Myanmar decidan cerrar la frontera".