icon

Canadá reclama a China que le recuerda el 2 por 1 de Huawei

China ha llamado a Canadá "hipócrita y despreciable" por liderar una coalición que integra USA y otros 57 países en una denuncia no vinculante de la detención arbitraria patrocinada por el Estado de ciudadanos extranjeros con fines políticos. Canadá rechaza la negociación de 2 x 1 y China la reclama otra vez: la libertad de Michael Kovrig y Michael Spavor por la de Meng Wanzhou. 

El exdiplomático canadiense Michael Kovrig, acusado de haber utilizado pasaporte ordinario y visa de negocios para ingresar a China para robar información sensible e inteligencia a través de contactos en China desde 2017; y Michael Spavor, acusado de ser una fuente clave para proporcionar inteligencia a Kovrig (derecha).

"Entendemos que Canadá está bajo presión de los Estados Unidos. Sin embargo, como estado soberano, Canadá arrestó a Meng Wanzhou por motivos falsos y la retuvo durante más de 2 años sin que ella violara ninguna ley canadiense. La llamada declaración es más como una 'confesión' que admite el error que Canadá ha cometido en el caso Meng", dijo Lü Xiang, investigador de la Academia China de Ciencias Sociales en Beijing.

China expresó su fuerte descontento y firme oposición por la declaración contra la "detención arbitraria" difundida por Canadá y algunos otros países.

El gobierno de Justin Trudeau lanzó una "declaración contra la detención arbitraria en las relaciones entre estados" -ya anticipada días atrás en varios diarios estadounidenses- como parte de sus continuos esfuerzos por aumentar la presión diplomática para obtener la libertad de los canadienses. Michael Kovrig y Michael Spavor, que llevan más de 2 años en una prisión china.

Canadá consiguió que desde Human Rights Watch se acuse a China de "detención arbitraria" de Kovrig y Spavor, y según la embajada china en Ottawa, esto "cual distorsiona totalmente los hechos y tiene malas intenciones", según Global Times, que responde al Partido Comunista Chino.

Meng Wanzhou

China ha recordado algo que es totalmente cierto: "Como es bien sabido por todos, el caso de Meng Wanzhou es un incidente completamente político". 

Canadá detuvo a Meng, por pedido de la Justicia estadounidense, en el marco de disputas de Donald Trump contra Huawei / China. 

Meng no sólo es la hija primogénita del fundador de Huawei sino la directoria financiera de la organización. Y China considera que las acusaciones de USA son infundadas y que Canadá lo sabe pero de todos modos aceptó detenerla para un proceso de extradición que se estancó sólo por la posterior detención de los ciudadanos canadienses en China.

Global Times señaló que Meng es "una ciudadana china inocente que no ha violado ninguna ley canadiense durante más de 2 años. Al hacerlo (mantener la prisión domiciliaria de Meng), la parte canadiense ha pisoteado gravemente los derechos e intereses legítimos de la ciudadana china, que es una detención arbitraria en todos los sentidos del término, dijo el portavoz".

Hasta la fecha, la Administración Biden no envió señales de modificar el enfoque de la Administración Trump acerca de China. Canadá advierte que la situación de sus 2 ciudadanos puede complicarse, y presiona. Y China presiona a Canadá para una negociación independiente de lo que opine USA.

Canadá reclama

La iniciativa canadiense, que “tiene como objetivo proteger a los ciudadanos de todos los países que viven, trabajan y viajan al extranjero”, contó con el apoyo de 59 países, entre ellos Australia, Francia, Alemania, Japón y Suecia, además de USA. La Unión Europea y países africanos como Malawi y Benin también son signatarios de la declaración.

El exdiplomático Kovrig y el empresario Spavor fueron detenidos poco después de que las autoridades canadienses arrestaran a la ejecutiva de Huawei Technologies Co., Meng Wanzhou, por una solicitud de extradición estadounidense en diciembre de 2018.

El secretario de Estado de USA, Antony Blinken, dijo que la comunidad internacional debe "oponerse" a la detención arbitraria como moneda de cambio en las relaciones internacionales

"Es completamente inaceptable. Y ya está prohibido por las convenciones internacionales de derechos humanos. Pero algunos países todavía lo hacen, y nosotros, como comunidad global, tenemos que oponernos a ello", dijo.

"Insto a más países a que se unan a nosotros para dejar en claro que la detención arbitraria no tiene absolutamente ningún lugar en las relaciones entre estados. Los seres humanos no son moneda de cambio. Es una cuestión de derechos humanos y estado de derecho", agregó en una declaración.

China responde

Desde Global Times, China responde que "la parte canadiense afirma que defiende el Estado de Derecho y se opone a la detención arbitraria. Por otro lado, actúa como cómplice de Estados Unidos y ayuda a Estados Unidos a utilizar a Meng como moneda de cambio para oprimir a las empresas chinas. Este tipo de acto no es diferente de un ladrón que grita para atrapar a un ladrón, lo cual es bastante hipócrita y despreciable, explicó el portavoz.

Los dos canadienses fueron arrestados y procesados ​​por las autoridades competentes de China de conformidad con la legislación por presuntos delitos que socavan la seguridad nacional de China. Los órganos judiciales chinos manejan los casos de forma independiente de acuerdo con la ley y se han garantizado sus derechos legales. El intento de la parte canadiense de presionar a China mediante el uso de la "diplomacia del megáfono" o una banda es totalmente inútil y solo se dirigirá hacia un callejón sin salida, según la embajada.

Mientras los políticos canadienses atacan a China por el caso del ex diplomático canadiense Michael Kovrig y el empresario Michael Spavor, los expertos chinos creen que una declaración conjunta está diseñada para estigmatizar y presionar a China.

Los expertos dijeron que la declaración, que coincide con la celebración del Año Nuevo Lunar en China, es un ataque agresivo diseñado para provocar a China. Como tal, China no se asustará ni hará concesiones, el enfoque diplomático elegido por Canadá nunca ha funcionado antes y no logrará ningún objetivo en el futuro, y este mismo acto de Canadá simplemente "rebotará de la peor manera posible"." 

"Entendemos que Canadá está bajo presión de los Estados Unidos. Sin embargo, como estado soberano, Canadá arrestó a Meng Wanzhou por motivos falsos y la retuvo durante más de 2 años sin que ella violara ninguna ley canadiense. La llamada declaración es más como una 'confesión' que admite el error que Canadá ha cometido en el caso Meng", dijo Lü Xiang, investigador de la Academia China de Ciencias Sociales en Beijing.

El caso de Meng fue un incidente político grave planeado por Estados Unidos para reprimir a Huawei y otras empresas chinas de alta tecnología. Canadá está actuando como cómplice de Estados Unidos, y esta es una "detención arbitraria", señaló Lü, y enfatizó que "el caso de Meng es diferente de los de Kovrig y Spavor y es patético que Canadá haya optado por subcontratar su proceso político a Washington."