icon

Descubren las conexiones neuronales que viabilizan el exceso de peso

Los investigadores han revelado que perder menos peso tras una dieta en la adolescencia está relacionado con una conexión mayor entre las áreas cerebrales de la motivación por comer y el efecto de recompensa de la comida.


Varias zonas cerebrales de personas con sobrepeso se conectan de forma distinta a los cerebros de individuos sanos. Estas diferencias están vinculadas a la dificultad para seguir una dieta, realizar ejercicio físico y perder peso.

Tras la investigación, los científicos se centran en métodos para modificar los circuitos cerebrales implicados en el sobrepeso y la obesidad.

El hallazgo demuestra cómo el cerebro de las personas con exceso de peso funciona de manera diferente al de las personas con peso saludable.

Los adolescentes con exceso de peso tienen alteraciones de la conectividad funcional dentro de las redes cerebrales, que podría constituir una vía importante de regulación del cambio de peso.


Esta es la principal conclusión de un grupo de investigación del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada (UGR) en España, que lleva años estudiando la obesidad desde una perspectiva neurocientífica.


Los investigadores han revelado que perder menos peso tras una dieta en la adolescencia está relacionado con una conexión mayor entre las áreas cerebrales de la motivación por comer y el efecto de recompensa de la comida.


Este hallazgo muestra cómo el cerebro de las personas con exceso de peso funciona de manera diferente al de las personas con peso saludable, en todo lo relacionado con la alimentación.


Ante comida altamente apetitosa y cuando las personas obesas tienen que tomar decisiones relacionadas con qué alimentos comer, a nivel cerebral se activan más los circuitos de la impulsividad y menos los de la reflexión”, explicó Raquel Vilar López, investigadora y autora del trabajo.


Además, otro de los descubrimientos es que varias zonas del cerebro de las personas con sobrepeso se conectan de forma distinta y con otro grosor en la corteza. Estas diferencias, que podrían estar relacionadas con una alimentación muy elevada en grasas, están vinculadas a la dificultad para seguir una dieta, realizar ejercicio físico y perder peso.


Sobre la base de estos hallazgos, los investigadores han iniciado recientemente un proyecto para intervenir el exceso de peso. Para ello combinan entrenamientos que han mostrado ser eficaces para modificar aspectos alterados de los circuitos cerebrales implicados en el sobrepeso y la obesidad.


La investigación fue titulada Stressing dietsAmygdala networkscumulative cortisol, and weight loss in adolescents with excess weight (¿Dietas estresantes? Redes de amígdala, cortisol acumulativo y pérdida de peso en adolescentes con exceso de peso). Se publicó en Nature Obesity en enero pasado.