icon

Bolivia inauguró la planta solar más alta de todo el mundo

Con capital nacional y europeo, ayer se celebró la finalización de la segunda fase de la obra con música y danzas típicas. La primera la había inaugurado la gestión de Evo Morales hace dos años.

Ubicada en Ancotanga (Oruro) tiene la capacidad de producir 100 megavatios.

La energía solar se ha transformado en el método más barato de producir energía renovable en el mundo, incluso por delante de la eólica.

El nuevo parque solar está a una increíble altura mayor a 3.700 metros sobre el nivel del mar, mientras, por ejemplo, el Cerro Champaquí en Córdoba (Argentina) está a 2.790 metros.

Bolivia inauguró ayer miércoles 10/02 un parque solar fotovoltaico, el más grande en el país y el más alto de todo el mundo a más de 3.700 metros sobre el nivel del mar.


La planta situada en la población altiplánica de Ancotanga del departamento de Oruro, tiene la capacidad de producir 100 megavatios al sistema nacional con más de 300 mil paneles fotovoltaicos ubicados en un espacio de 214 hectáreas.


La inauguración celebra la finalización de la segunda etapa de la obra, dado que la primera se entregó en septiembre de 2019, durante la gestión del expresidente Evo Morales.


Esta fase preveía su finalización para marzo del año pasado, pero el retraso coincidió con la celebración de los 240 años de la libertad de Oruro de la corona española.  


La inversión ha sido financiada al 80% por la Agencia Francesa para el Desarrollo, 15% de la Unión Europea y 5% por el Banco Central de Bolivia: una inversión de US$ 54,7 millones. 


Su ejecución la llevó a cabo ENDE Corporación, y la española TKS Ingeniería y Electricidad. El inicio de la construcción de la primera etapa tuvo lugar en agosto de 2018, y ya se encuentra en operación comercial, inyectando energía al Sistema Interconectado Nacional – SIN.


El Presidente


Dicho proyecto fue lanzado por primera vez durante el mandato del expresidente de Bolivia Evo Morales y se suspendió por el golpe de Estado en el país sudamericano.


El embajador de la Unión Europea (UE) en Bolivia, Michael Dóczy, afirmó que ratifica su compromiso con Bolivia para seguir apoyando a superar los grandes desafíos internacionales y el cambio climático.


De acuerdo con la UE, este proyecto,beneficiará no solamente a bolivianos, sino que también “contribuirá a la lucha global contra el cambio climático”.


El mandatario Arce aseguró que dicha planta solar representa una parte del “doble desafío” que tiene su Administración, es decir, proteger el medioambiente y desarrollar la economía del país que entró en una crisis grave durante el mandato de la expresidenta de facto Jeanine Áñez, así como enfrentar a pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.


Tecnología


Al acto asistió el presidente boliviano, Luis Arce, y durante el festejo hubo danzas típicas propias del Carnaval local, declarado Patrimonio de la Humanidad y suspendido este año por la crisis sanitaria global.  


El mandatario dijo que gran parte de la producción de electricidad del país estaba basada "en las termoeléctricas" con base en el gas natural. Con este paso, Bolivia busca "ir cambiando a la producción de energía limpia". 


Las energías limpias llegaron para quedarse a Latinoamérica, una de las regiones que más apuesta por el equilibrio entre la producción energética y el respeto al medioambiente. 


Honduras es una de las naciones líderes en esta materia en el continente, dado que en pocos años instaló una docena de plantas solares. El parque fotovoltaico Nacaome-Valle, inaugurado en 2015, cuenta con 480.500 paneles solares y abastece a más de 71 mil hogares. 


Brasil, México, Chile, Uruguay y Perú son otros países que apuestan a este método. En México, por ejemplo, está una de las plantas solares más grandes de Latinoamérica con 2,3 millones de paneles y una capacidad de 754 megavatios que aporta energía a 1,3 millones de hogares. 


En Argentina, el parque Cauchari Solar” de Jujuy ocupa 800 hectáreas y abastece a 100 mil casas. También se ubica a grandes alturas ya que está a 4 mil metros sobre el nivel del mar y tiene 1,2 millones de paneles solares.