icon

Confirmado: coronavirus estacionales previos no previenen la Covid-19

La mayoría de las personas están expuestas a los coronavirus estacionales antes de los cinco años. Por eso, uno de cada cinco porta anticuerpos que reconocen al Sars-coV-2 pero no son neutralizantes ni mitigan la gravedad de los síntomas. 

La parte más importante del coronavirus es la proteína de pico en su superficie, que es la que se acopla a las células humanas. También es la parte más distintiva del virus, por lo que es poco probable que los anticuerpos contra los virus estacionales lo reconozcan y combatan.

Desde el comienzo de la pandemia algunos sostuvieron que los menos vulnerables al nuevo coronavirus portaban anticuerpos contra otros coronavirus comunes que causan el resfriado común. Pero la teoría quedó desmentida.

La nueva investigación refuta la idea de que los anticuerpos contra los coronavirus estacionales previos tengan algún impacto hacia el Sars-CoV-2.

Algunas personas han sostenido desde el comienzo del brote de Covid-19 que los menos vulnerables al nuevo coronavirus portan anticuerpos contra otros coronavirus comunes pre-pandémicos que causan resfriados. La teoría era simple y convincente, dice el New York Times.


Esa idea tenía potencial para explicar por qué algunas personas infectadas con el nuevo virus tienen síntomas leves mientras que otras, presumiblemente sin anticuerpos, se ven gravemente afectadas.


"La noción ganó fuerza particularmente entre las personas que afirmaban que esta protección existente llevaría rápidamente a las poblaciones humanas a la inmunidad colectiva, el punto en el que la propagación de un patógeno se detiene a medida que se queda sin huéspedes para infectar", explica el NYT.


Sin embargo, a pesar de su atractivo, la teoría se derrumba con un nuevo estudio publicado ayer en la revista Cell. 


Para la investigación se realizaron experimentos con 251 muestras de sangre extraídas antes de la pandemia y después de sobrevivir a la enfermedad.


Esas personas tenían niveles de anticuerpos similares a los observados en las muestras de sangre extraídas a 251 no infectados. Además, los niveles de anticuerpos no tenían relación con el cuadro clínico en ninguno de los pacientes.


La principal conclusión es, entonces, que los anticuerpos contra los coronavirus estacionales no tienen ningún impacto hacia el SARS-CoV-2.


Es decir, nadie tenía anticuerpos previos que los protejan de la enfermedad pandémica. Incluso aunque se sepa que uno de cada cinco niños menores de cinco años porta anticuerpos que reconocen el nuevo coronavirus.


No obstante, "estos anticuerpos no son neutralizantes, no pueden desarmar el virus ni mitigar la gravedad de los síntomas después de la infección, encontró el equipo".


Esto se debe a que la parte más importante y distintiva del Sars-coV-2 es la proteína de pico en su superficie, que se acopla a las células humanas. Por esta característica no tiene sentido que los anticuerpos contra los virus estacionales puedan combatirlo.


La teoría de que los anticuerpos existentes pueden proteger a las personas del nuevo virus "definitivamente tiene un gran atractivo porque, a primera vista, puede explicar gran parte de la pandemia", dijo el virólogo Shane Crotty a la periodista del NYT, Apoorva Mandavilli


Además, reflexionó que, aunque una idea sea hermosa, no la convierte en real.