icon

Lituania instala en la UE el debate sobre la geopolítica rusa de la Sputnik V

Lituania no comprará vacunas contra el coronavirus de Rusia, incluso si la inyección está aprobada por la Unión Europea, y solo dependerá de los medicamentos producidos en Occidente.

Ingrida Simonyte acaba de anunciar que "no tiene ninguna duda" de que los intentos de Rusia de exportar la vacuna Sputnik V antes de inmunizar por completo a su propia gente es "otro juego geopolítico" de Vladímir Putin.

Alexander Frolov, CEO de Evraz, conglomerado que se lanza a la vacunación masiva de su personal. Sólo 30% de los ciudadanos rusos acepta vacunarse contra covid-19.

Vladimir Putin tiene 3 vacunas pero no hay documento fotográfico de él vacunándose pero se queja que los rusos no quieren vacunarse.

Lituania es un país y el estado báltico más meridional de Europa, antigua nación del bloque soviético que limita con Polonia, Letonia y Bielorrusia. 

Su capital, Vilna, cerca de la frontera con Bielorrusia, es famosa por su Ciudad Antigua medieval.

Lituania es una democracia parlamentaria que, desde el 01/05/2004 integra la Unión Europea después de haberlo aprobado por referendo en 2003. 

Ingrida Šimonytė es una economista y política lituana, que fue ministra de Finanzas de 2009 a 2012. En 2013 Šimonytė fue nombrada vicepresidenta del Consejo del Banco de Lituania, y que desde noviembre de 2020 es la 1ra. ministra. 

Ingrida Simonyte acaba de anunciar que "no tiene ninguna duda" de que los intentos de Rusia de exportar la vacuna Sputnik V antes de inmunizar por completo a su propia gente es "otro juego geopolítico" de Vladímir Putin. 

Lituania ha asegurado una cartera de vacunas producidas en Occidente a través de compras conjuntas de la UE y "no hay razón para considerar el tema" de la vacuna de Rusia, dijo Simonyte a la radio LRT.

Simonyte dijo que estaba "lamentando" que algunos países de la UE decidieran comprarlo. Y aún cuando la UE autorice la Sputnik V, Lituania no la comprará por motivos geopolíticos.

Rusia está tratando de proporcionar a la UE la Sputnik V mientras el bloque lucha con su programa de vacunación en medio de la escasez de suministros. 

Las naciones de la UE, incluida Alemania, están considerando inyectar a sus ciudadanos la Sputnik V, mientras que Hungría ya ha autorizado el uso de la vacuna rusa.

Enorme esfuerzo

Sin embargo, pese a la afirmación lituana, Rusia está recurriendo a sus gigantes industriales, muchos de los cuales operan en lugares remotos del país más grande del mundo, para ayudar a impulsar su campaña de vacunación Covid-19 después de un comienzo lento.

Putin ha reclamado darle impulso a la vacunación de la población rusa.

Desde la mayor minera de oro Polyus PJSC hasta el mayor productor de mineral de hierro Metalloinvest Holding están tratando de conseguir las dosis y ofrecer apoyo logístico para llevar suministros de la vacuna Sputnik V a las áreas a menudo remotas donde trabajan.

Rusia está dominada por grandes holdings empresariales; las pequeñas y medianas empresas representan solo 20% de la economía en comparación con hasta el 40% en otras economías emergentes, según el Banco Mundial. 

Lograr la colaboración de esos holdings, en especial las empresas de recursos naturales -que son mano de obra intensiva- podría ser clave para detener la pandemia, ya que las autoridades buscan vacunar al 60% de los adultos en la primera mitad del año.

Polyus tiene como objetivo poner la vacuna a disposición de todos los empleados y contratistas, según un comunicado. 

La compañía, cuyos principales activos se encuentran en el desierto siberiano lejos de ciudades o aeropuertos, comenzó a ofrecer inoculaciones en el lugar y ya ha enviado 1.100 dosis a sus minas Olimpiada y Blagodatnoye.

La siderúrgica Evraz Plc busca vacunar entre el 50% y el 70% de los empleados, con el presidente ejecutivo multimillonario Alexander Frolov entre los primeros en vacunarse, según un portavoz. 

Magnitogorsk Iron and Steel PJSC permite a los trabajadores solicitar una cita para la vacuna a través de una aplicación móvil corporativa, dijo en un comunicado. 

Público cauteloso

El impulso corporativo se produce después de que Covid-19 interrumpiera las operaciones en Rusia, uno de los países más afectados del mundo. 

Rusia tuvo el 3er. número más alto de muertes por Covid-19 en 2020, después de USA y Brasil.

Aun así, el público desconfía de Sputnik V, cuyo uso fue autorizado antes de que comenzaran las pruebas a gran escala. Solo el 38% de los rusos dijeron que lo aceptarían, según una encuesta de diciembre. Ahí aparece el gran cuello de botella.

Una investigación provisional publicada en la revista médica The Lancet indica que el Sputnik V es muy eficaz contra el Covid-19, lo que genera esperanzas de que más personas busquen la vacuna.

También hay alternativas disponibles, y el lunes el presidente Vladimir Putin se jactó de que Rusia es el único país con 3 vacunas Covid-19 desarrolladas a nivel nacional, aunque esto es incorrecto porque también China tiene 3 vacunas propias.

"Covid-19 sigue siendo un riesgo para las empresas industriales, mientras que las vacunas están disponibles sólo en las grandes ciudades", dijo por teléfono Kirill Chuyko, jefe de investigación de BCS Global Markets. "Hay un déficit en las regiones, por lo que es un escenario perfecto para que las empresas faciliten a sus empleados la toma de fotografías".