icon

¿Es seguro visitar a personas ya vacunadas?

Los riesgos de enfermarse son menores para quienes ya fueron vacunados, pero no son nulos. Se recomienda continuar tomando algunas precauciones dada la falta de información acerca del impacto de las nuevas variantes del virus.

El riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 aumenta con la edad, y los adultos mayores son quienes corren mayor riesgo (CDC).

Mayores de 60 años, embarazadas y personas con patologías crónicas son las poblaciones de riesgo que más deben cuidarse de tener contacto con otras personas, incluso después de haber sido vacunadas.

Algunas personas llevan un año entero sin tener contactos presenciales y se preguntan si la vacuna terminará su confinamiento.

El virus que causa la COVID-19 continúa mutando y cambiando. Por eso, a pesar que no está comprobado con todas las vacunas, es probable que algunas sean menos efectivas contra las nuevas versiones del Sars-cov-2.


En esa línea, no está clara la protección que ofrecen en relación a la trasmisión. Es decir que, es posible que una persona trasmita la infección a otros incluso si la vacuna evita que él mismo padezca síntomas graves.


Las vacunas ya autorizadas en diversos países del mundo se han demostrado muy eficaces para prevenir la enfermedad. Sin embargo, aún no se probaron en humanos expuestos a las nuevas cepas emergentes.


Por ejemplo, las de Johnson & Johnson Novavax registraron niveles de efectividad más bajos en estudios de Sudáfrica desarrollados después de que se identificara la nueva variante, en comparación con su desempeño en otras regiones. 


En esos casos los fabricantes están preparando nuevas inyecciones que se concentrarán en las nuevas variantes con mayor precisión.


Los científicos tampoco tienen suficiente información para determinar cuánta protección ofrecen las vacunas frente a la transmisión. 


Una señal alentadora se dio sobre esta incógnita cuando investigadores de la Universidad de Oxford dijeron que su vacuna podría tener un efecto sustancial en frenar la transmisión del virus después de una dosis. 


Es decir que los primeros datos muestran que la vacuna podría retrasar la propagación de la enfermedad y no solo evitaría que las personas desarrollen síntomas de la misma. Los datos fueron preliminares y no han sido revisados por pares.


A pesar de todos estos factores, sigue siendo importante compartir tiempo con seres queridos, especialmente con los adultos mayores que han estado aislados durante meses.


Si se decide visitar a alguien de población de riesgo, las recomendaciones son:


# Usar mascarilla todo el tiempo, no quitársela para hablar.

# Reunirse al aire libre.

# Mantener una distancia de 2 metros, sobre todo si es en lugares cerrados.

# Ventilar los ambientes.

# Repetir las medidas de higiene conocidas, como lavarse las manos.


Por último, se aconseja que antes de la reunión los términos sean consensuados respecto al tiempo de la visita, la ubicación, la movilidad y otros factores. De esta forma se evitan malentendidos y se garantiza la seguridad. 




(Con información de: The Wall Street Journal)