icon

Huawei demanda a la FCC en los tribunales de USA

La compañía china Huawei Technologies Co. presentó una demanda en los Estados Unidos impugnando que la Comisión Federal de Comunicaciones haya calificado a la empresa como una amenaza a la seguridad nacional, intensificando los reclamos legales en el país luego de la salida del arbitrario Donald Trump.

Gina Raimondo, la nominada de Joe Biden para secretaria del Departamento de Comercio, dijo que no veía ninguna razón para eliminar a Huawei de la lista de prohibidos del Departamento.

Ren Zhengfei, fundador y CEO de Huawei; y el presidente de China, Xi Jinping.

Meng Wanzhou sigue en Canadá bajo arresto domiciliaria. Hija del fundador de Huawei y directora financiera. En su pie izquierdo, la tobillera electrónica.

Huawei ha pedido a un tribunal estadounidense que revoque la designación de la Comisión Federal de Comunicaciones como una amenaza a la seguridad nacional. De alguna manera, Huawei sigue el camino trazado por ByteDance para TikTok, sometida a una violencia insólita por Donald Trump.

Todas las empresas de telecomunicaciones chinas argumentan que la FCC se extralimitó en su autoridad.

“El año pasado, la FCC emitió una calificación que identifica a Huawei como una amenaza a la seguridad nacional basada en un cuerpo sustancial de evidencia desarrollado por la FCC y numerosas agencias de seguridad nacional de USA. Continuaremos defendiendo esa decisión ”, dijo un portavoz a The Verge. Pero ahora deberán demostrarlo en un Tribunal.

“La orden de revisión impacta potencialmente los intereses financieros de la industria de las telecomunicaciones en su conjunto”, dice la solicitud de Huawei, incluidos los operadores de red a quienes la FCC bloqueó para comprar componentes de Huawei.

Cuando Biden se parece a Trump

Huawei fue considerada una amenaza por Trump, cuya Administración utilizó una variedad de métodos para romper sus vínculos con las empresas estadounidenses. 

Las agencias federales argumentaron que los equipos de Huawei representaban un riesgo de seguridad, citando posibles 'puertas traseras' que permitirían a la compañía espiar a los estadounidenses. 

Huawei ha negado las acusaciones.

En 2019, la FCC votó a favor de prohibir el uso de fondos federales para comprar productos de Huawei, evitando que las empresas estadounidenses desplieguen redes inalámbricas con equipos de Huawei (o de la empresa china ZTE). 

La orden entró en vigor en junio de 2020, a pesar del reclamo legal de Huawei. 

La FCC fue más allá en diciembre 2020, votando para que las empresas reemplazaran los equipos Huawei ya existentes.

La disputa de Trump con Huawei fue parte de una guerra comercial más grande con China, y fue seguida por intentos sin precedentes de prohibir las aplicaciones móviles populares TikTok y WeChat. 

El presidente Joe Biden no ha renovado la guerra contra TikTok, pero su Administración ha indicado que continuará tomando medidas enérgicas contra Huawei, a pesar de los reclamos del fundador y CEO de Huawei, Ren Zhengfei, quien dijo que "agradecería" una llamada de Biden. 

Gina Raimondo, la nominada de Joe Biden para secretaria del Departamento de Comercio, dijo que no veía ninguna razón para eliminar a Huawei de la lista de prohibidos del Departamento.

La batalla

Huawei solicitó una revisión de un fallo de la FCC que encontró que la compañía representa una amenaza para la seguridad nacional y bloqueó a los operadores de telecomunicaciones estadounidenses para acceder a un fondo multimillonario para comprar productos hechos por Huawei. 

La demanda de Huawei dijo que el fallo de la FCC en diciembre excedió su autoridad y fue "arbitrario, caprichoso y un abuso de discreción, y no respaldado por pruebas sustanciales".

Los esfuerzos legales reflejan el impulso de Huawei para agotar todas sus opciones mientras enfrenta la perspectiva de perder lo que queda de su posición en el mercado de telecomunicaciones de USA. 

Los ejecutivos de Huawei han expresado durante mucho tiempo su frustración con las sospechas occidentales, nunca probadas públicamente, de que la empresa presenta riesgos de seguridad y han desafiado a los funcionarios estadounidenses a presentar pruebas de cualquier espionaje.

A pesar de las preocupaciones en Washington DC, Huawei se ha asociado durante mucho tiempo con operadores de telecomunicaciones rurales en USA, quienes han elogiado sus precios y la confiabilidad de su servicio. 

Los ejecutivos de la compañía esperaban que Huawei pudiera aprovechar ese récord para trabajar con operadores más grandes y presentar sus teléfonos inteligentes a los consumidores estadounidenses.

Trump y su administración frustraron esas esperanzas cuando la compañía se convirtió en un objetivo clave en su guerra comercial con Beijing. 

Además de bloquear la exportación de tecnología estadounidense a Huawei, Trump le provocó 2 acusaciones penales:

** que robó tecnología y 
** que eludió las sanciones contra Irán. 

Meng Wanzhou, directora financiera de la empresa e hija del fundador de la empresa, sigue bajo arresto domiciliario en Canadá desde hace más de 2 años, ya que se resiste a los esfuerzos de los funcionarios estadounidenses para llevarla a juicio en USA.

Las acciones estadounidenses han exprimido a Huawei. Sus envíos de sus teléfonos cayeron más del 40% en el trimestre hasta el 31/12/2020 respecto de 2019, y Huawei en noviembre vendió su marca de teléfonos inteligentes Honor a un consorcio liderado por el gobierno de Shenzen, la ciudad del sur de China donde tiene su sede Huawei.

Ren dijo que la compañía aún logró aumentar tanto las ganancias a pesar de los desafíos, aunque aún tiene que informar sus ganancias para 2020.