icon

Cuba crea su propia vacuna y planea inmunizarse este año

Una de las cuatro vacunas que son desarrolladas en la isla comenzará la fase III el próximo mes. Las inyecciones utilizan una combinación que, se estima, potencia la respuesta inmune.

Cuba planea fabricar 100 millones de dosis de la vacuna Soberana 2 en el 2021.

Cuba tiene una población de más de 11 millones de habitantes, pero el índice de fallecidos es muy bajo, de 225.

Cuba tiene cuatro vacunas en desarrollo: Soberana 01, Soberana 02, Mambisa y Abdala.

Cuba planea fabricar 100 millones de dosis de Soberana 2 en este 2021 y lograr la inmunidad de su población. La vacuna es una de las cuatro que están en desarrollo en la isla: Soberana 1 y 2, Mambisa y Abdala.


La dos “Soberanas” están a cargo del Instituto Finlay de Vacunas, y las dos restantes las produce el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología. Todas son financiadas por Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.


El país produce y exporta inyecciones desde hace tres décadas. De hecho, de su calendario de vacunación nacional, ocho de 11 se fabrican en su mismo territorio.


Soberana 2 inició la primera fase en noviembre del 2020 y ahora está en la segunda, donde se analiza la protección que genera a 810 voluntarios. En marzo comenzaría la fase 3 con 42.600 participantes en Cuba y en Irán, a través del Instituto Pasteur de Teherán.


Soberana 2 apunta al antígeno, la parte del virus a la que se destinan todas las vacunas contra el coronavirus, dado que produce una respuesta inmune fuerte. 


No obstante, en este caso solo se basa en una parte, el RBD (receptor-binding domain o región de unión al receptor) que es la que toma contacto con el receptor de la célula. Sería la sección que induce la mayor cantidad de anticuerpos neutralizantes.


Lo que la destaca de sus “competencias” es que esta conjuga el RBD con el toxoide tetánico, una toxina obtenida de la bacteria Clostridium tetani y que potencia la respuesta inmune. 


La tecnología de la vacuna cubana no es nueva para los desarrolladores, sino que ya se han creado otras con ese principio en la isla: la de los haemophilus influenzae del tipo b, que causan enfermedades como la meningitis, neumonía y epiglotitis.


En enero, Cuba llegó a registrar mil casos positivos de COVID diarios, pero el índice de fallecidos es muy bajo y señala 225 en más de 11 millones de habitantes.