icon

Aldea brasileña impide vacunación con arcos y flechas por divulgación de fake news

Los 400 pobladores de la comunidad amazónica Jamamadi rechazaron la campaña de inmunización y obligaron a los agentes a volver a la ciudad con todas las dosis. Se estima que están influenciados por religiosos evangélicos antivacunas.

Los Jamamadi son un pueblo indígena poco conocido, que vive en la región de los ríos Juruá y Purus. En la década de 1960, los pobladores casi desaparecieron como grupo específico pero se han recuperado, tanto en términos demográficos como culturales.

La Fuerza Aérea de Brasil debió volver a la ciudad con las dosis luego de que la aldea se oponga a la inmunización.

Steve Campbell llegó a la región en 1963 llevado por sus padres, todos misioneros. Habla la lengua indígena y tiene mucha influencia, a pesar de haber sido expulsado hace algunos años y acusado de proselitismo religioso y de interferir en la cultura y religiosidad Jamamadi.

El pasado martes 2 de febrero un helicóptero de la Fuerza Aérea Brasileña aterrizó en el aeropuerto de la sureña ciudad amazónica Lábrea con las dosis suficientes para inmunizar contra el coronavirus a 231 personas.


La población destinada era el pueblo indígena Jamamadi, de alrededor de 400 personas, ubicado entre los ríos Purús y el Juruá.


Pero los agentes del Estado fueron recibidos con arcos y flechas y se vieron obligados a regresar a la ciudad sin lograr el objetivo.


De acuerdo a medios locales y a la investigación de la Secretaría Especial de Salud Indígena, la negativa de la población se debe a la influencia del misionero bautista estadounidense Steve Campbell y a la divulgación de información falsa sobre el propósito de las vacunas.


En un principio, los Jamamadi habían aceptado recibir la vacunación solo con la autorización de Campbell. El bautista cedió a colaborar en la misión, pero a última hora se canceló su presencia en el viaje y los indígenas se rebelaron.


Según las investigaciones disponibles hasta el momento, el pastor influenció a la aldea a creer que la COVID-19 "es un invento de los blancos", que "estarían hechos de un conejillo de indias ". 


“Hemos escuchado todo tipo de noticias falsas aquí, que la vacuna mata, que la vacuna tiene el número de la bestia, que está formada por células fetales, que contiene el virus del VIH. Hay toda la propaganda contra la vacuna”, dijo Hoadson Leonardo Silva, del Consejo Indígena Misionero.


Sin embargo, Campbell ya había sido expulsado de la región en 2018 acusado de ingresar ilegalmente. La ley brasileña otorga el derecho a los pueblos amazónicos a permanecer “aislados” desde 1987. 


Con todo, el coronavirus no sería el único inconveniente, sino otras enfermedades como lepra e hipertensión que requieren tratamientos continuos.



Steve Campbell  

El misionero habla la lengua indígena y tiene mucha influencia, dado que ha convivido con ellos desde pequeño cuando sus padres misioneros llegaron en 1963.  


Actualmente el estadounidense vive Lábrea, tras ser expulsado de São Francisco, el más poblado de todos en la región indígena. 


Hace más de dos años fue acusado de proselitismo religioso y de interferir en la cultura y religiosidad Jamamadi. Ahora está vinculado a los conflictos sanitarios, incluso a la distancia.