icon

Los festejos de Año Nuevo serán una prueba de fuego para China

La celebración es la más importante del año y dura aproximadamente un mes. A pesar que entre enero y marzo del 2020 la circulación se disminuyó considerablemente respecto a otros años, el movimiento de personas expandió el virus sin control.

La misma celebración pero del año pasado tuvo un papel determinante en la propagación del virus y la consiguiente declaración de pandemia.

Para muchos, el festejo será la ocasión de reencuentro con sus familias que no vieron durante todo el año.

China tuvo casi 90 mil contagios y más de 4.600 muertes por COVID-19 desde el inicio del brote. Actualmente se diagnostican, en promedio, unos 50 casos positivos al día.

El Año Nuevo Lunar es la festividad más importante del año para China. En este 2021 la fecha está marcada para el viernes 12 de febrero y el ciclo anual finalizará el 31 de enero del 2022, dado que cambia cada año por estar basado en ciclos lunares y no en el calendario gregoriano. 


En un año normal, la celebración moviliza a 3 mil millones de personas, tanto en el interior como al exterior del país. 


A pocos días del inicio, crece el temor internacional por un rebrote en China y posterior en todo el mundo. Así sucedió el año pasado, cuando la festividad facilitó la expansión del Sars-cov-2 a otros continentes. 


Cuando la pandemia era incipiente y la enfermedad circulaba en China, y el gobierno impuso restricciones que lograron reducir la movilización de personas a más de la mitad. 


Pero en varias regiones, la normalidad ha vuelto hace ya varios meses y las autoridades esperan unos 1.700 millones de personas viajando. Las preocupaciones crecen, dado que las últimas semanas se han registrado picos en algunas zonas rurales. 


 

Medidas

De modo anticipatorio, China preparó una serie de medidas para evitar un rebrote masivo.  


En primer lugar, Pekín vacunará a 50 millones de personas, que representan el 3,5% de la población. 


Además, ordenará confinamientos estrictos en localidades que registren aumento de casos, como por ejemplo en la ciudad de Tonghua, donde dos millones de habitantes hacen cuarentena luego del diagnóstico de 13 casos este mes. 


Quienes viven en regiones en estas condiciones están inhabilitados a viajar y quienes estén en la “nueva normalidad” deben presentar diversos requisitos para movilizarse: un test negativo, observación de la temperatura diaria por 14 días y pruebas COVID cada siete días. 


Estas medidas complejizan los viajes y prometen una considerable disminución respecto a años pasados.  


Para quienes no viajen ni se encuentren en zonas de confinamiento, se ofrecen incentivos. En Hangzhou, por ejemplo, se ofrecen mil yuanes a trabajadores que permanezcan en el lugar. La misma estrategia aplican algunas empresas y el gobierno con subsidios y descuentos. 


Finalmente, quienes decidan viajar al exterior deberán hacer una cuarentena obligatoria de 14 días en un lugar designado, hacerse más de cuatro test y realizar una cuarentena domiciliaria adicional de siete días.