icon

Los anticuerpos monoclonales fracasan ante nuevas variantes de Covid

Los tratamientos farmacológicos habían generado expectativas en la comunidad médica para luchar contra el coronavirus. Pero las mutaciones recientes, surgidas en Sudáfrica, Reino Unido y Brasil, tiraron abajo las esperanzas.

Los anticuerpos monoclonales so n un tipo de proteína que se produce en el laboratorio y es capaz de unirse a sustancias en el cuerpo, como a las células cancerosas. Hay muchas clases, ya que cada anticuerpo se elabora para unirse a una sola sustancia. Se utilizan solos o para transportar medicamentos, toxinas o materiales radiactivos directamente hasta las células cancerosas (Instituto Nacional del Cáncer, Estados Unidos).

El problema con los anticuerpos monoclonales es que, como se han modificado las proteínas pico del virus, ya no actúan con las nuevas variantes. Ahora se buscan regiones estables del Sars-cov-2 para crear terapias duraderas.

Tres grandes firmas desarrollaron terapias de anticuerpos monoclonales: Regeneron, Eli Lilly y GlaxoSmithKline.

Las recientes mutaciones del Sars-cov-2 han detenido y retrocedido la lucha contra el coronavirus en todo el mundo. Los desarrolladores de vacunas debieron probar si su eficacia seguía intacta, al igual que las compañías que habían diseñado terapias. 


La situación de los anticuerpos monoclonales, no es distinta. El tratamiento está fracasando contra las nuevas variantes surgidas en Reino Unido, Sudáfrica y Brasil.  


Por eso, las expectativas hacia Regeneron, Eli Lilly y GlaxoSmithKline, las tres farmacéuticas líderes en anticuerpos monoclonales para Covid, se han visto reducidas.  


En general, esta tecnología es muy segura, ya que se basa en proteínas creadas en laboratorios con la capacidad de unirse a sustancias específicas en el organismo e imitan al sistema inmunológico humano. 


El tratamiento, hasta hace poco, lograba atacar el Sars-cov-2 y detener su propagación.  


Sin embargo, las nuevas versiones del virus presentan cambios en sus proteínas pico y, en efecto, los anticuerpos monoclonales no logran detectarlos. 


Aún no hay suficiente evidencia científica que demuestre esta disminución de eficacia. Pero ha trascendido que Regeneron y Lilly no funcionan contra las mutaciones brasileñas y sudafricanas, ni GlaxoSmithKline contra la británica, adelantó The Guardian.


Para lograr trabajar con anticuerpos duraderos, las farmacéuticas deberán hallar regiones del virus que sean estables. Para tal fin, se requiere la secuenciación genética del Sars-cov-2 en todo el mundo. 


Los anticuerpos monoclonales ya se utilizan para tratar el cáncer, enfermedades autoinmunes y se están probando para el VIH. Pero su costo es muy elevado y, hasta el momento, solo países ricos de Europa y Estados Unidos se han beneficiado de esta tecnología para tratar Covid-19.