icon

Otra vez explota el prototipo de cohete de Elon Musk para ir a Marte

Otro aterrizaje brusco para un prototipo de nave espacial de Elon Musk, que no pudo evitar estrellarse contra la tierra. Después de retrasos y una disputa con la FAA, el prototipo del cohete Marte no soportó un descenso vertical.

En 2020, se empezaron las pruebas con prototipos Starship SN1,S2,SN3,SN4,SN5,SN6,SN7,SN7,SN7.1,SN8. SN5 Y SN6 lograron un vuelo exitoso de 150m, y aterrizando exitosamente a 100m de distancia. Un par de meses después, el 9 de diciembre de 2020 se lanzó Starship SN8, el cual era el primer prototipo en llevar tres motores raptor de nivel de mar. El prototipo despegó exitosamente alcanzando los 12,5 km de altura, siendo este un prototipo de vuelo suborbital. El prototipo logró hacer la maniobra para simular la rentrada atmosférica, y al llegar a unos 100-200m de altura, encendió sus motores y se posicionó para el aterrizaje, y al aterrizar explotó. Esto sucedió, porque la presión de los tanques de combustible era demasiado baja, haciendo que no pudiese frenar a tiempo.

Pese a la pérdida del prototipo NS8, SpaceX consideró un éxito la prueba, puesto que han conseguido toda la información necesaria para proseguir con el prototipo SN9 dentro de unos meses. Pero... volvió a explotar. Ahora habrá que esperar al SN10.

Imagen antes de la explosión: en primer plano el NS9 que luego explotó, y detrás el NS10, el próximo lanzamiento. El problema con el NS9 ocurrió cuando la nave espacial, después de voltear su morro hacia arriba para comenzar su secuencia de aterrizaje, trató de reactivar 2 de sus 3 propulsores Raptor, pero uno de ellos no se activó. El cohete cayó, convirtiéndose en una bola de fuego, humo y escombros, 6 minutos y 26 segundos después del lanzamiento.

El vuelo N°2 de un prototipo del cohete Starship de próxima generación de Elon Musk, que debería utilizarse en viajes eventuales a Marte, fue perfecto... hasta el aterrizaje. Sin embargo, tal como sucedió con la prueba de un prototipo anterior, terminó en una explosión el martes 02/02. 

Después de varios retrasos y una disputa con la Administración Federal de Aviación sobre su licencia de lanzamiento, SpaceX lanzó el vehículo denominado SN9 desde sus instalaciones de Boca Chica, Texas, alrededor de las 12:30 pm hora del Pacífico.

El cohete de 3 motores voló a una altitud de 10 kilómetros (6,2 millas), apagando sus 3 motores en secuencia a medida que ascendía. Luego comenzó una larga caída a la Tierra, tal como lo hizo su predecesor SN8 durante un vuelo de prueba en diciembre.

Cuando llegó para un aterrizaje, SN9 ejecutó una maniobra para orientarse verticalmente y aterrizar, luego pareció hacerlo con fuerza y ​​no del todo vertical, explotando en el impacto tal como lo hizo SN8.

Mejorar la seguridad

La FAA anunció después del vuelo que la agencia abrirá y supervisará una investigación sobre el "accidente de aterrizaje" de SN9.

"Aunque este fue un vuelo de prueba sin tripulación, la investigación identificará la causa raíz del percance de hoy y las posibles oportunidades para mejorar aún más la seguridad a medida que se desarrolla el programa", dijo un portavoz de la FAA en un comunicado.

SpaceX aún considera que la prueba es un éxito y continuará recopilando datos para futuros vuelos de prueba que eventualmente llevarán los prototipos a la órbita.

"Tenemos que trabajar en ese aterrizaje", dijo John Insprucker de SpaceX durante la transmisión en vivo del vuelo.

Demoras

Parecía que sería el día del vuelo inaugural de SN9, cuando la FAA dijo en un comunicado enviado por correo electrónico que había aprobado la licencia de lanzamiento para SN9, al tiempo que reveló que el lanzamiento de SN8 en diciembre se realizó sin la autorización de la agencia.

La revelación de los problemas legales ayuda a explicar las semanas de retrasos antes del lanzamiento de SN9. La semana pasada, SpaceX y Musk participaron en lo que la web TheVerge llamó "un concurso de miradas fijas con la FAA, y la FAA no parpadeó".

Luego, SpaceX pasó por el proceso de carga de combustible en el SN9 en preparación para un lanzamiento en sus instalaciones de la Costa del Golfo, Texas. Pero la FAA no dio su aprobación para que se realizara el vuelo.

Musk expresó su frustración con la agencia gubernamental en Twitter:

"A diferencia de su división de aviones, que está bien, la división espacial de la FAA tiene una estructura regulatoria fundamentalmente rota. Sus reglas están diseñadas para un puñado de lanzamientos desechables por año desde unas pocas instalaciones gubernamentales. Bajo esas reglas, la humanidad nunca llegará a Marte."

Un portavoz de la FAA dijo: "Continuaremos trabajando con SpaceX para resolver problemas de seguridad pendientes antes de aprobar el próximo vuelo de prueba".

Cambios

Al día siguiente, justo antes del fin de semana, la escena comenzó a repetirse cuando los residentes de la cercana Boca Chica Village fueron evacuados con la esperanza de que la FAA estuviera lista para dar luz verde al lanzamiento. 

Pero poco después, los residentes se enteraron de que no habría un lanzamiento de prueba y que era seguro regresar a casa.

Luego, el drama se profundizó en la noche cuando TheVerge informó que SpaceX había violado su licencia de lanzamiento de la FAA para el vuelo de prueba de diciembre de SN8.

TheVerge: 

"Si bien no sabemos para qué solicitaba específicamente SpaceX una exención de seguridad, The Washington Post informó que se esperaba el final explosivo de SN8 y no un problema.

Cualquiera que sea la fuente del drama, la FAA ahora parece estar bien con el programa de prueba Starship que continúa avanzando. Es posible que la espera para el próximo vuelo de prueba no sea larga, ya que el próximo prototipo, SN10, ya se encuentra en la plataforma de lanzamiento, no muy lejos de donde despegó SN9."

La gran pregunta: ¿Elon Musk es otro Howard Hughes?