icon

Crearon un corazón artificial y se comercializará este año

Se autorizó en Europa para personas en situación terminal en espera de un trasplante de corazón. Entre los voluntarios de los ensayos clínicos, solo un paciente sobrevivió más de dos años. 

El corazón inteligente de la empresa Carmat se podrá utilizar como un implante temporal en casos terminales.

El dispositivo funciona fisiológicamente como un corazón humano, dado que pulsa, se autorregula y es compatible con la sangre.

Carmat TAH busca proporcionar una solución al problema de salud global de la insuficiencia cardíaca, que es la principal causa de muerte del mundo.

Las enfermedades cardiovasculares, y particularmente la insuficiencia cardíaca, provocan miles de muertes prevenibles en todo el mundo.


La patología se produce cuando el corazón pierde la capacidad de bombear correctamente la sangre oxigenada al cuerpo, por lo que la persona sufre de fatiga y taquicardia, entre otros síntomas. 


En respuesta al problema, la firma francesa Carmat ha creado un corazón artificial inteligente y ya ha recibido la autorización de los reguladores europeos para comercializarlo. Se estima que en abril llegará al mercado. 


De esta forma, tecnología de avanzada se pone al servicio de la salud. En este caso, únicamente para pacientes terminales, dado que en los ensayos clínicos solo una persona logró sobrevivir más de dos años. 


Por este riesgo, la aprobación abarca casos terminales de personas en lista de espera por un trasplante. Actualmente hay más de dos mil personas aguardando una donación solo en Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido. 


Carmat THA actúa como una bomba reguladora del flujo sanguíneo y reemplaza al corazón humano por años. Se estima que el costo rondará los 150 mil euros y se fabricarán 300 ejemplares en los próximos tres años.  


La prótesis pesa 900 gramos y consiste en baterías de ion de litio que reemplaza al corazón humano, ya que fisiológicamente actúa de la misma manera, bombeando y autorregulándose.