icon

En 2020 Exxon y Chevron ya debatieron fusionarse

Revela The Wall Street Journal que Darren Woods, de Exxon; y Mike Wirth, de Chevron, hablaron en 2020 sobre una eventual fusión de sus empresas, lo que si se concretara resultaría en una de las fusiones corporativas más grandes de la historia.

Darren W. Woods, N°1 de Exxon. Muchos inversores, analistas y ejecutivos de energía han pedido la consolidación de la atribulada industria del petróleo y el gas, argumentando que reducir los costos y mejorar la eficiencia operativa ayudaría a las empresas a sobrellevar la recesión inducida por la pandemia.

Paul Sankey, un analista independiente que planteó la hipótesis de una fusión de Chevron y Exxon en octubre, estimó en ese momento que la empresa combinada tendría una capitalización de mercado de alrededor de US$ 300.000 millones y US$ 100.000 millones en deuda. Una fusión les permitiría recortar US$ 15.000 millones en gastos administrativos y US$ 10.000 millones en gastos de capital anuales.

Michael Wirth es el actual CEO de Chevron Corporation. Comenzó el puesto en 2017, reemplazando a John S. Watson. Anteriormente se desempeñó como vicepresidente de la junta directiva de la empresa.

El plan B de las grandes petroleras estadounidenses Exxon y Chevron es la fusión, y ya lo han conversado, según The Wall Street Journal.

Los directores ejecutivos de Exxon Mobil Corp. y Chevron Corp. hablaron sobre la combinación de los gigantes petroleros después de que la pandemia sacudiera al mundo en 2020, según personas familiarizadas con las conversaciones.

El presidente ejecutivo de Chevron, Mike Wirth; y el presidente ejecutivo de Exxon, Darren Woods, discutieron esa posibilidad cuando la pandemia irrumpió en el planeta Tierra, y el negocio petrolero se hundió, provocando una enorme presión financiera en ambas compañías. 

Las discusiones se describieron como preliminares y no están en curso en 2021, pero podrían volver en el futuro, advirtieron las fuentes a WSJ.

Exxon y Chevron son empresas escindidas de lo que fue el monopolio petrolero de John D. Rockefeller. Su empresa Standard Oil fue obligada en 1911 por la Justicia a realizar varios 'spin off'. Es decir que son compañías hermanas.

Su eventual fusión remodelaría la industria petrolera.

Los números

El valor de mercado de una empresa combinada podría superar los US$ 350.000 millones... en tiempos en los que petróleo comienza a reconocer que su horizonte de sustitución por otras energías es más cercano que antes. 

Exxon tiene un valor de mercado de US$ 190.000 millones, mientras que el de Chevron es de US$ 164.000 millones. 

Una suma de ambas resultaría la petrolera más grande del mundo por capitalización de mercado y producción N°2, detrás de Saudi Aramco.

Una producción de 7 millones de barriles de petróleo y gas al día, según los niveles prepandémicos.

Una pregunta: ¿volverán esos días? ¿Cuándo ocurrirá eso?

Luego, una petrolera tan grande debereía resolver enormes desafíos regulatorios y antimonopolio bajo la administración de Joe Biden. 

Quizás el debate fue en 2020 porque estaba Donald Trump, y era un anticipo por si ganaba los comicios.

Cambio climático

Con Biden regresa la agenda del cambio climático. Para los resultados de los petroleros, no es equivalente.

El presidente Biden dijo en octubre 2020 que presionaría a USA para que "se alejara de la industria petrolera". 

Rivales como BP y Royal Dutch Shell se ha embarcado en estrategias audaces para rehacer su negocio como presión regulatoria e inversora para reducir las emisiones de carbono. Ambos han dicho que invertirán mucho en energía renovable, una estrategia que sus inversores hasta ahora no han recompensado.

Exxon y Chevron no han invertido sustancialmente en energías renovables, sino que han optado por duplicar sus inversiones en petróleo y gas. 

Ambas empresas han argumentado que el mundo necesitará grandes cantidades de combustibles fósiles durante las próximas décadas y que pueden capitalizar la actual falta de inversión en la producción de petróleo.

Monopolio

Biden aún no designó a la autoridad antimonopolio en el  Departamento de Justicia.

Afirma, Christopher M. Matthews, Emily Glazer y Cara Lombardo en WSJ: "(...) Una de las personas familiarizadas con las conversaciones dijo que las partes pueden haber perdido la oportunidad de consumar el acuerdo bajo el mandato del ex presidente Donald Trump, cuya administración fue vista como más amigable con la industria. (...)".

En 2020, ocurrieron fusiones y adquisiciones, pero de menor tamaño: Noble Energy Inc. y ConocoPhillips fueron adquiridas por Chevron, que ya había comprado Concho Resources Inc.; ningún parecido en escala de combinar Chevron, con sede en San Ramon, California;, y Exxon, con sede en Irving, Texas.

Tal acuerdo superaría significativamente en tamaño las megafusiones petroleras de fines de la década de 1990 y principios de la de 2000, que incluyeron la combinación de Exxon y Mobil y Chevron y Texaco Inc.

Números

Exxon era la empresa más valiosa de Estados Unidos hace siete años, con un valor de mercado de más de US$ 400.000 millones, casi el doble del de Chevron. 

Pero Exxon ha sido eclipsada por gigantes tecnológicos como Apple Inc. y Amazon.com Inc. en los últimos años y fue eliminado del Promedio Industrial Dow Jones en 2020 por primera vez desde que fue Standard Oil of New Jersey en 1928.

Su capitalización de mercado es ahora aproximadamente 25% de la del fabricante de automóviles eléctricos Tesla Inc., que tiene un valor de mercado de alrededor de US$ 752.000 millones.

Las acciones de Exxon han caído casi 29% durante el último año, mientras que las de Chevron han bajado 20%. 

Exxon sufrió uno de sus peores resultados financieros en 2020 . Se espera que informe una 4ta. pérdida trimestral consecutiva por 1ra. vez en la historia moderna y ya ha registrado más de US$ 2.000 millones en pérdidas durante los primeros 3 trimestres de 2020.

Chevron también ha tenido problemas, reportando casi US$ 5.500 millones en pérdidas en 2020. Chevron abandonó su oferta de US$ 33.000 millones para comprar Anadarko Petroleum Corp. antes de la pandemia, tras haber sido superada por Occidental Petroleum Corp. en 2019.

Exxon tiene alrededor de US$ 69.000 millones en deuda a septiembre, mientras que Chevron tiene alrededor de US$ 35.000 millones, según S&P Global Market Intelligence.

Exxon debe recortar su dividendo, que le cuesta alrededor de US$ 15.000 millones anuales, debido a sus altos niveles de deuda. 

Woods se embarcó en un ambicioso plan en 2018 para invertir US$ 230.000 millones para bombear 1 millón de barriles adicionales de petróleo y gas al día para 2025. 

Pero la flexibilidad financiera de Exxon disminuyó, el mercado no parece más consumidor que antes y Exxon se retiró del plan anunciando recortes de su gasto de capital cada año hasta 2025.