icon

Con Larreta en Google Trends el FdT rompe códigos que se respetaron con Florencia K

Cristina Fernández de Kirchner ha ordenado la demolición de Horacio Rodríguez Larreta y todo indica que en el Frente de Todos se lo han tomado al pie de la letra. El problema es que no hay códigos, incursionando en supuestos deslices privados. Y lo hace la fuerza política que exigió códigos éticos o algo así cuando ocurrieron rumores de avatares en la vida de Florencia Kirchner. El camino es sinuoso, difícil. No deberían transitarlo.

Ante tal rumor, qué curioso que Horacio Rodríguez Larreta todavía no ha salido al cruce, sobre todo, porque el silencio y la confusión pueden perjudicarlo políticamente. Foto: GCBA

En una denuncia en Salta del abogado Sergio Aguilera se incluyó a los medios del Grupo Horizonte, entre los que se cuenta El Intransigente, versión portal digital y versión impresa en papel. Aguilera aseguró que el empresario Federico Mena Saravia tiene la “mala costumbre de crear falsas páginas web” que duran un par de años según los gobiernos.

Cristina Fernández de Kirchner ha ordenado ir contra Horacio Rodríguez Larreta, a quien considera competidor de Máximo Kirchner por la Presidencia de la Nación en 2023. Es el trasfondo de las versiones.

Entre las tendencias de búsqueda en Google de este lunes 01/02 figuraban bien temprano Horacio Rodríguez Larreta y Bárbara Diez, su ex esposa.

Luego, desaparecieron del Trends, pero el daño estaba hecho.

En verdad, viene desde hace varios días pero no le ha resultado hasta el momento a los inquisidores y conspiranoicos porque los medios de comunicación no han acompañado.

Ahora, llevarlo a Google Trends expone una situación y ya es difícil de obviar.

El rumor

La versión -nunca confirmada y no es la primera que tiene a Larreta como protagonista de rumores que en las anteriores ocasiones fueron tan falsos como escandalosos- se refiere a un divorcio del Jefe de Gobierno porteño.

Y se adjudica el motivo de tal supuesta decisión de la ex pareja a un fuerte rumor amoroso del jefe de Gobierno porteño, y esto es lo que se ha posicionado entre las noticias más solicitadas, hasta que desapareció del Trends. Y aunque Larreta no ha salido a desmentir ni a confirmar nada -él insiste en que la discreción o cautela es una norma en su vida-, aumenta el interés por dicha información en el buscador.

A Larreta lo acusan de supuestamente haber sido infiel con una funcionaria. Es más: por algún motivo se insiste hasta en un embarazo. Especulaciones por aquí o por allá, nada confirmado pero muy insistente porque el morbo tiene su público.

Sí es curioso que el Frente de Todos se encuentre haciendo lo que pidió -y consiguió- que en su momento los rumores de Florencia Kirchner quedaran fuera de los medios de comunicación. Ni siquiera su estadía en Cuba fue investigada por los opositores ni la prensa opositora.

El conspirador

En una web que en LinkedIn su director afirma ser de las que tiene más seguidores, El Intransigente, se afirmó que (la separación entre Larreta y la empresaria Bárbara Diez) "tenía que ver con un supuesto embarazo de Milagros Maylin, y la llegada de un hijo extramatrimonial".

"Según manifestó una fuente confiable a El Intransigente, el dirigente perteneciente a Juntos por el Cambio ya habría sido padre tras mantener una relación con la mencionada funcionaria. Cabe recordar que él se habría ido de su casa a finales del 2020, cuando la noticia habría estallado en su familia. Además, la versión indica que estaría dispuesto a comunicarlo en las próximas horas".

No es dato menor que el director  de El Intransigente es Federico Mena Saravia, quien se presenta como director también de El Intransigente América y dicen que es familiar de Juan Martín Mena, secretario de Justicia en el actual gobierno de Alberto Fernández.

El silencio

Larreta no ha salido al cruce. Es muy probable que no lo haga. No es su estilo. 

Ahora bien, el silencio puede ser peligroso. También lo es que así se marque el estilo de la campaña electoral 2021.

También es cierto que en la confusión ganan los malos. Casi siempre.

Lo peor para Larreta podría ser llegar a la campaña sin haber resuelto dicho asunto.

Pero para sus adversarios, lo peor es que, pese a todo, su popularidad no decrezca, y avance hacia una victoria electoral.