icon

La Haya condena a Shell a indemnizar por derrames de petróleo

Excelente fallo del Tribunal de Apelación de La Haya, que condena a la filial nigeriana de la multinacional británico-holandesa Shell a debe pagar un resarcimiento en un caso de 2008. Los oleoductos con fugas o pérdidas son un gran problema en la región del Delta del Níger, el corazón de la industria petrolera nigeriana , y requiere que las petroleras tengan un cuidado extremo, en defensa del medio ambiente. Si no lo hacen, hay sanciones. Los grupos anti contaminación logran así lo que no pudieron en el caso de Chevron en Ecuador. El triunfo de Chevron más bien tuvo que ver con mala praxis de los abogados litigantes.

Shell descubrió y comenzó a explotar las vastas reservas de petróleo de Nigeria a fines de la década de 1950 y ha enfrentado fuertes críticas de activistas y comunidades locales por los derrames y por los estrechos vínculos de la empresa con las fuerzas de seguridad del gobierno.

Shell argumentó que los saboteadores eran responsables de las fugas en las tuberías de petróleo subterráneas que han contaminado el delta.

En la Asamblea General Bienal de Amigos de la Tierra Internacional, celebrada en South Lampung, Indonesia, del 27 de noviembre al 2 de diciembre de 2016, Karin Nansen -integrante fundadora de REDES - Amigos de la Tierra Uruguay, 1988- fue elegida como presidenta de la federación ecologista más grande del mundo (con presencia en 76 países). La uruguaya es la coordinadora de REDES – AT Uruguay. Nansen ha estado en contacto continuo y trabajando hombro a hombro con las mujeres campesinas, los procesos agroecológicos y la defensa de las semillas criollas en Uruguay y diversos lugares de América Latina.

Un tribunal holandés ordenó a la filial nigeriana de Shell que pague una indemnización por los derrames de petróleo en el delta del Níger en Nigeria, un fallo que podría abrir camino a más casos contra la petrolera.

El Tribunal de Apelación de La Haya dictaminó que la empresa británico-holandesa en Nigeria debe indemnizar por un caso civil de larga duración que involucra a 4 agricultores nigerianos que buscan una compensación y una limpieza de sus predios a cargo de la empresa por la contaminación causada por los derrames de sus oleoductos.

El tribunal no responsabilizó directamente a la empresa matriz de Shell, que tiene su sede en Países Bajos, pero le ordenó instalar un sistema de detección de fugas en el oleoducto Oruma, que tiene un número significativo de derrames en el caso.

“Shell Nigeria está condenada a indemnizar a los agricultores por daños y perjuicios”, dijo el tribunal en su fallo, que puede apelarse a través de la Corte Suprema holandesa.

El monto de la compensación se establecerá en una fecha posterior. El tribunal no especificó cuántos de los 4 agricultores recibirían una compensación.

Aunque solo se consideró responsable a la subsidiaria nigeriana de Shell, la decisión podría allanar el camino para más casos ambientales contra la empresa.

Desde Nigeria, Ahmed Idris, describió la situación en Al Jazeera: "Cientos de personas han hecho cola para demandar a Shell por contaminar el delta del Níger. Hablé con un activista hace poco que dijo 'esto es solo el comienzo' y muchos analistas también creen que [el fallo] abrirá las compuertas a tantos litigios contra las empresas productoras de petróleo que han estado operando en Nigeria."

Amigos de la Tierra

El caso fue iniciado en 2008 por agricultores asesorados por la organización no gubernamental Amigos de la Tierra, que buscaban reparaciones por la pérdida de ingresos por tierras y vías fluviales contaminadas en la región del Delta del Níger, el corazón de la industria petrolera nigeriana.

Amigos de la Tierra Internacional (FoEI) es una red internacional de organizaciones medioambientales en 74 países.

"Amigos de la Tierra" fue fundado en 1969 por un grupo de activistas anti-nucleares liderado por Robert O Anderson, quién contribuyó con US$200.000 de sus fondos personales.

Anderson había participado de Sierra Club, una de las organizaciones ambientales más antiguas, más grande y de mayor influencia en USA, fundada en mayo de 1892, en San Francisco, California, por el conservacionista John Muir.

Club Sierra fue una de las primeras organizaciones de conservación del medio ambiente a gran escala en el mundo, y promover políticas verdes. 

Robert O Anderson se unió a David Brower, Donald Aitken y Jerry Mander para armar FOTE (Friends of the Earth), para crar conciencia sobre los peligros del desarrollo de energía nuclear.

Se convirtió en una red internacional en el año 1971, con una pequeña oficina en Ámsterdam, Países Bajos, que proporciona soporte a la red y sus campañas importantes. 

En 2016, activista uruguaya Karin Nansen fue elegida Directora Ejecutiva de la organización Amigos de la Tierra Internacional.

La historia

Los derrames en cuestión se produjeron entre 2004 y 2007, pero la contaminación de los oleoductos con fugas sigue siendo un gran problema en el delta del Níger.

“Lágrimas de alegría aquí. Después de 13 años, hemos ganado ”, tuiteó la rama holandesa de Amigos de la Tierra tras el fallo.

Su director, Donald Pols, describió la decisión del tribunal como "una noticia fantástica para el medio ambiente y las personas que viven en los países en desarrollo".

“Significa que la gente en los países en desarrollo puede enfrentarse a las multinacionales que les hacen daño”, dijo.

Friends of the Earth, que ha apoyado a los agricultores nigerianos en su batalla legal, argumenta que las tuberías con fugas son causadas por un mantenimiento deficiente y una seguridad inadecuada y que Shell no hace lo suficiente para limpiar los derrames.

Shell argumentó que los saboteadores eran responsables de las fugas en las tuberías de petróleo subterráneas que han contaminado el delta. 

La compañía también argumentó que no debería ser considerada legalmente responsable en los Países Bajos por las acciones de una subsidiaria extranjera, es decir Shell Nigeria.

Pero el tribunal de La Haya dictaminó que si bien el sabotaje era el escenario más probable en 2 de los pueblos afectados, no podía invocarse más allá de la legislación vigente, lo que significa que la subsidiaria nigeriana era responsable.

Shell descubrió y comenzó a explotar las vastas reservas de petróleo de Nigeria a fines de la década de 1950 y ha enfrentado fuertes críticas de activistas y comunidades locales por los derrames y por los estrechos vínculos de la empresa con las fuerzas de seguridad del gobierno.