icon

Ensayos clínicos de las vacunas excluyeron a embarazadas y ahora hay contradicciones

La decisión finalmente descansa en cada mujer y su médico asesor, dado que los estudios sobre efectos adversos de las vacunas no incluyen datos sobre las personas gestantes y fetos.

La Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos ofrecen opiniones diferentes respecto a las vacunas contra la COVID-19.

“La diferencia de opinión entre los CDC y la OMS no se basa en la evidencia científica, sino en la falta de ella: se ha prohibido a las mujeres embarazadas participar en los ensayos clínicos de las vacunas".

Expertos temen que exponer a las embarazadas a contraer coronavirus es más peligroso que los posibles efectos adversos de las vacunas, que se conocerán con los años.

Las mujeres embarazadas reciben consejos contradictorios sobre las vacunas contra la Covid-19, dado que la Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos ofrecen opiniones diferentes. 


Ninguna de las dos prohíbe o fomenta explícitamente la vacunación de las embarazadas, pero sí otorgan recomendaciones diferentes. Por su parte, los CDC las instan a consultar con sus médicos antes de la inyección, dejando en sus manos la decisión, explica el New York Times.


Del otro lado, la OMS sugiere que las mujeres embarazadas no reciban la vacuna, a menos que tengan un riesgo alto de contraer COVID-19 por exposiciones laborales o afecciones crónicas.


Ante esta diferenciación los expertos se mostraron consternados, pero culpan a la falta de datos, dado que este grupo poblacional ha sido excluido de los ensayos clínicos. 


La diferencia de opinión entre los CDC y la OMS no se basa en la evidencia científica, sino en la falta de ella: se ha prohibido a las mujeres embarazadas participar en los ensayos clínicos de las vacunas, una decisión en línea con una larga tradición de excluir a las mujeres embarazadas de investigación biomédica, pero que ahora está siendo desafiada”, narra el artículo del New York Times. 


"No hay riesgos documentados para el feto, no hay riesgos teóricos, no hay riesgo en los estudios con animales", dijo al NYT la doctora Anne Lyerly, de la Universidad de Carolina del Norte.


A pesar que la razón de esta exclusión es proteger a la mujer y al feto, a mediano y largo plazo las expone a los riesgos de la infección y la incertidumbre acerca de la vacuna.  


Desde 1960 se insta a las personas en periodo de gestación a vacunarse, ya sea contra la influenza como contra otras enfermedades. 


“Lo que muchas personas pasan por alto es que existen riesgos al no hacer nada, dijo la doctora Denise Jamieson, obstetra de la Universidad de Emory y miembro del grupo de expertos Covid en el American College, al NYT. 


"No ofrecer a las mujeres embarazadas la oportunidad de vacunarse y protegerse, donde existen riesgos conocidos y graves de Covid amplificados por el embarazo, no es una estrategia inteligente", agregó. 


Hace pocas horas, los CDC comunicaron que las vacunas de Pfizer/BioNTech y la de Moderna tienen bajas probabilidades de representar un riesgo para embarazadas.  


Sin embargo, la directriz tiene sentido en Estados Unidos, pero no en los países en los que la institución sirve como referencia y dichos fármacos no han llegado.


Sobre todo, se busca evitar lo sucedido en un brote de Ébola en el Congo, cuando se impidió a las embarazadas vacunarse por precaución, pero el 98% de ellas murió por el virus. 

 

 

Protocolo

La Ciudad de Buenos elaboró un protocolo para personas en periodo de gestación durante la pandemia que establece que:  

 

- Embarazadas asintomáticas que vuelvan de zonas con transmisión:    

 

# Aislamiento domiciliario, durante 14 días   

# Consulta temprana ante la aparición de síntomas   

# Reprogramar los controles obstétricos de rutina, la realización de ecografías y exámenes de laboratorio de control hasta finalizar el período de aislamiento.  

# Establecer pautas de comunicación con el equipo de salud para su seguimiento (teléfono, chat)  

 

- Atención de embarazadas que se consideren caso sospechoso de COVID‐19: 

# Es indispensable se implemente el triage en la atención de todas las embarazadas, en lugares públicos o privados, de todos los niveles de atención, con el objetivo de detectar presencia de síntomas compatibles.  

# Ante la presencia de síntomas de enfermedad se recomienda la comunicación telefónica inmediata con el 107 o UFU o guardia de maternidad dando aviso de la situación antes de la entrada al centro de salud.    

# Al llegar al servicio de salud deberá colocarse barbijo quirúrgico. 

 

- Protocolo de Manejo de mujeres embarazadas y recién nacidos en el contexto de la pandemia COVID‐19.    

# Se indica la internación en toda mujer gestante con sospecha de COVID‐19 cumpliendo con las  ondiciones  de aislamiento en una habitación que cumpla las recomendaciones de bioseguridad definidas según las recomendaciones nacionales.   

# Obtener muestras para diagnóstico de laboratorio, según las recomendaciones de toma de muestra 

# La condición de mujer gestante no debe evitar ni retrasar la realización de exámenes radiográficos si estuvieran indicados. Se utilizará protección para disminuir la exposición fetal.  

# Los visitantes deben ser informados sobre la obligatoriedad del uso de máscaras cubrebocas al ingreso al establecimiento   

# Se priorizará la realización de tests para diagnóstico de Covid‐19 en las mujeres con síntomas sospechosos de infección al momento de la admisión. 

 

- Atención de embarazadas que se consideren caso confirmado de COVID‐19: 

# En los casos confirmados de mujer gestante con COVID‐19, se mantendrá a la embarazada internada en aislamiento. 

# Se establecerá la evaluación de criterios clínicos de gravedad para decidir la internación en sala general o en una unidad de cuidados críticos.  

# Abordaje terapéutico: existe poca evidencia disponible en el tratamiento de embarazadas por lo que podría considerarse en casos de compromisograve  siguiendo las recomendaciones condicionales y con consentimiento informado.  Se debe evaluar el riesgo/beneficio analizando los posibles efectos fetales. 

# Deberá permanecer internada hasta cumplimentar con los requisitos de alta según definen las recomendaciones (un mínimo de 7 días, con 48 horas de apirexia). Para casos moderados o graves será de acuerdo a la condición clínica.