icon

El 64 por ciento del mundo entiende al cambio climático como una emergencia

La ONU realizó el sondeo de opinión sobre crisis ambiental más importante jamás realizado. Las conclusiones demostraron que no solo preocupa la pandemia, sino la urgencia paralela sobre bosques, emisiones y contaminación.

Los menores de 18 años tienen una mayor predisposición a creer que el cambio climático es una emergencia. Pero otros grupos de edad no quedan lejos, dado que también es una creencia en el 65% de las personas entre 18 y 35 años, en el 66% del grupo de 36 a 59, y en un 58% de los mayores de 60.

El reconocimiento de la emergencia fue más alto entre los encuestados con educación universitaria, tanto en países desarrollados como en los más pobres.

En 8 de los 10 países con las emisiones más altas del sector eléctrico, la mayoría dio su respaldo a las energías renovables.

La mayoría de los encuestados en 50 países, dijo que el cambio climático es una emergencia y que no deja de serlo a pesar de la pandemia de COVID-19.


Este es el principal resultado del Voto popular por el clima, la encuesta de opinión pública sobre el cambio climático más importante jamás realizada. El sondeo abarcó más de la mitad de la población mundial, incluidas más de medio millón de personas menores de 14 años, un segmento demográfico que normalmente no participa en elecciones. 


En la encuesta se preguntó si el cambio climático constituye una emergencia global y si estaban a favor de 18 políticas climáticas claves sobre energía, economía, transporte, agricultura y alimentación, naturaleza, y protección de las personas. 


Los resultados revelaron que los ciudadanos de a pie desean políticas climáticas superadoras del marco actual.  


Por ejemplo, en 8 de los 10 países encuestados con las emisiones más altas del sector eléctrico, una mayoría dio su respaldo a las energías renovables.  


Además, en 4 de cada 5 países con las emisiones más altas a consecuencia de los cambios en el uso de la tierra, se observó un respaldo mayoritario a la conservación de los bosques y de la tierra.  


Adicionalmente, 9 de cada 10 países con una población más urbanizada se mostraron a favor del uso de automóviles y autobuses eléctricos, o de bicicletas.


 

Un juego de celular


La innovadora encuesta fue distribuida a través de redes de juegos para dispositivos móviles con el propósito de incluir a grupos de personas a las que es difícil acceder con los métodos de encuesta tradicionales, como los menores de 18 años. 


Las políticas recibieron un amplio apoyo fueron: 


# Conservación de los bosques y la tierra (54% de respaldo público) 

# Energía solar, eólica y renovable (53%) 

# Adopción de técnicas agrícolas respetuosas con el clima (52%) 

# Mayores inversiones en negocios y empleos verdes (50%). 

 

La encuesta revela una vinculación directa entre el nivel educativo de la persona y su deseo de que se adopten medidas climáticas. Se observa un reconocimiento muy elevado de la emergencia climática entre los encuestados con educación universitaria en todos los países. 


En lo que respecta a la edad, se observó que las personas jóvenes (menores de 18 años) tienen una mayor probabilidad de creer que el cambio climático supone una emergencia climática que las personas por encima de esa edad.  


Sin embargo, otros grupos de edad no quedan lejos. Así, el 65% de las personas entre 18 y 35 años, el 66% del grupo de 36 a 59, y el 58% de los mayores de 60 años también perciben la emergencia climática.


La iniciativa fue del Programa de Naciones Unidas Para el Desarrollo (PNUD) y se realizó en colaboración con la Universidad de Oxford. 


En muchos de los países, esta fue la primera vez que se realizó una encuesta de opinión a gran escala sobre el cambio climático.