icon

Hacer yoga atrasa la pérdida de materia gris cerebral propia del envejecimiento

Desde los 30 años en adelante, el sistema nervioso central puede perder entre 0,15 y 0,3% de su volumen. No obstante, la meditación basada en el silencio mental demostró ser efectiva para paliar estos efectos del paso de los años.

El análisis de la anatomía cerebral mostró que quienes meditaban tenían en promedio un 7% más de materia gris en todo el cerebro.

La materia gris disminuye con la edad y/o por enfermedades neurológicas. Pero la meditación ayuda a forjar un cerebro más joven y sano, principalmente en las áreas de la atención y las emociones.

El yoga abarca muchas técnicas diferentes. En algunas de ellas la meditación tiene un papel primordial, como el caso del yoga con meditación basado en el silencio mental.

La materia gris del cerebro no solo se pierde a causa de enfermedades neurodegenerativas, sino que es parte del proceso normal de la vejez. A partir de los 30 años, su peso y volumen comienzan a disminuir progresivamente.  


Con el pasar de las décadas, esta disminución puede ocasionar problemas en algunas funciones como la memoria, la ubicación o el control de las emociones. 


Es decir que, vivir más no siempre es vivir mejor, sino que los años tienen un costo más elevado para algunos. Por eso, la nueva investigación representa una gran noticia sobre los efectos del yoga y sus beneficios para ralentizar la vejez cerebral. 


El silencio mental experimentado a través de la meditación en un tipo de yoga está asociado con un efecto protector que atrasa la pérdida de materia gris, según los resultados del estudio de la Universidad de La Laguna de Tenerife (España), la Universitat Jaume I de Castellón (España) y el King’s College de Londres (Reino Unido). 


Las diferencias más visibles se observaron en aquellas áreas cruciales para el control de la atención y las emociones. 


Para obtener dichas conclusiones se analizó, por resonancia magnética, la anatomía cerebral de 23 voluntarios que practicaban yoga basado en el silencio y de otros 23 individuos igualmente sanos que no tenían el hábito. 

 

Este tipo de comparativa se ha hecho en los últimos años entre otros grupos de deportistas, músicos o budistas, pero en esos casos los hallazgos mostraron diferencias en las áreas asociadas a la práctica específica.  


En la investigación sobre el yoga, la diferencia se pudo ver tanto en determinadas regiones como a nivel global. En promedio, los meditadores poseían un 7% más de materia gris.


El porcentaje es significativo teniendo en cuenta que se pierde entre un 0,15% y un 0,3% de materia gris por año en todo el cerebro a causa del envejecimiento.