icon

Ant Group vende la biométrica estadounidense EyeVerify

Ant Group prepara la venta de un preciado activo estadounidense: la empresa de seguridad biométrica EyeVerify, comprada cuando Ant Group intentaba expandir su presencia en USA, en medio de una feroz competencia con su rival chino Tencent Holdings. La ex Administración Trump cuestionó la compra de EyeVerify.

EyeVerify, Inc. es una empresa de tecnología de seguridad biométrica con sede en Kansas City, Missouri, propiedad de Ant Group. Su producto principal, Eyeprint ID, proporciona verificación mediante las venas oculares y otras micro características dentro y alrededor del ojo.

Desde 2016, ZOLOZ proporciona software de verificación de identidad global, que incorpora tecnologías de Ant Group y tecnologías desarrolladas por EyeVerify. ZOLOZ US continúa siendo administrado y operado por personal estadounidense ubicado en Kansas City, Missouri. ZOLOZ Global tiene su sede en China y ofrece servicios de software a clientes fuera de USA.

Eric Schmidt propone reorganizar la estrategia ante China pero ¿qué es la bifurcación? ¿Cuál sería su alcance?

Ant Group, el brazo de pagos digitales del grupo de comercio electrónico chino Alibaba, vendería su activo estadounidense EyeVerify, quizás una búsqueda de reordenar sus posiciones, después de las intensas tensiones entre Beijing y Washington DC por las empresas de tecnología de rápido crecimiento de China y un mayor escrutinio sobre los datos de los usuarios estadounidenses.

La venta planificada de EyeVerify, una empresa de seguridad biométrica con sede en Kansas City, Missouri, ocurre cuando Ant busca recaudar capital antes de posibles multas y costos de reestructuración luego de su OPI (Oferta Pública de Inversión) que no se concretó pero por impedimento del Gobierno chino. En la reprogramación podría ocurrir una emisión de bonos para recaudar hasta US$ 8.000 millones.

Ant compró EyeVerify en US$ 100 millones en 2016, y fue aprobado por el Comité de Inversión Extranjera en USA (Cfius). Fue la 1ra. inversión en una empresa estadounidense de Ant Group.

La tecnología de EyeVerify es utilizada por bancos, incluido Wells Fargo, porque escanea imágenes de los ojos de sus usuarios como contraseña para los servicios móviles. Actualmente es una subsidiaria de Zoloz Global, también propiedad de Ant.

Ant está hablando con varios compradores potenciales en USA, según 2 personas familiarizadas con el asunto, anticipó el diario Financial Times. 

Una de las personas dijo que Ant concretaría la venta en el 1er. semestre 2021. 

“EyeVerify fue el objetivo de algunos en la Administración anterior como una fuente de preocupación por la seguridad de los datos”, dijo Roger Robinson, director ejecutivo de RWR Advisory Group, una consultora de investigación y riesgo con sede en Washington. 

"El movimiento para proteger los datos personales de los estadounidenses probablemente continuará bajo el presidente (Joe) Biden por razones políticas y de seguridad", agregó.

Un alto ejecutivo de Ant, que se negó a ser identificado, dijo que su empresa no había recopilado datos de los escáneres de ojos de EyeVerify. 

Él también dijo que esos datos no salieron de los teléfonos inteligentes que realizaron los escaneos, lo que significa que ni EyeVerify ni Ant tuvieron acceso a los datos, solamente el cliente.

Ant ha intentado expandir su presencia en USA desde que se enfrentó a una feroz competencia interna de su rival chino Tencent Holdings en los últimos años. 

Pero un acuerdo de US$ 1.200 millones para adquirir la empresa de transferencia de dinero MoneyGram International, con sede en Texas, fue bloqueado por los reguladores estadounidenses, quienes argumentaron preocupaciones de seguridad nacional en 2018. 

Apenas el 5% del negocio de Ant Group está fuera de China, donde los reguladores suspendieron efectivamente la doble cotización de Ant en Hong Kong y Shanghai, que se había fijado para convertirse en la oferta de acciones más grande del mundo, pocos días antes de su lanzamiento en noviembre.

Ant ha dominado los pagos móviles en China a través de su aplicación Alipay. Sin embargo, las autoridades de Beijing han elaborado cambios regulatorios para las empresas de tecnología financiera que se espera que restrinjan drásticamente el negocio de Ant.

Alibaba está en conversaciones para recaudar hasta US$ 8.000 millones en una emisión de bonos para proporcionar liquidez a su proyecto de expandirse fuera de China, a la vez que pagar los costos asociados con sus problemas regulatorios.

Sin embargo, la venta de deuda, que inicialmente estaba prevista para principios de enero, aún no se ha ofertado formalmente a los inversores. Esto ha provocado especulaciones sobre si seguirá adelante mientras Jack Ma, el fundador y mayor accionista de Ant, permanece en una suerte de retiro.

El problema de fondo

En estos días, se debate en USA cómo serán las relaciones con China luego de Donald Trump.

Un grupo estadounidense liderado por el ex director ejecutivo de Google, Eric Schmidt, ha elaborado un informe que dice que Washington necesita gestionar la "competencia asimétrica" ​​con China en lo que respecta a tecnología y menciona la necesidad de "bifurcación".

“El liderazgo tecnológico de Estados Unidos es fundamental para su seguridad, prosperidad y estilo de vida democrático. Pero esta ventaja vital ahora está en riesgo, ante China, que intenta superar a Estados Unidos en áreas críticas”, dice el informe del Grupo de Estrategia de China (CSG), que aglutina a influyentes profesionales de la tecnología e investigadores de políticas estadounidenses. 

"Se necesitan soluciones políticas urgentes para renovar la competitividad estadounidense y mantener las ventajas tecnológicas críticas de Estados Unidos", agrega el documeno.

El CSG, formado en julio de 2020 para abordar "las cuestiones más difíciles sobre la competitividad de Estados Unidos con China en tecnología" también incluye a Jared Cohen, director ejecutivo de Jigsaw y exasesor de las exsecretarias de Estado estadounidenses, Condoleezza Rice y Hillary Clinton. 

"Se necesitan soluciones políticas urgentes para renovar la competitividad estadounidense y mantener las ventajas tecnológicas críticas de Estados Unidos", dice el informe, cuyos autores escriben a título personal.

“China juega con un conjunto diferente de reglas que le permiten beneficiarse del espionaje corporativo, la vigilancia antiliberal y una línea borrosa entre su sector público y privado”, agrega el informe, de la CSG, que incluye a Liz Economy, investigadora principal de estudios sobre China en el Council on Foreign Relations; y Richard Fontaine, director ejecutivo del Center for a New American Security.

“A medida que buscamos evitar niveles innecesarios y contraproducentes de separación, también debemos reconocer que cierto grado de desenredo es inevitable y preferible”, dice el informe. "De hecho, las tendencias en ambos países, y muchas de las herramientas a nuestra disposición, empujan inherente y necesariamente hacia algún tipo de bifurcación".