icon

Muy pero muy frágil la mayoría demócrata en el Senado de USA

En el Senado estadounidense, demócratas y republicanos están empatados en 50 y desempata la vicepresidenta Kamala Harris. Es una coyuntura muy difícil, una mayoría mínima y frágil. La situación quedó al desnudo horas atrás con una hospitalización del senador Patrick Lehay, y sin duda será un tema a seguir con mucha atención cuando lleguen las grandes votaciones en el Legislativo.

Un problema leve de salud del senador Patrick Leahy (Demócrata por Vermont) puso en emergencia al oficialismo estadounidense.

Richard Joseph Durbin, o Dick Durbin, integra el Senado por Illinois, afiliado al Partido Demócrata. Él fue elegido a la Cámara de Representantes en 1983 y renovó 6 veces más hasta que llegó al Senado, donde preside el bloque oficialista.

Dianne Goldman Berman Feinstein cumplirá 88 años en junio. Ella es la senadora senior por California. Fue alcaldesa de San Francisco desde 1978 hasta 1988, y en 1992 arribó al Senado.

Muy pero muy frágil es la mayoría de los demócratas en el Senado estadounidense: la breve hospitalización de Patrick Leahy llevó a casi todos en el Capitolio a investigar las leyes de vacantes del Senado por Vermont, por si acaso.

En Vermont cualquier vacante se cubriría dentro de los 6 meses siguientes, mediante una elección especial. 
Cuando Sanders estaba bajo consideración para un puesto en el gabinete de Biden, el gobernador republicano Phil Scott dijo que, probablemente, nombraría un reemplazo coyuntural de ese perfil.

“Sanders se ha reunido con los demócratas”, dijo Scott, y agregó que consideraría “un independiente más de izquierda que obviamente se uniría a los demócratas”.

Leahy, quien ha servido en el Senado desde 1975, regresó a trabajar 24 horas después, aparentemente ileso. 

El senador demócrata de 80 años dijo que recibió un "certificado de buena salud" después de ser hospitalizado brevemente después de sufrir espasmos musculares. 

El líder de la mayoría en el Senado, Dick Durbin (Demócrata por Illinois), principal contador de votos del partido en el Ejecutivo, llamó inmediatamente al líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer (Demócrata por Nueva York), cuando se enteró de la hospitalización de Leahy.

Durbin reconoció que la salud, el bienestar y la simple asistencia de sus miembros al Senado será un dolor de cabeza diario: “No se trata solo de quién está bien, sino de quién está presente".

En el filo de la navaja

Una ausencia prolongada, un problema de salud inesperado en medio de una pandemia mundial o una jubilación repentina podrían obstaculizar su mayoría en cualquier momento. 

Y en un Senado que abunda en miembros de entre 70 y 80 años, siempre existe la posibilidad de que la salud de un miembro afecte el equilibrio de poder.

Leahy, de voz ronca, insistió en que "por supuesto" cumplirá el resto de su mandato.

Leahy no descartó postularse nuevamente en 2022 para un 9no. mandato: "Las últimas encuestas me muestran ganando fácilmente".

“Me alegro de que haya vuelto. Pero también es un recordatorio, en un Senado igualmente dividido, de lo rápido que pueden cambiar las cosas”, dijo el senador John Cornyn (Republicano por Texas): un demócrata ausente durante varios días podría devolver el equilibrio de poder a los republicanos.

Los ex senadores Johnny Isakson (Republicano por Georgia) -diagnosticado con Parkinson-, y Thad Cochran (Republicano por Misisipi), con dificultades en su salud, se jubilaron antes de cumplir sus términos completos.

Antes, el senador Frank Lautenberg (Demócrata por New Jersey), de 89 años; y Daniel Inouye (Demócrata por Hawaii), de 88 años, murieron en el cargo en 2013 y 2012, respectivamente. 

El retiro de Isakson condujo a un ascenso demócrata, mientras que la muerte de Lautenberg dio brevemente a los republicanos su escaño hasta que el senador Cory Booker (Demócrata por New Jersey) ganó una elección especial.

Ancianos

Hay 4 senadores mayores que Leahy: la demócrata Dianne Feinstein, de California; y los republicanos Chuck Grassley, de Iowa; tienen 87 años. 

Richard Shelby, de Alabama; y Jim Inhofe. de Oklahoma. tienen 86 años. 

Bernie Sanders (también senador por Vermont pero independiente), tiene 79 años.

Hay preguntas sobre la capacidad de algunos senadores de edad avanzada para cumplir con sus funciones. 

Por ejemplo, Feinstein, la miembro de mayor edad del Senado, renunció a la presidencia del Comité Judicial en septiembre luego de que el ala más liberal de su propio partido criticaran su manejo de la confirmación de Amy Coney Barrett ante la Corte Suprema.

La amenaza del coronavirus es otro problema que ha alterado el calendario del Senado. El líder republicano Mitch McConnell tuvo que modificar su calendario después de que algunos de sus colegas dieron positivo. 

Al final, sin embargo, pudo avanzar para confirmar a Barrett.

Republicanos

Los republicanos necesitan cambiar solo 1 escaño en 2022 para recuperar la mayoría del Senado. 

Pero, por ejemplo, Pensilvania y Carolina del Norte, 2 de los 3 estados defensivos republicanos más duros en el mapa del Senado 2022, ya tienen sucesiones abiertas:los senadores republicanos Pat Toomey y Richard Burr no desean postularse nuevamente. 

Tampoco el senador republicano por Wisconsin, Ron Johnson, porque él se había comprometido públicamente a sólo 2 mandatos, que ya está concluyendo.

El esfuerzo por retener a los republicanos que han ganado elecciones en estados difíciles se enfocó en el senador Rob Portman, de Ohio, quien sorprendió al anunciar que no buscará un 3er. mandato. 

Portman lo hizo mejor que la exsenadora de Maine, Olympia Snowe, quien en 2012 se retiró 2 semanas antes de la fecha límite de presentación de candidaturas.

El senador John Cornyn (Republicano por Texas), advirtió: "Si se van a jubilar, creo que lo correcto es hacerlo temprano para que otras personas tengan la oportunidad de ingresar".

Sin embargo, Johnson y otros senadores indecisos no parecen tener prisa. 

El senador Chuck Grassley (republicano por Iowa), que tiene 87 años, dijo a los periodistas que lo contactaran "dentro de varios meses". 

El senador Roy Blunt (Republicano por Montana), dijo que no tenía un cronograma particular sobre cuándo tomar una decisión oficial.