icon

Shell compra la red de carga de vehículos eléctricos N°1 del Reino Unido

ubitricity ha desarrollado un cable de carga inteligente: SmartCable. El usuario lleva el contrato de electricidad móvil, vinculado al SmartCable, junto al punto de carga. Los puntos de carga tecnológicamente ajustados casi no tienen coste de funcionamiento. Se pueden instalar prácticamente en cualquier lugar: en una pared, integradas en un poste de pie o incluso integradas en mobiliario urbano como el alumbrado público. 

ubitricity ha desarrollado un cable de carga inteligente: SmartCable. El usuario lleva el contrato de electricidad móvil, vinculado al SmartCable, junto al punto de carga. Los puntos de carga tecnológicamente ajustados casi no tienen coste de funcionamiento. Se pueden instalar prácticamente en cualquier lugar: en una pared, integradas en un poste de pie o incluso integradas en mobiliario urbano como el alumbrado público.

La imagen permite comprender el sistema de cargo de los alemanes de ubitricity, ahora propiedad de Shell.

Hoy día Shell sigue siendo petróleo pero quizás un día ya no lo sea.

¿Es negocio montar red de carga de energía eléctrica para automóviles y vendérsela luego a las petroleras que inician el giro de su matriz?

Si gran parte de esa red de carga depende de los postes de luz, ¿qué están haciendo las distribuidoras de energía eléctrica al respecto?

Royal Dutch Shell compra el 100% de Ubitricity, propietario de la red de carga más grande para vehículos eléctricos en el Reino Unido.

Shell expande su presencia a lo largo de la cadena de suministro de energía. 

Shell no reveló el precio a pagar por Ubitricity, fundada en Alemania, proveedor europeo líder de carga en la vía pública para vehículos eléctricos.

Los alemanes

Ubitricity se presenta así: "Nuestro enfoque de infraestructura proporciona una solución integral, económica y preparada para el futuro para la infraestructura de carga. Nuestro sistema ofrece las instalaciones de puntos de carga que ahorran más espacio del mercado y permite la mayor flexibilidad en la forma en que los usuarios cargan sus vehículos eléctricos. Junto con Siemens, nuestro socio, combinamos competencia y experiencia para ofrecerle una solución de carga galardonada."

Ubitricity integra la carga de automóviles eléctricos en la infraestructura de las calles, como postes de luz, y tiene más de 2.700 puntos de carga en el Reino Unido, lo que le otorga una participación de mercado del 13%. 

Shell dijo que la adquisición lo ayudaría a expandirse en la carga urbana: ya cuenta con más de 1.000 puntos de recarga rápida y ultrarrápida en 430 puntos de venta de Shell y más de 500 si se incluye a los que pertenecen a socios y afiliados en estaciones de servicio de autopistas y estaciones de servicio. 

Sujeto a la aprobación regulatoria, se espera que el acuerdo se cierre a finales de 2021.

Se espera que la carga en la calle se expanda rápidamente a medida que busquen mejores opciones los clientes que carecen de estacionamientos propios para cargar sus vehículos durante la noche.

El desafío

István Kapitány, quien dirige el negocio de movilidad de Shell, dijo: “Al trabajar con las autoridades locales, queremos apoyar al creciente número de clientes de Shell que quieren cambiarse a un [vehículo eléctrico] haciéndolo lo más conveniente posible para ellos”.

Al igual que sus competidores como Total y Repsol, Shell se ha expandido a lo largo de la cadena de suministro de electricidad en los últimos años, ya que busca construir un negocio que sea resistente a través de una transición energética hacia combustibles más limpios. 

Los inversores y los ecologistas han exigido que las empresas petroleras asuman una mayor responsabilidad por su papel a la hora de permitir el cambio climático, lo que ha obligado a las grandes empresas energéticas de Europa a hacer nuevos compromisos para sanear sus negocios.

Shell, tal como BP y otros, dijo en 2020 que se reconvertiría en un negocio de emisiones netas cero. Se espera que detalle su plan sobre cómo llegar allí el próximo mes en la actualización de su estrategia.

Si bien los principales líderes de la empresa planean acelerar el gasto en negocios más limpios, también desconfían de abandonar demasiado pronto las lucrativas divisiones de hidrocarburos heredadas .

Por ejemplo, mientras que la adopción de vehículos eléctricos se está acelerando, la flota mayoritaria es con motores tradicionales. Y se espera que la demanda de naftas y diésel se mantenga sólida durante las próximas décadas.

Algunos ejecutivos insisten que Shell no se está moviendo lo suficientemente rápido, considerando las demandas cambiantes del público, los inversores y los activistas climáticos.

La presión para tomar medidas climáticas ha aumentado durante 2020o

Los bloqueos, cuarentenas y prohibiciones de viaje redujeron drásticamente la demanda de petróleo y provocaron un colapso de los precios del petróleo.

Shell recortó su dividendo por 1ra. vez desde la 2da. Guerra Mundial, bajó su gasto y anunció que cesará 9.000 puestos de trabajo para recuperar sus utilidades perdidas.