icon

Moderna inicia Fase 1 de un refuerzo contra la cepa sudafricana

Moderna Inc. informó que su vacuna Covid-19 parecía proteger contra variantes emergentes del coronavirus en pruebas de laboratorio, pero como precaución comenzará a probar si una vacuna de refuerzo mejora las respuestas inmunes y está desarrollando una nueva vacuna dirigida a la cepa identificada por primera vez en Sudáfrica.

Los paramédicos en Tshwane, Sudáfrica, transportan a un paciente en una cámara de aislamiento cuando una nueva cepa del coronavirus se propagó en el país.

"En el caso de que este virus continúe mutando en esta dirección, y dentro de un año todavía esté circulando de alguna manera, creemos que es prudente que tengamos herramientas como una vacuna de refuerzo para abordar eso", dijo el presidente de Moderna, Stephen Hoge.

Moderna es una empresa estadounidense de biotecnología, especializada en el descubrimiento y desarrollo de fármacos y tecnologías que permitan la obtención de nuevas vacunas basadas exclusivamente en ARN mensajero.​​ Su nombre, anteriormente escrito ModeRNA, es el acrónimo de RNA Modificado.

Moderna Inc. dijo que su vacuna produce agentes del sistema inmunológico conocidos como anticuerpos neutralizantes contra variantes de virus emergentes probadas, incluidas las cepas identificadas por primera vez en el Reino Unido y Sudáfrica.

Estas nuevas cepas parecen propagarse más fácilmente de persona a persona, y hay indicios de que la variante del Reino Unido es más mortal que las formas anteriores del virus.

Moderna dijo que su vacuna indujo la producción de anticuerpos contra la cepa identificada por primera vez en el Reino Unido, conocida como B.1.1.7, a niveles comparables a las variantes anteriores. 

Sin embargo, los anticuerpos disminuyeron 6 veces contra la cepa identificada por primera vez en Sudáfrica, conocida como B.1.351.

Incluso con la disminución, dijo Moderna, la respuesta de anticuerpos inducida por la vacuna contra la variante B.1.35 se mantuvo por encima de los niveles que se espera sean protectores. La compañía dijo que espera que su vacuna estándar de dos dosis proteja contra las cepas emergentes hasta la fecha.

Fase 1

La compañía comenzará en un par de meses un estudio de fase 1 de la inyección de refuerzo dirigida a la variante sudafricana.

Así, probará si agregar una dosis de refuerzo de su vacuna original puede aumentar los niveles de anticuerpos contra las cepas virales emergentes.

"En el caso de que este virus continúe mutando en esta dirección, y dentro de un año todavía esté circulando de alguna manera, creemos que es prudente que tengamos herramientas como una vacuna de refuerzo para abordar eso", dijo el presidente de Moderna, Stephen Hoge, en un comunicado. 

Moderna dijo que espera que su vacuna de refuerzo, ya sea la vacuna original o la que apunta a la variante identificada por primera vez en Sudáfrica, se pueda administrar en combinación con otras vacunas.

Sudáfrica

Las variantes virales son nuevas versiones de un virus que surgen como resultado de pequeños cambios en su código genético. Durante el transcurso de la pandemia, ha habido varias variantes. 

Aquellos que demostraron ser capaces de propagarse de manera más eficiente se han vuelto más frecuentes, mientras que otros se esfuman. 

“Es como la selección natural, propia de la teoría de la evolución”, dijo Bettie Steinberg, viróloga y rectora de los Institutos Feinstein de Investigación Médica de Northwell Health.

En diciembre se identificó una variante de rápida propagación, conocida como B.1.1.7, en el Reino Unido , lo que provocó restricciones de viaje y un bloqueo generalizado allí.

Desde entonces, la variante del Reino Unido se ha detectado en China y otros países, así como en Colorado, California y Florida.

“Nos han informado que, además de propagarse más rápidamente, ahora también parece que hay alguna evidencia de que la nueva variante, la variante que se identificó por primera vez en Londres y el sudeste, puede estar asociada con un mayor grado de mortandad”, dijo el primer ministro británico, Boris Johnson.

En Sudáfrica, mientras tanto, los médicos e investigadores que luchan contra una segunda oleada de casos de Covid-19 están estudiando otra nueva variante y qué papel juega en la marea creciente de casos allí. 

La variante, conocida como B.1.351, se ha identificado en muestras que datan de octubre. 

No se ha detectado en USA aún. Los datos emergentes sugieren que esta variante podría ser mejor para evadir los anticuerpos las proteínas protectoras del sistema inmunológico que evitan que los virus ingresen a las células, y que es posible que las vacunas existentes deban actualizarse para que sean efectivas.

El corrector

Al igual que otros patógenos virales, el coronavirus se propaga al infectar células y luego reproducirse dentro de ellas, creando copias de sí mismo que se extienden por todo el cuerpo y luego se eliminan, infectando potencialmente a otras personas.

El proceso de reproducción implica copiar el código genético del virus, que contiene las instrucciones para construir generaciones sucesivas de partículas víricas o viriones. Pero el código no siempre se reproduce fielmente; a veces, el proceso de copia produce errores que los investigadores han comparado con errores tipográficos. Esto es lo que da lugar a nuevas variantes virales como las que han surgido recientemente.

Algunos virus tienen códigos genéticos de ADN, la misma molécula que transporta la información genética en las células humanas. Otros virus, incluido el coronavirus, se basan en una molécula relacionada conocida como ARN.

La mayoría de los virus de ARN carecen de un corrector de pruebas molecular, una proteína que busca errores y los corrige, por lo que "acumulan más errores tipográficos más rápidamente", dijo Bettie Steinberg, viróloga y rectora de los Institutos Feinstein de Investigación Médica de Northwell Health. 

Tener un corrector de pruebas también hace que los coronavirus sean tres veces más grandes que la mayoría de los virus de ARN, dijo Vineet Menachery, un experto en coronavirus de la Rama Médica de la Universidad de Texas. Eso les da una ventaja, agregó: "Significa que pueden codificar más proteínas para antagonizar la respuesta inmune".