icon

Informe especial sobre la vacunación en Israel contra covid-19

La tasa de reproducción del coronavirus en Israel, que refleja la capacidad de propagación de la enfermedad, ha caído por debajo de 1 por primera vez en al menos un mes y medio, mostró una actualización del Ministerio de Salud. Israel es un caso exitoso, más allá de algunos problemas con Pfizer BioNTech.

El Ayuntamiento de Jerusalem lanza la iniciativa “Melavim ve Mitchasnim” (Acompañar y vacunarse), en la que los jóvenes de Jerusalem Oriental que acompañen a una persona mayor a vacunarse podrán recibir la vacuna ellos mismos.

Las clínicas de salud de Israel están utilizando la vacuna desarrollada por Pfizer BioNTech, que debe almacenarse a temperaturas ultrabajas y usarse en un corto período de tiempo después de desembalarse. Las dosis tienen una vida útil corta y no se pueden volver a congelar, por lo que las clínicas se esfuerzan por utilizar todas las dosis que extraen.

Centro de vacunación en Israel.

La tasa de reproducción del coronavirus en Israel ha caído por debajo de 1, lo que significa que cada persona infectada con la enfermedad la está transmitiendo en promedio a menos de 1 persona (0,99): número clave para revertir la alta morbilidad, ya que el país también cruza el umbral de más de 3 millones de personas vacunadas.

El Ministerio de Salud anunció el lanzamiento de una campaña para sensibilizar al sector haredi (ultraortodoxo) sobre el riesgo de la pandemia y la necesidad de acatar las reglas. 

El número de infectados y muertes entre los ultraortodoxos ha sido especialmente dramático, al igual que las violaciones de las pautas de salud reportadas en las ciudades y vecindarios haredi.

Si bien la situación en Israel sigue siendo grave, con el número de pacientes en condiciones críticas que ejercen una presión sin precedentes en el sistema de salud y el número de nuevos casos diarios per cápita entre los más altos del mundo, el país también continúa vacunando a un ritmo récord.

Más de 3 millones de personas han recibido al menos la primera dosis, incluido el 80% de los mayores de 60 años. Además, alrededor de 800.000 israelíes ya recibieron las 2 dosis contra el virus.

Si bien actualmente la posibilidad de vacunarse está restringida a personas mayores de 40 años, así como al personal médico, maestros y personas que padecen afecciones preexistentes, los expertos recomiendan abrir el sistema a la población en general.

Adultos mayores

El Ayuntamiento de Jerusalem lanzó la iniciativa “Melavim ve Mitchasnim” (Acompañar y vacunarse), en la que los jóvenes de Jerusalem Oriental que acompañen a una persona mayor a vacunarse podrán recibir la vacuna ellos mismos.

El profesor Nachman Ash, el encargado de diseñar la estrategia de Israel para enfrentar la pandemia, confirmó la iniciativa, una idea del alcalde Moshe Lion.

La jugada estratégica es parte del plan del municipio para promover la campaña de vacunación contra el coronavirus en Jerusalem Oriental, ya que hubo un menor nivel de miembros de la comunidad árabe que se han vacunado. 

Se ha puesto en marcha con el fondo de salud Clalit, y otros fondos sanitarios seguirán su ejemplo en breve.

“Estoy muy contento de que el profesor Nachman Ash haya accedido a mi petición y haya permitido el lanzamiento de la iniciativa en el este de la ciudad”, dijo Lion en un comunicado. “Hago un llamamiento a todos los residentes de Jerusalem Este, y de toda la ciudad, para que se vacunen, le ganen al coronavirus y promuevan la tan esperada vuelta a la rutina”.

Los rusos

En tanto, el multimedios ruso RT comentó que más de 12.400 personas en Israel dieron positivo por coronavirus después de ser vacunadas con la 1ra. dosis de Pfizer / BioNTech, incluidas 69 que habían recibido su 2da. dosis, según el Ministerio de Salud israelí.

Unas 189.000 personas se sometieron a pruebas de Covid-19 después de ser vacunadas, y el 6,6% obtuvo un resultado positivo, según datos del ministerio informados por medios israelíes. 

Al parecer, la mayoría se infectó poco después de recibir el 1er. pinchazo de la vacuna de 2 dosis, un período en el que no se espera que la inoculación haya comenzado todavía.

Sin embargo, 1.410 personas dieron positivo 2 semanas después de la 1ra. inyección, momento en el que la inmunidad parcial ya debería haber hecho efecto.

Israel comenzó a administrar la dosis N°2 hace casi 2 semanas, siendo el 1er. ministro Benjamin Netanyahu el pionero.

Pfizer dijo que se produce un aumento en la inmunidad entre el día 15 y el día 21 después de la dosis N°1, cuando la eficacia de su vacuna aumenta del 52% al 89%. 

Según ensayos anteriores, la protección que ofrece la vacuna alcanza el nivel del 95% cuando se cumple 1 semana de la dosis N°2.

Pero el jefe de la lucha contra el coronavirus de Israel, Nachman Ash, se quejó sobre la protección insuficiente proporcionada por la dosis N°1 de la vacuna Pfizer BioNTech. 

Resultó ser "menos eficaz de lo que habíamos pensado" y "más bajo de lo que presentó Pfizer", dijo Ash, citado por Army Radio, emisora del Ejército israelí.

Sin embargo, el jefe de la unidad de infección del Centro Médico Sheba, donde Netanyahu recibió sus 2 dosis, dijo a los medios israelíes que la vacuna Pfizer "funciona maravillosamente" después de 2 dosis. 

Según el profesor Gili Regev-Yohai, 102 de los médicos del centro fueron evaluados 1 semana después de completar el curso de vacunación, y todos menos 2 mostraron niveles de anticuerpos entre 6 y 20 veces más altos que 7 días antes.

El desafío

Israel ya ha administrado la primera dosis de la vacuna a más de 3 millones de adultos en una población total de 9 millones, una proporción mucho más alta que cualquier otro país. Aproximadamente 800.000 israelíes han recibido ambas dosis. 

El éxito de la vacunación de Israel, acompañado de un aumento en los casos de Covid-19, se debe 

** al sistema de atención médica universal del país, 
** su conocimiento de la tecnología y 
** su territorio pequeño. 

Pero también a que israelíes han aprovechado la oportunidad de vacunarse. 

El gobierno espera vacunar a todos los adultos antes que concluya marzo. 

Pero en Israel, a causa de la logística implementada, se está vacunando también a muchas personas no elegibles. 

Las clínicas de salud de Israel están utilizando la vacuna desarrollada por Pfizer BioNTech, que debe almacenarse a temperaturas ultrabajas y usarse en un corto período de tiempo después de desembalarse. Las dosis tienen una vida útil corta y no se pueden volver a congelar, por lo que las clínicas se esfuerzan por utilizar todas las dosis que extraen.

Dosis para todos

Entonces, el sistema de atención médica de Israel, que se administra a través de 4 redes de clínicas, ha estado distribuyendo vacunas en exceso, y las enfermeras con frecuencia envían invitaciones no autorizadas en WhatsApp que luego se comparten ampliamente en las redes sociales. 

Por un lado, es malo porque no se respetan las prioridades; pero por otra parte es bueno, porque ayuda a la inmunidad colectiva.

“[Aquellos] que quieran vacunarse están invitados a la clínica en 21 Herzl St. [en] Hadera”, uno de esos mensajes anunció a un grupo de Facebook llamado “Vacunas Corona entre amigos”, que tiene 62.000 miembros. "Dijeron que no hay límite de edad".

"¡Gracias, pudimos vacunarnos!" alguien respondió a la mañana siguiente.

En realidad, los trabajadores de la salud no pueden enviar mensajes como ese. Pero una enfermera dijo que los funcionarios tienden a mirar hacia otro lado. 

“Hay toneladas de citas vacías, por lo que nadie le quita las dosis a nadie”, dijo la enfermera anónima. 

El gobierno ha tomado medidas enérgicas contra algunos hospitales que han violado las reglas. A principios de mes, dejó de proporcionar vacunas al Centro Médico Sourasky, en Tel Aviv, que había vacunado a miles de maestros en la céntrica plaza Rabin. 

El gobierno argumentó que el hospital había violado las pautas de vacunación, lo que el hospital impugnó. 9 días después, el hospital anunció que reabriría la clínica. 

También ha habido informes de que los empleados de los hospitales israelíes están obteniendo vacunas para los miembros de su familia. Los empleados de la Oficina del Primer Ministro han recibido dosis a pesar de no ser elegibles, según The Times of Israel. 

Los israelíes no solo han ido a las clínicas de su ciudad natal. Miles de judíos israelíes se han dirigido a las aldeas árabe-israelíes, donde ha habido una menor participación en la campaña de vacunación que en las comunidades judías.