icon

Biden pone foco en la salud y el medioambiente, pero habrá que esperar la gestión

El flamante nuevo presidente de Estados Unidos firmó una orden ejecutiva para unirse nuevamente al Acuerdo de París. También ordenó evitar la salida del país de la Organización Mundial de la Salud. 

Estados Unidos es el segundo mayor emisor de dióxido de carbono (CO2) pero salió del Acuerdo de París en noviembre de 2019.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, expresó que "ahora es el momento de la unidad", haciendo referencia a la permanencia de Estados Unidos en la Organización Mundial de la Salud.

Joe Biden buscó diferenciarse de Donald Trump y repitió durante la campaña presidencial que “tenemos una obligación moral” respecto a la crisis climática.

Tras su asunción como presidente de Estados Unidos, Joe Biden ha firmado la orden ejecutiva para que el país se una nuevamente al Acuerdo de París. El compromiso fue asumido por 194 naciones hace 5 años y busca mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2°C. 


Sus decisiones en esta materia no pasarán desapercibidas, dado que es el segundo país que libera más emisiones de dióxido de carbono a la atmosfera. 


"Esperamos el liderazgo de Estados Unidos en la aceleración de los esfuerzos globales hacia las cero emisiones netas, incluyendo la presentación de una nueva Contribución Determinada a Nivel Nacional con objetivos ambiciosos para 2030 y dotados de la financiación necesaria antes de la COP26 en Glasgow a finales de este año", expresó el Secretario General de la ONU, António Guterres. 


El pedido para volver al Acuerdo de París tomará 30 días para que se formalice. No obstante, lo que será realmente decisivo serán las medidas posteriores que tome durante su mandato en beneficio del medioambiente. 


Durante el debate presidencial, Biden contó que su plan es crear nuevos empleos y unas quinientas mil estaciones de recarga en autopistas de Estados Unidos para dominar el mercado de autos eléctricos. 


Por otro lado, resta esperar la orientación que tome su gestión respecto a otros temas controversiales, tales como el fracking. Respecto a la práctica, dijo algunos meses atrás que "nunca dije que me opongo al fracking: dije no al fracking en terrenos federales".  



Nuevos lazos con la OMS y COVAX


El nuevo mandatario también firmó otra orden ejecutiva que evita la salida de Estados Unidos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), proceso iniciado por su antecesor Donald Trump.


"Apoyar a la OMS es absolutamente fundamental para los esfuerzos del mundo por una respuesta mejor coordinada contra COVID-19", dijo Antonio Guterres (ONU) 


En esta línea, Estados Unidos también anunció que se sumará al mecanismo COVAX, diseñado por la OMS para garantizar un reparto equitativo de las vacunas contra la COVID-19 en todo el mundo.  


Así lo anunció el científico Anthony Fauci, nuevo representante de la administración de Biden. Además, dijo que el país apoyaría el "Acelerador ACT", un sistema similar a COVAX pero que busca diversificar las herramientas de diagnóstico y terapéuticas para coronavirus. 


Los anuncios que otorgan prioridad a la salud y el medioambiente crean un clima de ilusión y expectativa en Estados Unidos y el mundo. Sin embargo, como hasta ahora son solo compromisos de palabras, habrá que esperar a ver las medidas que se tomen en la propia gestión.