icon

Pfizer recibe una buena noticia aunque las presiones crecen y no da abasto

La vacuna ha demostrado ser efectiva contra la nueva mutación británica de coronavirus. Pero la demanda crece y los países deberán trazar nuevos plazos para sus planes.

México e Italia se ven obligados a ralentizar sus planes de vacunación masiva por la demora de Pfizer.

La mutación "británica" de coronavirus (VOC-202012/01 o B.1.17) se identificó por primera vez en octubre y se expandió rápidamente por el mundo por encima de otras cepas.

La vacuna de Pfizer-BioNTech informó una efectividad del 52% después de la primera dosis y del 95% después de la segunda.

La vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech demostró ser efectiva contra la denominada cepa “británica” de COVID.


Con la noticia se calmaron los temores de las empresas, así como de los países que ya avanzaron con las compras de las primeras y segundas dosis.


La nueva mutación (VOC-202012/01 o B.1.17) se expandió rápidamente por el mundo, incluso sobre otras variantes conocidas hasta el momento. Ante la inminencia del problema, las farmacéuticas debieron estudiar si sus fármacos seguían siendo efectivos.


Actualmente, la compañía estadounidense y la alemana confirmaron que su vacuna sigue en carrera para lograr la inmunidad en los países que ya establecieron contratos. 

 


Presiones y demanda creciente

Desde el inicio de la producción de vacunas alrededor del mundo, se preveía el problema de la alta demanda y la falta de disponibilidad. Tal es el caso de Pfizer actualmente, que obliga a algunos países a ralentizar sus campañas. 


Particularmente son México e Italia los países que reconocieron la falta de dosis para alcanzar sus objetivos, en un contexto de casos positivos crecientes y aumento de muertes en Estados Unidos, Europa, Latinoamérica, África y Asia parcialmente. 

 
En el primer caso, el país liderado por AMLO esperaba ayer el doble de las 220 mil vacunas que recibió. Frente a la demora, Salud anunció que la fase del plan de vacunación cuyo término estaba previsto para el 31 de enero y destinado al personal sanitario, se retrasará hasta el 15 de febrero.  


Es decir que muchos deberán esperar un mes para ser inoculados con la segunda dosis. 


El caso italiano no difiere significativamente. Allí ya se administraron 1.187.920 dosis, aunque deberán esperar para recibir las restantes. Para esta semana se esperaban cerca de 400 mil dosis, pero solo llegaron 48 mil hasta el momento. 


El director de la Agencia Italiana de Medicamentos, Nicola Magrini, dijo que tiene una "grave preocupación" por el retraso. 


Los incumplimientos de Pfizer BioNTech también fueron criticados por otros países como Dinamarca, Estonia, Finlandia, Lituania, Letonia y Suecia.