icon

Volkswagen dará batalla a Tesla

El software defectuoso retrasó una oferta del mayor fabricante de automóviles del mundo por el dominio de los vehículos eléctricos. La canciller alemana, Angela Merkel, posó con el director ejecutivo de Volkswagen, Herbert Diess, en noviembre de 2019, cuando la compañía comenzó a producir en masa su automóvil eléctrico ID.3.

Decenas de miles de propietarios de ID.3 tendrán que traer sus autos al servicio técnico para instalar el nuevo software.

La canciller alemana, Angela Merkel, posó con el director ejecutivo de Volkswagen, Herbert Diess, en noviembre de 2019, cuando la compañía comenzó a producir en masa su automóvil eléctrico ID.3.

Durante años, los líderes de la industria y los analistas consideraron al hardware más importante que el software. Pero la producción de automóviles a combustible con un diseño exquisito no se traduce en conocimientos de codificación.

William Boston escribió para The Wall Street Journal un informe especial desde Zwickau, Alemania:

"5 años y casi US$ 50.000 millones es la mayor apuesta de la industria automotriz en vehículos eléctricos de Volkswagen. El director ejecutivo Herbert Diess y su invitada, la canciller Angela Merkel, se anticiparon a festejar cuando el primer ID.3, la tan esperada respuesta de Alemania a Tesla, salió de la línea de montaje.

El evento en la planta de vehículos eléctricos insignia de la compañía hace poco más de 1 año marcó un ´cambio sistémico del motor de combustión al vehículo eléctrico´, dijo Thomas Ulbrich, líder del esfuerzo ID.3.

El coche, sin embargo, no funcionó tal como se anunciaba.

Podía conducir, girar en las esquinas y detenerse en 1 metro. Pero las características de tecnología sofisticada que VW había prometido estaban ausentes o rotas. Los programadores de la compañía aún no habían descubierto cómo actualizar el software del automóvil de forma remota. Su pantalla de visualización frontal futurista que se suponía que mostraba la velocidad, las direcciones y otros datos en el parabrisas no funcionaba. Los primeros propietarios comenzaron a informar sobre cientos de otros errores de software".



El problema
Después de años de desarrollo, Volkswagen decidió en junio 2020 retrasar el lanzamiento y vender el primer lote de autos sin una gama completa de software, a la espera de una actualización futura, que ahora está programada para mediados de febrero 2021.

Decenas de miles de propietarios de ID.3 tendrán que traer sus autos al servicio técnico para instalar el nuevo software.

´Después de eso, el software se actualizará periódicamente en forma inalámbrica´, dijo Ulbrich en una entrevista.

Volkswagen, el mayor fabricante de automóviles del mundo, ha gastado más que todos sus rivales en una oferta global de los operadores de automóviles para vencer a Tesla.

Durante años, los líderes de la industria y los analistas señalaron a la empresa alemana como evidencia de que, una vez desatada, el poder financiero puro de la 'vieja guardia' junto con décadas de excelencia en ingeniería acabaría con el inicio de Elon Musk.

Pero no consideraron que los vehículos eléctricos son más software que hardware. Y la producción de automóviles a combustible con un diseño exquisito no se traduce en conocimientos de codificación.


Los jugadores tradicionales

La debacle del ID.3 está elevando la temperatura en Volkswagen.
Diess casi perdió su trabajo en medio de una revuelta del poderoso sindicato IG Metall de Alemania y la ira de los accionistas por el lanzamiento fallido del Golf-8, el sostén de la marca VW, y el lanzamiento fallido del ID.3.

Fue despojado de su liderazgo de la marca VW, el negocio más grande de VW, pero siguió como director ejecutivo de toda la empresa sin responsabilidad operativa diaria.

El ID.3 está ganando terreno, vendiendo más que el Model 3 de Tesla en Europa en diciembre, según Jato Dynamics, con ventas impulsadas por un precio que es aproximadamente US$ 12.000 menos que el modelo de Tesla, y por la decisión de Alemania de aumentar los incentivos para las compras de vehículos eléctricos.

El ID.3 también ha recibido críticas negativas en la prensa especializada y todavía le faltan características clave.

Desde que Tesla lanzó su primer automóvil en 2008, ´existía la sensación de que los jugadores realmente serios vendrían a escena´, dijo Peter Rawlinson, director ejecutivo de la startup de automóviles eléctricos Lucid Technologies y ex ingeniero jefe del Model S de Tesla. Ahora, ´Los alemanes finalmente han llegado, y no son tan buenos como Tesla´.

Otros fabricantes de automóviles tradicionales, incluidos General Motors, Ford, Renault, Peugeot y Toyota, están lanzando nuevos modelos eléctricos al mercado este año. No mantenerse al día podría rediseñar el mapa mundial del automóvil, lo que costaría a los fabricantes de automóviles alemanes (Volkswagen, BMW y Daimler) su posición de liderazgo en productos de alta gama.


Las lecciones

Diess está sacando lecciones de los errores del proyecto ID.3 mientras revisa el esfuerzo de software de la compañía para prepararse para un modelo sucesor, denominado ID.4, que saldrá a la venta en USA finales de 2021 y se producirá al principio en Europa y China y desde 2022 en Chattanooga, Tennessee, también.

VW dice que el ID.4, su primer automóvil totalmente eléctrico que se venderá en todo el mundo, cumplirá las promesas de su predecesor.

´Para tener éxito en este nuevo mundo y asegurar la prosperidad de muchas personas ... VW debe cambiar por completo´, escribió Diess en LinkedIn.

Cuando Diess, entonces director de la marca VW, lanzó su primer esfuerzo de vehículos eléctricos hace 5 años, le pidió a Fredmund Malik, un economista austriaco, que realizara un “taller de sintegración” para ejecutivos de marca senior. El objetivo, dijo el profesor Malik, era persuadir a los gerentes en zona de confort por la alta rentabilidad de su empresa, que Tesla representaba una amenaza existencial.

Un segundo taller se llevó a cabo un mes después, después de que VW fuera expuesto por hacer trampa con las emisiones de diesel.
 
Diess quería aprovechar la sacudida de la crisis para superar la oposición interna a los vehículos eléctricos, dijo el profesor Malik. Fue en esta reunión que VW decidió construir lo que se convertiría en el ID.3, completo con software personalizado para ejecutar el vehículo y las aplicaciones en el automóvil.

El software se ha estado ejecutando en automóviles a combustible durante años. Un vehículo de pasajeros promedio generalmente incluye alrededor de 80 piezas equipadas con chips que realizan tareas discretas. Estos chips ejecutan un código que permanece estático durante la vida útil de un automóvil.

Con el cambio a la electricidad, la informática se ha convertido en el corazón del vehículo, con un procesador central que administra la batería, hace funcionar los motores eléctricos, los frenos, las luces y otros sistemas críticos, así como características adicionales como entretenimiento o calefacción en los asientos.

Al igual que un automóvil a nafta debe recibir mantenimiento con regularidad, un vehículo eléctrico moderno puede recibir actualizaciones de software para mejorar la seguridad y el rendimiento, ofrecer nuevos servicios en el automóvil o desbloquear fuentes de ingresos para el fabricante.

"La clave es llevar este sistema distribuido en el automóvil, docenas, si no cientos, de aplicaciones, y centralizarlo todo", dice Danny Shapiro, director senior de automoción de Nvidia Corp., el fabricante de chips gráficos que se ha convertido en un actor de tecnología de conducción de automóviles.

No es sencillo. "Esto es muy complejo, especialmente con un automóvil donde el nivel de seguridad es crítico. No se puede simplemente activar un interruptor y ser una empresa de software", explicó. Pero la experiencia al día de hoy demuestra que no es sencillo aunque sea el N°1 del mundo en motores a combustión. El fútbol no es béisbol.