icon

Sismo en San Juan: "La posibilidad de que vuelva a suceder es del 100 por ciento"

Tal como el precedente histórico indica, habrán más terremotos de igual, menor o mayor magnitud. Para el ingeniero y experto en sismos, Roberto Terzariol, la diferencia con los anteriores es que cada vez más las construcciones son sismorresistentes y los daños son menos.

El sismo ocurrido a las 23:46 del lunes pasado en la localidad de Villa Media Agua fue de una magnitud de 6.4.

Durante el terremoto de San Juan de 1944 murieron más de 10 mil personas, en gran medida porque las construcciones aún no eran sismorresistentes.

Los sismos o terremotos son ocasionados por el movimiento de las placas tectónicas, que chocan entre sí y mueven la corteza terrestre formando grietas.

Afortunadamente, el sismo ocurrido a las 23:46 del lunes en Media Agua, San Juan, no dejó daños significativos. Cinco heridos, 19 familias evacuadas, algunas roturas en casas y la grieta en la ruta nacional 40. 


No obstante, "la posibilidad de que vuelva a suceder es del 100%", según el ingeniero civil y experto Roberto Terzariol, quien ejerce como Secretario General de la Universidad Nacional de Córdoba y ha colaborado en la redacción del Reglamento para Construcciones Sismorresistentes de 1983. 


"Es seguro que alguna vez en la historia volverá a ocurrir lo mismo, o incluso algo más grande. Porque es una falla geológica que naturalmente se mueve, al igual que en Chile, Estados Unidos y todo el mundo", explicó. 

 

¿Se puede saber cuándo sucederá nuevamente? 

No se sabe, ni hay forma de saberlo. Se puede obtener una probabilidad, pero solo tenemos registros de lo que pasó desde hace 500 años en América, nada más. A lo mejor 2 años antes de que llegara Colon hubo un terremoto y nunca lo sabremos. El margen de error de la probabilidad es muy grande. 

 

¿Qué fue lo que pasó la madrugada del martes en San Juan? 

La Tierra está fracturada por bloques muy grandes, llamadas placas continentales. Estas placas chocan entre sí y mueven la corteza terrestre formando grietas. Para dar una idea: si vas a la Cordillera podés encontrar fósiles marinos desde allá arriba. Eso significa que antes que chocara la placa de Sudamericana con la Nazca, esas rocas estaban en el fondo del mar y se levantaron a causa de terremotos 

 

¿Hay antecedentes de lo que pasó? 

Sí, en el 44 y en el 77. En esos casos las intensidades fueron muy fuertes porque no había construcciones sismorresistentes. El de 1944 es muy conocido porque se cayó todo y murieron más de 10 mil personas. Ya para el 77 hubo menos daños y muertes porque comenzaron a exigirse. Por eso el sismo de anteayer generó pocos daños. Esto demuestra que al hacer las cosas bien, se evitan muchos males. 

 

Terzariol resalta la diferencia entre magnitud e intensidad. La primera es una medida objetiva cuantitativa, que registra la liberación de energía de un terremoto. Pero la intensidad es cualitativa, no se puede medir sino estimar, "tiene que ver con el nivel de daños, un mismo sismo puede tener muchísimas intensidades dependiendo del lugar". 



Luego del sismo de 6.4 en la escala Richter hubo una serie de réplicas de entre 4.1 y 4.9 grados que se sintieron ayer en localidades sanjuaninas, de acuerdo al INPRES (Instituto Nacional de Prevención Sísmica). 


¿Eran esperables estos movimientos? 

Totalmente. Después de las fallas, las rocas se tienen que terminar de acomodar. Esas son las réplicas, que en general son de menor magnitud que el anterior.  

 

¿Qué recomendaciones se pueden dar para las personas en momentos de sismos? 

Lo mejor es estar en un lugar sin construcciones. Es decir que estar en la plaza es mejor que estar en casa. La gran mayoría de las muertes en terremotos es por cosas que caen sobre la cabeza. Por eso, si uno está afuera, quedarse ahí y si está adentro, ponerse por debajo de una mesa, de una viga de la construcción, de una puerta o en cuclillas cubriéndose la cabeza con las manos.