icon

Tras el terremoto, la minera Barrick deberá dar respuestas

La pregunta que inquieta a los ambientalistas del país es si hubo o no derrames de cianuro a causa de los temblores. No sería la primera vez. Tampoco sería la primera vez que se cometen crímenes medioambientales y pasan desapercibidos. 

Primeras imágenes de las consecuencias del terremoto de 6.8 en San Juan.

En septiembre de 2015, el emprendimiento minero Veladero vertió más de un millón de litros de solución cianurada al Río Potrerillo de San Juan.

Un sismo o terremoto es el rompimiento repentino que las rocas del interior de la Tierra. Esta imagen corresponde al sismo de noviembre del año pasado en Salta y Jujuy, de 5.9 en la escala de Richter.

Un terremoto es la ruptura de las rocas del interior de la Tierra, que provocan ondas de energía y el consecuente movimiento del terreno superficial.


Anoche se registró un sismo de 6.4 grados en la escala de Richter en San Juan, cuyo epicentro fue a 57 kilómetros de la capital. También se sintió en Córdoba y Mendoza.  


De acuerdo al Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES), el punto de mayor intensidad sucedió a las 23:46:22 a 8 kilómetros de profundidad. 


Ante la inminencia del fenómeno, en toda la región los vecinos se conmovieron y buscaron refugiarse en lugares seguros. Al poco tiempo, el gobernador sanjuanino, Sergio Uñac, comunicó que no se registraron víctimas fatales, aunque sí 3 personas con traumatismos y algunas evacuadas.  


 

El miedo y la respuesta que se aguarda

La historia reciente de San Juan con los terremotos es poco feliz. A pesar que en la región son frecuentes los movimientos sísmicos, hace aproximadamente 5 años un fenómeno de estas características provocó el derrame de 1 millón de litros de agua contaminada en la cuenca del río Jáchal. 


Este afluente es uno de los cursos de agua más importantes de la provincia ya que nace del mismo deshielo. Además, es la fuente natural de agua más importante para consumo y uso agrícola e industrial en el valle de Jáchal.


Desde la llegada de la canadiente Barrick Gold a la región, el río se convirtió en uno de los más contaminados del país por la alta mineralización.


La propia empresa a cargo de la explotación minera confirmó dicha cifra al juez a cargo de la investigación por negligencia humana y daño ambiental.  


Sin embargo, con el tiempo la compañía se encargó de minimizar los riesgos del cianuro en el agua y los pobladores aún consumen y conviven con los miles de litros contaminados. 


La causa del derrame se le atribuye a una supuesta falla en una válvula provocada por el sismo. Sin embargo, por la ineficacia de la respuesta, tanto la empresa como el gobernador de San Juan fueron denunciados por incumplimiento del protocolo correspondiente. 


Por eso, cuando el suelo volvió a temblar anoche, los pobladores y defensores del ambiente de todo el país volvieron a temer una nueva contaminación de las aguas.


Al respecto, Greenpece resume 4 razones por las que la minera en San Juan ya debería estar cerrada:  


1) “En septiembre de 2015, en uno de sus derrames, vertió más de un millón de litros de solución cianurada al Río Potrerillo de San Juan. Este vertido además contaminó otros cuatro ríos. 


2) Produjo cuatro derrames: tres en Veladero y uno en Lama. 


 3) El Artículo 264 del Código de Minería establece el cierre definitivo de la mina luego de tres infracciones graves. Veladero ya llegó (pasó) a las tres infracciones y, sin embargo, solo obtuvo suspensiones.   


 4) La mina Veladero es una amenaza constante para el medio ambiente y las comunidades”.