icon

La banca de inversión puede extrañar en breve a Donald Trump

El Partido Demócrata reúne a sectores moderados y otros más virulentos en el enfoque sobre el capital financieo, las compras 'apalancas', las emisiones de deuda, la concentración de negocios y la presión impositiva. Resultará muy interesante evaluar quién gana y quién pierde, cómo Joe Biden intenta conceder a cada uno algún rol en lo que viene para no perder legisladores pero permitir que la economía retome impulso productivo y no sólo sea un casino en Wall Street.

Sherrod Campbell Brown es el senador sénior de Ohio, por el Partido Demócrata. Antes fue Representante. En el Senado, él fue presidente de la Subcomisión de Agricultura sobre el Hambre, Nutrición y Granjas Familiares; y del Subcomité Bancario sobre Política Económica. También es miembro del Comité de Finanzas, de la Comisión de Asuntos de Veteranos, y el Comité Restringido de Ética. A partir de enero de 2015, Brown se convirtió en el miembro demócrata de mayor rango en el Comité de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos. Sherrod Brown apoya el plan de Warren y será el presidente del Comité Bancario del Senado. Él ha prometido una legislación dirigida a la industria.

Ronald A. Klain es un abogado y asesor político estadounidense, quien ha desempeñado varios cargos en las administraciones de Bill Clinton y Barack Obama. Miembro del Partido Demócrata, fue jefe de Gabinete de los vicepresidentes Al Gore y Joe Biden, quien lo pone ahora al frente de la Casa Blanca. Ron Klain fue asesor general de la firma de capital de riesgo Revolution.

Andrew Kerwin Maloney es el presidente y director ejecutivo del American Investment Council, una asociación para empresas e inversores de capital privado. Maloney trabajó en la Asamblea General de Virginia antes de comenzar la escuela de leyes en la Facultad de Derecho de Columbus en la Universidad Católica de América. Luego se desempeñó como funcionario en la Cámara de Representantes, incluyendo un trabajo junto a Tom DeLay cuando era el líder de la mayoría de la Cámara. Luego fue lobbyista o cabildero, director ejecutivo de Relaciones gubernamentales de la agencia Ogilvy y en Hess Co., y jefe del equipo del senador y ex presidenciable Mitt Romney. El problema es que fue secretario adjunto del Tesoro para Asuntos Legislativos de Donald Trump. Quizás no sea el mejor interlocutor con Elizabeth Warren...

Muy interesante el artículo periodístico de Zachary Warmbrodt en la web Politico, de WDC:

Las firmas de capital privado hicieron todo lo posible por Joe Biden en las elecciones de 2020, dando a su campaña 6 veces más dinero del que donaron al presidente Donald Trump. Eso no les cae muy bien a los demócratas progresistas en el Congreso.

Los legisladores demócratas están listos para tomar medidas enérgicas contra la industria financiera, que dicen que amenaza tanto a la economía como a los trabajadores a través de sus adquisiciones cargadas de deudas de empresas, en actividdades que van desde el cuidado de la salud hasta la alimentación, a veces seguidas de dolorosas reestructuraciones y despidos masivos.

** La senadora Elizabeth Warren (Demócrata por Massachusetts), el mayor enemigo del capital privado en Washington DC, impulsará una serie de reformas radicales destinadas a detener lo que ella llama "saqueos de Wall Street". 

** El senador Sherrod Brown (Demócrata por Ohio), quien apoya el plan de Warren y será el presidente del Comité Bancario del Senado, ha prometido realizar audiencias y espera una legislación dirigida a la industria. 

** El senador Ron Wyden (Demócrata por Oregon), dice que reducirá los beneficios fiscales como presidente del Comité de Finanzas, lo que podría tener un impacto significativo en los resultados de las empresas.

Diferencias

La situación está provocando ya un enfrentamiento con los demócratas moderados, que dicen que el capital privado es una herramienta crucial para mantener el flujo de capital hacia las empresas e impulsar el crecimiento económico. 
Pero los progresistas, ahora envalentonados por el control total del Partido Demócrata sobre Washington, no dan señales de retroceder.

"Necesitamos reformas para frenar la industria del capital privado", dijo Warren a Politico. 

"Es hora de empoderar a los trabajadores, salvaguardar el sistema financiero y proteger a las pequeñas empresas al responsabilizar a las empresas depredadoras por las prácticas abusivas que llenan los bolsillos de los ricos a expensas de todos los demás", agregó ella.

Warren ha intensificado en los años recientes una cruzada contra las llamadas 'adquisiciones apalancadas', que utilizan dinero prestado para adquisiciones, y está ganando apoyo para el movimiento después del despido de 33.000 trabajadores en Toys "R" Us y otras marcas históricas, que fueron objeto de transferencias. 

Ella y sus aliados también han tratado de resaltar las preocupaciones de que las empresas absorbidas por las firmas de inversión abusen de los consumidores y que las adquisiciones estén acelerando la consolidación corporativa.

La esperanza de la industria

Los ejecutivos de capital privado hicieron avances significativos con Biden antes de las elecciones. Líderes de la industria como Jonathan Gray, de Blackstone; y Joshua Bekenstein, de Bain Capital, fueron los principales patrocinadores financieros de su carrera presidencial.

Los empleados de firmas de inversión y capital privado contribuyeron con US$ 3,5 millones a la campaña de Biden, en comparación con los US$ 560.000 para la de Trump, según el Center for Responsive Politics, que rastrea las contribuciones políticas.

Biden, por su parte, ha pedido aumentar los impuestos sobre las ganancias de capital para las personas que ganan US$ 1 millón o más, otra medida que afectaría al capital privado.

Pero a los 'cabilderos' (influyentes) les alienta que el Presidente electo haya comenzado a poblar su Administración con funcionarios que tienen vínculos con la industria. 

** El jefe de Gabinete entrante de Biden en la Casa Blanca es Ron Klain, quien fue asesor general de la firma de capital de riesgo Revolution. 

** El director del Consejo Económico Nacional de Biden será Brian Deese, recientemente el jefe de inversión sostenible en el administrador de activos BlackRock. 

** El zar de respuesta de Biden al Covid-19 será Jeff Zients, quien fue director ejecutivo de la firma de inversiones Cranemere, y ahora se centrará en la crisis de salud pandémica.

El choque

Los representantes de capital privado esperan que el grupo central de asesores económicos de Biden los escuche y que quieran mantener el flujo de capital a medida que el país se recupera de la pandemia. 

Es probable que las empresas promocionen compromisos con la diversidad y el cambio climático, que son de alta prioridad para la Administración Biden.

"La industria de capital privado está trabajando en Ohio, Massachusetts y en todo Estados Unidos para salvar empleos y fortalecer empresas durante la recesión económica de Covid", dijo Drew Maloney, presidente y director ejecutivo del American Investment Council, una asociación de la industria financiera no bancaria. 

"Es importante que nunca que los legisladores fomenten la inversión privada que cree empleos, construya mejores negocios, apoye proyectos de energía sostenible y proporcione jubilaciones más seguras", agregó.

Durante la pandemia, el American Investment Council se ha mantenido activo. Ha ofrecido a los legisladores visitas virtuales a las sedes de empresas ayudadas por el Poder Ejecutivo.

Warren presentó, por primera vez, su proyecto de revisión de capital privado en 2019 cuando se postulaba para la Presidencia. Ella se está preparando para reintroducirlo. 

La legislación, de aprobarse, responsabilizaría a las firmas de capital privado por la deuda que se coloca desde las compañías que controlan, las obligaciones de pensiones en una adquisición y cualquier litigio gubernamental que enfrenten.

Los grupos de presión de capital privado están apostando a que las empresas tienen muchos aliados en el Congreso que seguirán actuando como un 'cortafuegos' contra los grandes cambios como los que propone Warren.

En una audiencia del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de 2019 sobre el proyecto de ley de Warren, varios demócratas moderados salieron en defensa de la industria, poniendo nerviosos a progresistas como la representante Alexandria Ocasio-Cortez (Demócrata por Nueva York), quien dijo que estaba "bastante molesta" por el episodio. 

El representante Gregory Meeks (Demócrata por Nueva York), quien dijo en la audiencia que estaba tratando de atraer el respaldo de capital privado para una empresa propiedad de minorías en apuros, dijo a la web Politico que los demócratas deberían revisar las reglas que gobiernan la industria, que "pueden desempeñan un papel importante solo si las salvaguardias reglamentarias son sólidas".

Preparando el escenario 

Los principales inversores, como los fondos de pensiones, las donaciones y las compañías de seguros, se han beneficiado de los rendimientos proporcionados por los fondos de capital privado y probablemente también rechazarán los aspectos más dramáticos de la revisión propuesta por Warren del modelo comercial de adquisiciones. 

Preferirían que el Congreso y la Comisión de Bolsa y Valores se enfocaran en someter a las firmas de capital privado a una mayor transparencia y salvaguardas de gobernanza, cosas como más divulgaciones de tarifas y resultados de exámenes regulatorios.

"La industria confía en que hay formuladores de políticas en ambos lados del pasillo que serán la voz de la razón para contrarrestar algunas propuestas motivadas políticamente", dijo Jared Sawyer, ex alto funcionario del Departamento del Tesoro y director de la firma de cabildeo Rich Feuer Anderson.

Si bien algunos 'cabilderos' apuestan a que los demócratas se mostrarán reacios a sacudir la industria durante una crisis, el representante Mark Pocan, un demócrata de Wisconsin que presentó la versión de la Cámara de Representantes del proyecto de ley Warren, le dijo a Politico que "este no es el momento de permitir que las corporaciones y el capital privado sigan funcionando sin control".

"El alivio continuo en esta pandemia también debe incluir regulaciones para evitar que el capital privado se convierta en bandidos al detener cualquier fusión corporativa innecesaria y poner al pueblo estadounidense por encima de los resultados del capital privado", dijo. "Esta crisis solo ha continuado exponiendo la voluntad de capital privado de beneficiarse del desastre".

Incluso si Warren no puede hacer avanzar su legislación, tendrá aliados bien ubicados en el Poder Ejecutivo.

** El ex asesor económico de Warren, Bharat Ramamurti, se desempeñará como subdirector del Consejo Económico Nacional, donde se centrará en la reforma financiera y la protección del consumidor. 

** Otro protegido de Warren, Rohit Chopra, ha estado utilizando su papel como comisionado de la Comisión Federal de Comercio para pedir una mayor supervisión del capital privado con respecto a las adquisiciones de la industria del cuidado de la salud, advirtiendo que las recientes compras están contribuyendo a costos más altos y menor calidad. Biden ha elegido a Chopra para dirigir la Oficina de Protección Financiera del Consumidor.

"Biden enfrentará impulsos en competencia", dijo Jeff Hauser, director ejecutivo del grupo de vigilancia The Revolving Door Project. "Pero tenemos la esperanza de que sus instintos populistas triunfen".