icon

Francisco no condenó a Maduro y pidió a los católicos venezolanos no dividirse

El papa Francisco tiene 2 canales de información muy importantes respecto de Venezuela. Por un lado, su mano derecha, el secretario de Estado, Pietro Parolin, fue nuncio apostólico en Caracas. Por otra parte, el jefe de la Compañía de Jesús, a la que perteneció Jorge Bergoglio, es el venezolano Arturo Sosa. Hay un Día Nacional de Oración programado para el martes 02/02, anunciado por la Conferencia Episcopal.

José Luis Azuaje Ayala es un obispo católico, Arzobispo de la Arquidiócesis de Maracaibo, nombrado por el papa Francisco. También es Presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela​ y presidente regional de Cáritas América Latina y el Caribe.

En el ángelus del Domingo 09/10/2016, en la Plaza San Pedro, el Papa Francisco hizo el anuncio de los nuevos cardenales, entre quienes se encontraba Baltazar Enrique Porras Cardozo. El 23/12/2017, Francisco nombró al cardenal Porras en el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, reteniendo su cargo como Arzobispo de Mérida. En julio de 2018, Francisco le encomendó la administración apostólica de la Arquidiócesis de Caracas por la jubilación del cardenal Jorge Urosa Savino.

Arturo Marcelino Sosa Abascal es un sacerdote católico venezolano. Desde el 14/10/2016, es el Prepósito General de la Compañía de Jesús, elegido por la Congregación General de la orden religiosa más numerosa de la Iglesia Católica Apostólica Romana.​ Ha sido profesor y miembro del Consejo Fundacional de la Universidad Católica Andrés Bello y Rector de la Universidad Católica del Táchira. Según Wikipedia, "The Catholic Herald criticó a Sosa por ser uno de los 1.000 firmantes de una carta de 1989 dando la bienvenida al presidente cubano Fidel Castro a Venezuela, habiendo reprimido la Iglesia católica en Cuba durante el tiempo de su poder. El biógrafo del papa Francisco, George Neumayr describió a Sosa como un "marxista", "un comunista venezolano, y un modernista"."

El texto de Salvatore Cernuzio, para Vatican Insider desde Ciudad del Vaticano, se titula: "El Papa a los obispos de Venezuela: "No se dividan, sean servidores de los más débiles".

Esto quiere decir que el Obispo de Roma, Jorge Bergoglio, deja en claro que hay enfoques diversos entre los católicos venezolanos. De lo contrario, habría, al menos, unidad en la oposición. Quizás, lo que refleja un documento de los obispos venezolanos no representa a toda la Iglesia Católica venezolana.

Entonces, el reclamo es no dividirse, o sea no profundizar las discrepancias.

El mensaje de papa Francisco presenta 

** una Venezuela católica o tolerante o simpatizante de Nicolás Maduro, 

vs.

** una Venezuela católica crítica o hipercrítica del gobierno del Partido Socialista Unido venezolano: ¿cuán correcta es esta descripción vaticana?

Debe recordarse que años atrás, el Vaticano patrocinó unos encuentros entre oficialistas y opositores en isla Margarita, reuniones que fueron boicoteadas por los integrantes de Voluntad Popular: desde Leopoldo López a Juan Guaidó. Finalmente, los colaboradores de Francisco dieron el portazo, culpando también al gobierno de Caracas por el fracaso del diálogo.

Vamos a Cernuzio 2021


"«¡No os dividáis, hermanos! No te dividas». Un verdadero llamamiento del Papa a los obispos y sacerdotes de Venezuela, una tierra plagada en los últimos años por una severa crisis política, económica y social, para que sanen las fracturas internas y en su lugar hagan un frente común contra la terrible pandemia de coronavirus que se ha agravado. una situación ya dramática en el país donde, entre las sanciones y la inflación, faltan alimentos, medicinas y agua potable.

“Siempre existe la posibilidad de unirse. Como siempre, existe la posibilidad de aislarse y crear una actitud de corazón sectario, fuera de la unidad de la Iglesia ”, dice el Pontífice en un video mensaje para un encuentro que se realizará en línea entre hoy y mañana. Las palabras del Papa están dirigidas al clero y al episcopado, pero también afectan de manera transversal a los actores políticos que, tras el severo estancamiento de los últimos años, ahora tienen -tras las elecciones del pasado 6 de diciembre que registraron la victoria de Nicolás Maduro- la oportunidad de un diálogo pacífico por el bien del país.

No hay ninguna referencia política en el mensaje del video del Papa que en cambio mira las divisiones internas en la Iglesia local, liderada por una jerarquía que siempre ha estado cerca de la oligarquía donde, sin embargo, no faltan sacerdotes que comparten las dificultades y esperanzas de la población. 

Francisco, por tanto, nos exhorta a trabajar juntos: "No podemos actuar solos, aislados, autosuficientes, con agendas ocultas", dice. Sobre todo "en el contexto actual". El Papa elogia el encuentro virtual en este sentido, como una oportunidad para compartir "sus experiencias sacerdotales, sus labores, sus incertidumbres, así como sus anhelos y su convicción de continuar la obra de la Iglesia".

El Papa indicó dos pistas: "Amor al prójimo y servicio al prójimo". "Amor y servicio juntos, de lo contrario no funcionará", dice en el video. Hay que "aprender a ser" servidores "de todos", remarca, "en particular de los hermanos y hermanas menos afortunados y tantas veces rechazados, y hacer que, en este momento de crisis, se sientan acompañados, apoyados, amados". 

En este sentido, el Papa Bergoglio recuerda a todos los sacerdotes que, durante la pandemia, acompañaron al personal médico y paramédico y a los voluntarios que atienden a los pacientes que están enfermos de Covid o que han ayudado a los pobres, excluidos, y a todo aquel que carece de lo necesario para sobrevivir y seguir adelante. con dignidad: "¡Gracias, gracias por todo esto!" 

El Papa expresa el mismo agradecimiento a todos aquellos que han organizado iniciativas de caridad en los últimos meses "hacia los hermanos agotados por la pobreza y la crisis de salud". Uno sobre todo, el proyecto Caritas Venezuela que en los meses de verano enviaba kits de comida a los necesitados directamente a sus hogares a través de estructuras parroquiales.

Obispos venezolanos

Los propios obispos venezolanos ofrecieron un panorama de la situación en el país sudamericano y todas sus tragedias en una nota difundida en las últimas semanas, al concluir el Pleno del 7 al 9 de enero. El título es emblemático: “Frente a la gravísima situación del país”. En las cinco páginas del documento, los obispos denuncian ante todo una verdadera violación de los derechos humanos en Venezuela: aunque la Constitución dedica el capítulo 6 a los derechos humanos "estos derechos han sido desatendidos por sus propios autores", dicen. 

“Se sabe que la calidad de vida, la educación, la salud y los servicios básicos se han deteriorado; estamos sufriendo una inflación y una devaluación insostenibles, que han empobrecido a toda la población ”, escriben, sin dejar de mencionar el fenómeno migratorio que ha afectado al país con un éxodo de más de 4 millones de ciudadanos. “Cuando los niños de una nación deciden salir de su país es porque, acosados ​​por la precariedad, han llegado a una situación extrema en la que no les queda más remedio que afrontar el desafío y el riesgo de afrontar lo desconocido”.

“El país necesita un cambio radical en el liderazgo político, que requiere del gobierno suficiente fuerza, racionalidad y amor al país, para detener este mar de sufrimiento del pueblo venezolano”, subrayan nuevamente los obispos en el documento. 

Y concluyen con un mensaje directo al Parlamento: "El establecimiento de una Asamblea Nacional sin fundamento democrático, en medio del" revanchismo ", descalificación de líderes opositores, intimidaciones y amenazas de persecución, no contribuyen para solucionar los problemas de la gente o generar confianza para la recuperación del país ”.

Un Día Nacional de Oración está programado para el 2 de febrero, anunciado por la Conferencia Episcopal. Un momento de espiritualidad para "resolver pacíficamente nuestros conflictos, en una sociedad en la que nos reconocemos hermanos".