icon

Todos hablan de WhatsApp pero el tema es BlueSky

En un comunicado difundido el viernes 15/01 por la noche, WhatsApp -propiedad de la red social Facebook- asegura haber escuchado "mucha confusión" de "mucha gente" tras el anuncio de los últimos cambios en sus términos de uso. Bajo presión, la empresa intenta tranquilizar, porque muchos usuarios están pensando en dejar la mensajería, o ya lo han hecho, para incorporarse a servicios similares, como Signal o Telegram. Más interesante es el anuncio del CEO y cofundador de Twitter, Jack Dorsey, acerca de una iniciativa llamada "BlueSky", que tiene como objetivo construir un "estándar descentralizado abierto para las redes sociales" del que Twitter es sólo una parte.

Jack Dorsey, CEO de Twitter, dijo defender las medidas adoptadas como las "correctas para Twitter", al mismo que afirmó "no estar orgulloso" de las mismas, reconociendo que podían establecer un precedente peligroso. También admitió que su compañía estaba aplicando sus políticas de manera inconsistente y sin la transparencia adecuada. Sin embargo, en un vídeo filtrado por el medio conservador Project Veritas, Dorsey dice el día 08/01 que la censura de cuentas está dirigida a "proteger la integridad de la conversación" en una sociedad "dividida" y avisaba: "Esto va a afectar a mucho más que una sola cuenta, y va a continuar durante mucho más tiempo que hoy o esta semana. Seguiremos durante las próximas semanas y más allá del acto de inauguración [del nuevo mandato presidencial]".

Director de Tecnología de Twitter, Parag Agrawal, intentando darle fuerza al proyecto BlueSky, un protocolo frente a los díscolos de la Red.

"Los fascistas van a utilizar en un 100% tecnologías de igual a igual, ya lo están haciendo y van a empezar a utilizarlas más ... Si son expulsados ​​de la infraestructura principal o si la gente los está vigilando muy de cerca, añaden motivación", dijo Emmi Bevensee.

Para luchar contra lo que califican como "desinformación" que provoca "preocupaciones" injustificadas, los equipos de WhatsApp postergab la aplicación de las nuevas reglas para los usuarios: no entrarán en vigor el 08/02, sino el 15/05o. 

Nadie verá su cuenta suspendida o eliminada el 8 de febrero”, dijo la empresa: tal escenario iba a ocurrir si un usuario rechazara las nuevas condiciones de uso del sistema de mensajería.

En los días anteriores al anuncio, fue impresionante la búsqueda de los internautas de las apps de mensajería Telegram y Signal. Muchas reacciones negativas por la redefinición del alcance de los datos de WhatsApp que se compartirán con su empresa matriz, Facebook. 

En los continentes americano, africano y asiático, estaba previsto que a partir del 08/02, los usuarios de WhatsApp aceptaran que sus datos personales recopilados por la aplicación (seudónimo, número de teléfono, direcciones IP así como información relacionada). dispositivos de los usuarios) pudiera ser utilizado por Facebook.

Impunidad de WhatsApp al creerse indispensable, y desesperación de Mark Zuckerberg por potenciar Facebook Shop. Le fue mal en el intento de frenar a Zoom, no pudo imponer Libra e Instagram tiene que soportar el éxito de TikTok: la ambición monopólica está complicada.

Promesas

Las transferencias de datos de WhatsApp se planifican en un contexto en el cual Facebook intenta unificar la experiencia del usuario en sus principales aplicaciones (Facebook, Messenger, Instagram, WhatsApp), a la vez que WhatsApp está evolucionando para ofrecer nuevas opciones a las cuentas. 

Y Mark Zuckerberg busca amortizar su costosa adquisición (compró WhatsApp en 2014 por US$ 19.000 millones), allanando el camino para un uso más amplio de la mensajería por parte de empresas que deseen vender productos o servicios en la plataforma.

Sin embargo, en Europa, el reglamento general sobre la protección de datos personales (GDPR) había impedido que estos cambios fueran obligatorios. No fue la única sombra que cayó sobre WhatsApp. La confusión sobre la actualización también desencadenó el lanzamiento de una investigación por parte de la autoridad italiana responsable de la protección de datos personales sobre la información recopilada y procesada por WhatsApp.

Vamos a hacer mucho más para aclarar los puntos de desinformación en la forma en que trabajamos en la seguridad y el respeto a la vida privada” de los usuarios, prometió WhatsApp en su comunicado de prensa: "Luego volveremos gradualmente a nuestros usuarios para que pueden examinar nuestras reglas de uso, al ritmo que deseen, antes de que las nuevas opciones vinculadas a las cuentas de comerciante [tiendas online, venta de servicios, etc.] sean desplegadas el 15 de mayo".

También reafirmó su apego a la "comunicación con respeto a la vida privada" y explicó cómo funciona con el cifrado total de todos los mensajes (lo que impide que WhatsApp y Facebook tengan acceso al contenido de discusiones que tienen lugar sobre la app de mensajería).

El comunicado llegó cuando, con motivo de la extraordinaria demanda, Signal -cuyo cofundador fue cofundador de WhatsApp- sufrió "dificultades técnicas".

BlueSky

Pero el tema estructural más interesante es el que plateó Jack Dorsey, de Twitter.

Bluesky pretende convertirse en un estándar web "duradero" que garantice que plataformas como Twitter tengan una responsabilidad menos centralizada a la hora de decidir qué usuarios y comunidades tienen voz en Internet. 

¿Cambiarán las técnicas modernas de moderación y los esfuerzos para prevenir la radicalización en línea?

Un protocolo de red social descentralizado opera sin un gobierno central, lo que significa que Twitter solo controlaría su propia aplicación construida en BlueSky, no a otras aplicaciones en el protocolo. 

Pero el sistema abierto e independiente permitiría a las aplicaciones ver, buscar e interactuar con contenido en todo el estándar. 

Un protocolo descentralizado permite que las aplicaciones individuales del protocolo decidan a qué cuentas y redes no pueden acceder los usuarios.

Las plataformas sociales como Parler o Gab podrían reconstruir sus redes en BlueSky. El sistema proporcionaría una medida significativa contra la censura gubernamental y protegería el discurso de los grupos marginados en todo el mundo.

Twitter espera que el proyecto pueda ir mucho más allá de lo que ofrece la API de Twitter, permitiendo a los desarrolladores crear aplicaciones con diferentes interfaces o métodos de curación algorítmica.

BlueSky está en la fase de investigación, las personas involucradas le dijeron a la web TechCrunch, que hay un equipo de 40 a 50 miembros activos de diferentes espacios de la comunidad tecnológica descentralizada que inspeccionan el software y elaboran propuestas sobre cómo debería verse el protocolo en última instancia. 

Twitter ha dicho que espera contratar a un gerente de proyecto en las próximas semanas para construir un equipo independiente que comenzará a elaborar el protocolo en sí.

El mecanismo

Los miembros iniciales de Bluesky fueron invitados a principios de 2020 por el director de Tecnología de Twitter, Parag Agrawal. 

Luego se decidió que el grupo debería abrir la conversación a personas que representan algunos de los proyectos de red descentralizados más reconocibles, incluidos Mastodon y ActivityPub, que se unieron al grupo de trabajo alojado en la plataforma de chat segura Element.

Jay Graber, fundador de la plataforma social descentralizada Happening, recibió un pago de Twitter para que redactara una revisión técnica del ecosistema social descentralizado, un esfuerzo por “ayudar a Twitter a evaluar las opciones existentes en el espacio”, reveló a TechCrunch.

El grupo ha tenido algunos intercambios con ejecutivos de Twitter sobre el alcance del proyecto, y redactó una lista de objetivos aprobados por Twitter para la iniciativa. 

Los puntos débiles enumerados en el documento, visto por TechCrunch, incluyen "cómo evitar que la controversia y la indignación se apropien de los mecanismos de viralidad", así como el deseo de desarrollar "mecanismos personalizables" para la moderación, aunque el documento señala que las aplicaciones, no el protocolo general, son "en última instancia responsables del cumplimiento, la censura, derribos, etc. "

"Creo que la solución al problema de los algoritmos no es deshacerse de los algoritmos, porque ordenar las publicaciones cronológicamente es un algoritmo; la solución es convertirlo en un sistema enchufable abierto mediante el cual puede ingresar y probar diferentes algoritmos y ver cuál le convenga o use el que le guste a sus amigos", dice Evan Henshaw-Plath, otro miembro del grupo de trabajo. 

Él fue uno de los primeros empleados de Twitter y construye su propia plataforma social descentralizada llamada Planetary, que se basa en el protocolo seguro scuttlebutt, que permite a los usuarios navegar por redes fuera de línea de forma cifrada. 

Al principio, Planetary había estado en conversaciones con Twitter para una inversión corporativa, así como una inversión personal del CEO, Jack Dorsey, dice Henshaw-Plath, pero la competencia de la plataforma generó cierta preocupación entre los abogados de Twitter; y Planetary terminó recibiendo una inversión del fondo de riesgo Future Positive, del cofundador de Twitter, Biz Stone. 

Después de acordar los objetivos, Twitter esperaba que el equipo en general llegara a un consenso pero ocurrieron puntos de vista marcadamente diferentes dentro del grupo.

Twitter decidió aceptar propuestas individuales de los miembros. 

La extrema derecha
 
"Los fascistas van a utilizar en un 100% tecnologías de igual a igual, ya lo están haciendo y van a empezar a utilizarlas más ... Si son expulsados ​​de la infraestructura principal o si la gente los está vigilando muy de cerca, añaden motivación", dijo Emmi Bevensee, una investigadora que estudia las presencias extremistas en redes descentralizadas. 

Los extremistas que adoptan tecnologías que promueven la privacidad y el cifrado sólido están lejos de ser un fenómeno nuevo, las aplicaciones de chat cifradas como Signal y Telegram han estado en el centro de tales controversias en los últimos años. 

Bevensee señala que la tendencia de las redes extremistas de derecha a adoptar tecnología de red descentralizada ha sido "extremadamente desmoralizante" para esas primeras comunidades de desarrolladores, aunque señala que las mismas tecnologías pueden beneficiar y benefician a las "personas marginadas de todo el mundo".

Aunque las personas conectadas con los primeros movimientos de BlueSky ven un largo camino por delante para el desarrollo y la adopción del protocolo, también ven un panorama en evolución con la reciente expulsión de Parler y el presidente Trump que esperan que impulse a otras partes interesadas a comprometerse eventualmente a integrarse con el estándar.