icon

La reactivación pos pandemia puede ser un desastre ambiental

2020 empató con 2016 como el año más caluroso en la década más calurosa de la historia. El freno de la economía en la pandemia impidió el récord pero la reactivación, si ocurriese, en 2021, podría etablecer nuevos máximos. Sin duda, se precisa con urgente una agenda ambiental global. Pero, antes, se necesita un liderazgo muy evidente en estas cuestiones. Sin duda, un desafío central para la Administración Joe Biden, que ya está por comenzar su trayecto.

Cada pin dice: "Haga Nuestro Planeta Grande Otra Vez", y es un alegoría ambientalista de la consigna electoral del negacionista Donald Trump ("Make America Great Again" o Haga América Grande Otra Vez). Estos pines fueron muy distribuidos durante la campaña electoral de Joe Biden.

Uno de los pasos más importantes que Joe Biden podría tomar para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero sería restablecer las estrictas reglas a nivel nacional para las emisiones de automóviles y los estándares de millaje implementados durante la administración Obama y que esencialmente reflejaban las regulaciones ya vigentes en California.

"El climá está cambiando, ¿por qué no cambiamos nosotros?": el Presidente y quien sea designado como su secretario del Interior tendrán amplia autoridad para decidir qué tipo de desarrollo energético debe realizarse en terrenos propiedad del gobierno federal. Sobre esta pregunta, Biden ha dicho que no emitiría nuevos contratos de fracking hidráulico en tierras federales. Biden podría emitir un nuevo decreto para que el secretario del Interior detenga todas las ventas y permisos de arrendamiento de petróleo y gas. Esto no bloquearía la producción de petróleo actual, pero evitaría la perforación de más pozos y permitiría una transición gradual para alejarse del gas natural. La Administración Obama utilizó la misma estrategia para evitar la venta de nuevos derechos de extracción de carbón.

Establecido durante la Administración Obama, el Plan de Energía Limpia regulaba las emisiones de gases de efecto invernadero de las plantas de energía, la segunda fuente más grande de gas que calienta el planeta en el país. Pero en 2019, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de Donald Trump reemplazó ese plan con una nueva regla diseñada para proteger la industria del carbón, que se aleja de cualquier reducción significativa de emisiones. Hay que volver atrás, quizás declarando una Emergencia Ambiental.

"La década que terminó en 2020 fue la más calurosa de la historia registrada, con temperaturas más altas que cualquier otro período en al menos 2 milenios y posiblemente mucho más. El principal culpable del calentamiento extremo, el dióxido de carbono atmosférico, ha alcanzado un nivel no visto en al menos 3 millones de años. 

Los últimos 7 años son ahora los más cálidos desde que comenzaron las mediciones en el siglo 19", escribió Eric Roston en Bloomberg.

En 5 conjuntos de datos de temperatura importantes, 2020, y pese a la pandemia que frenó muchas actividades económicas, terminó en un empate estadístico con 2016 como el año más caluroso registrado, con aproximadamente 1,2° Celsius más caliente que el siglo 19. 

4 de 5 centros de investigación mostraron 2020 un poco más frío que 2016, pero dentro de la ventana de incertidumbre. 

Ahira Sánchez-Lugo, científica física de los Centros Nacionales de Información Ambiental de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de USA, uno de los grupos científicos que informa nuevos datos de temperatura anual, dijo: "Hay algunas regiones que se están calentando mucho más rápido". 

1°C puede parecer pequeño, agregó, pero “un pequeño cambio en el promedio de temperatura global puede conducir a grandes cambios cuando se trata de clima extremo. Ya lo estamos viendo". 

"Las olas de calor, los incendios forestales, las tormentas más intensas y los cambios en la lluvia y la nieve apuntan a un mundo que ya enfrenta un mayor peligro. Con cada año que pasa, los científicos tienen más confianza en atribuir muchas de estas anomalías climáticas al calor atrapado en la atmósfera y los océanos", explicó Eric Roston.

Las temperaturas récord de 2016 contaron con la ayuda temporal de El Niño, el fenómeno natural del Océano Pacífico que eleva los termómetros. No fue el caso para 2020, que no solo careció de la tendencia de calentamiento irregular, sino que también presentó la aparición de la contraparte de enfriamiento de El Niño, La Niña, a partir de agosto. 

De enero a noviembre, cada uno se ubicó entre los 4 primeros episodios más cálidos de ese mes; pero Diciembre fue el 8vo. más cálido, lo que ayudó a reducir el promedio anual.

Las temperaturas del océano también alcanzaron un nuevo récord en 2020, según un estudio separado. 

Los modelos tenían razón

Los datos de temperatura han confirmado muchas de las proyecciones realizadas por los investigadores del clima. 

Y ​​se esperan los próximos informes del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático respaldado por las Naciones Unidas para este año y el próximo. 

"Los modelos funcionaron tan bien como se podía esperar para predecir correctamente lo que vendría y lo que ha ocurrido ahora", dijo Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, que publicó los datos de temperatura de la agencia espacial. 

En los resultados de la NASA, 2020 supera por poco a 2016 para establecer un nuevo récord, dentro del margen de error. 

** La agencia gubernamenal National Centers for Environmental Information (Centros Nacionales de Información Ambiental, NCEI), 
** la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA, Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica), 
** Berkeley Earth, 
** la Unidad de Investigación del Clima de la Universidad de East Anglia (Norwich, Reino Unido), y 
** el registro “Cowtan and Way” iniciado por 2 científicos, 

encontraron que 2020 se acerca mucho más que 2016. 

Un 6to. grupo de investigación, Copernicus Climate Change, de la Unión Europea, estableció un empate entre 2020 y 2016. 

No hay ningún desacuerdo en que los 10 años más calurosos registrados han ocurrido desde 2005.

La escala de la contaminación por CO2 de la humanidad es tan grande que la crisis económica causada por la pandemia apenas se registrará en los datos de emisiones, y mucho menos en la temperatura promedio. 

La Agencia Internacional de Energía estima que las emisiones de CO2 cayeron alrededor de un 8% en 2020 en comparación con 2019, equivalente al nivel de contaminación en 2010, y BloombergNEF ha sugerido que 2019 puede llegar a representar las emisiones máximas de CO2. 

Sólo en USA se registró una caída en todos los gases de 'efecto invernadero' del 10,3%, según Rhodium Group, una firma de investigación. 

El año tan caluroso

La Met Office, del Reino Unido, proyecta que el CO2 atmosférico en 2021 aumentará más del 50% por encima del nivel preindustrial, por primera vez.

Dar a conocer el inexorable aumento de la temperatura media mundial se ha convertido en una rutina sombría para los científicos. 

Andrew Dessler, profesor de ciencias atmosféricas en la Universidad Texas A&M, escribió en Twitter sobre la total previsibilidad de sus comentarios después de los nuevos datos de temperatura de cada año.

"Por un lado, se trata de cosas de mordeduras de perros, nada sorprendente", dijo en una entrevista. Sin embargo, también es "algo impactante para mí lo rápido que parece estar avanzando el calentamiento".

La NOAA ya le da a 2021 un 99,6% de posibilidades de ser uno de los 10 años más calurosos.