icon

La SEC investiga si Exxon infló la rentabilidad del fracking

La Cuenca Pérmica es la tierra del fracking estadounidense, entre Texas y Nuevo México, la producción petrolera N°4 del mundo, en teoría una geología muy favorable y que, gracias a la evolución de la técnica del fracking (fracturación hidráulica), ha disparado la extracción de shale oil. En teoría, las reservas probadas de crudo en esa formación es de 11.096 millones de barriles, más del 20% de todas las reservas probadas en USA. Esta certificación ha logrado no sólo una frenética inversión sino la posibilidad de acceder a préstamos bancarios abundantes. Podría afirmarse que la banca estadounidense está apalancada en la Cuenca Pérmica que, según la petrolera Chevron, "las capas (geológicas) apiladas nos permiten perforar varios pozos en una sola zona y compartir la infraestructura reduciendo costes". Pero hay una denuncia de que habrá adulteración de las estadísticas. Es más: la Securities and Exchange Commission investiga a Exxon, según una primicia de The Wall Street Journal, sobre la valoración de activos de la cuenca Pérmica.

Exxon adquirió en 2017 por US$ 6.600 millones un área llamada Delaware Basin. Exxon ha promocionado regularmente el activo como su área más prometedora en la Cuenca.

Darren Woods, el presidente ejecutivo de Exxon que prometió demasiado.

Gary Gensler, posible nuevo jefe de la SEC con Joe Biden, ex Goldman Sachs.

La investigación de Christopher M. Matthews y Emily Glazer para The Wall Street Journal es un bombazo.

La Comisión de Bolsa y Valores estadounidense (Securities and Exchange Commission) inició una investigación de Exxon Mobil Corp., después de que un empleado presentó una denuncia de irregularidades en el 3er. trimestre de 2020, alegando que el gigante energético sobrevaluó una de sus propiedades más importantes de petróleo y gas, según personas familiarizadas con el asunto.

Varias personas involucradas en la valoración de un activo clave en la Cuenca Pérmica, actualmente el campo petrolero de mayor producción de USA, se quejaron durante una evaluación interna en 2019 de que los empleados se veían obligados a usar suposiciones poco realistas sobre la rapidez con la que la empresa podría perforar pozos allí para llegar a un valor más alto, según una copia de la denuncia, que fue revisada por The Wall Street Journal.

Al menos uno de los empleados que se quejó fue despedido en 2020, según una persona familiarizada con el asunto. El Journal informó anteriormente que había habido desacuerdos internos sobre la valoración.

La SEC

La SEC comenzó a investigar los reclamos después de recibir la denuncia, dijeron personas familiarizadas con el asunto. Se desconoce el estado actual de la investigación. Un portavoz de la SEC se negó a comentar al Journal la situación.

El portavoz de Exxon, Casey Norton, también se negó a comentar sobre la existencia de una investigación. Él dijo que si las autoridades le preguntaran sobre la evaluación de 2019, Exxon proporcionaría información que muestra que el desempeño real de Exxon excedió las estimaciones de perforación. Norton también dijo que Exxon no comenta sobre el desempeño de los empleados.

“No podemos comentar las razones de la separación de la empresa de un empleado no identificado”, dijo Norton.

Según el programa de denuncia de irregularidades de la SEC, las personas que brindan información que resulte en una multa pueden recibir una parte de la multa monetaria.

La investigación ahora podría recaer en una persona designada por la administración entrante de Joe Biden, que se espera que elija a Gary Gensler, un ex regulador financiero y ejecutivo de Goldman Sachs Group Inc., para encabezar la SEC, informó eel Journal .

Exxon soportó uno de sus peores resultados financieros en 2020, registrando miles de millones de dólares en pérdidas luego de una disminución sin precedentes en la demanda de combustibles fósiles a medida que el coronavirus se extendía por todo el mundo.

En noviembre 2020, Exxon abandonó un ambicioso plan de su CEO Darren Woods para aumentar su producción general de petróleo y gas en 1 millón de barriles por día para 2025. La compañía dijo que recortaría miles de millones de dólares de sus gastos de capital durante los próximos 5 años. e invertir solo en sus mejores activos. Aún así, Exxon ha dicho que la Cuenca Pérmica, en el oeste de Texas y Nuevo México, sigue siendo esencial para sus planes.

Las sospechas

Los planes de crecimiento de Woods para la Cuenca Pérmica preocuparon a algunos empleados de Exxon, que los consideraron poco realistas.

En marzo de 2019, Woods dijo que Exxon aumentaría la producción de petróleo y gas en la Pérmica a 1 millón de barriles por día a partir de 2024, por encima de las estimaciones anteriores de 600.000 para 2025. 

El nuevo objetivo ascendería al 25% del total de la producción de Exxon antes de la pandemia de Covid-19. No ha actualizado sus objetivos de producción allí desde que anunció recortes presupuestarios en noviembre.

"Nadie que yo conociera en la organización pensó que esto era posible; la presión para cumplir la promesa de Woods al mercado impregnaba a la organización", dijo el denunciante en la denuncia.

La clave del objetivo de Woods era aumentar la producción en la superficie de la Cuenca Pérmica que Exxon adquirió en 2017 por US$ 6.600 millones en un área llamada Delaware Basin. 

Exxon ha promocionado regularmente el activo como su área más prometedora en la Cuenca.

“Para nuestro recurso más grande, que está en la Cuenca de Delaware, estamos a punto de dar rienda suelta a los sabuesos”, dijo Neil Chapman, quien dirige la división de petróleo y gas de Exxon, durante el día anual del inversionista de la compañía, en marzo 2020.

Promesas

Algunos gerentes de Exxon en 2018 habían fijado inicialmente el valor actual neto de la Cuenca de Delaware en US$ 60.000 millones. Pero algunos empleados involucrados en la planificación de desarrollo anual de Exxon estimaron a mediados de 2019 que el valor actual neto del área estaba más cerca de US$ 40.000 millones.

Según la denuncia, la estimación más baja reflejaba, en parte, que la perforación de pozos tomó más tiempo de lo esperado en 2018. 

Después de que los empleados entregaron el nuevo número al gerente de desarrollo de Delaware, supuestamente les pidió que "recuperaran" algunos de los que habían perdido valor, utilizando diferentes supuestos, incluida una “curva de aprendizaje” más optimista que estimaba la velocidad a la que mejorarían los tiempos de perforación.

Algunos empleados se opusieron al uso de la nueva curva de aprendizaje, que consideraron poco realista, y un empleado presentó las estimaciones revisadas en un archivo llamado "Esto es una mentira", según la denuncia. 

Los planificadores del desarrollo finalmente estimaron que el valor actual neto era de US$ 50.000 millones.

Exxon le dijo previamente al Journal que era común que se produjeran desacuerdos durante los procesos de planificación y que el desempeño de la empresa en la Cuenca ha superado las expectativas.

Si bien la compañía nunca ha revelado públicamente la valoración de la Cuenca de Delaware, se ha pronunciado sobre su progreso allí. En marzo, Chapman dijo que la compañía había mejorado constantemente los tiempos y costos de perforación.

“Lo que perforamos es más eficiente cada año”, dijo Chapman en marzo. “De hecho, estamos perforando de manera más eficiente cada mes. Si pensé que estábamos operando de manera ineficiente, seré el primero en retroceder".