icon

El mercado negro de vacunas existe, pero es peligroso

Se han identificado páginas en internet y números telefónicos que ofrecen dosis contra la COVID-19 en Latinoamérica, Estados Unidos, Europa y Asia. Pero se advierte a la comunidad el potencial peligro para la salud que implica adquirir sustancias desconocidas.

En España se detectaron ventas fraudulentas de vacunas en la dark web.

Las vacunas para COVID-19 no serían las primeras en ingresar al universo delictivo online. Desde 2011 hasta 2015, por ejemplo, en China funcionó un mercado que vendió ilegalmente fármacos a 24 provincias y ciudades, entre ellas Pekín.

En Europa se rastreó una venta de las vacunas de Sinopharm y Sinovac 750 dólares las dos dosis y con la posibilidad de hacer la transacción en bitcoins.

La carrera por las vacunas se convirtió en el principal interés divulgado en los medios de comunicación de todo el mundo. Al mismo tiempo, para muchos se ha vuelto la esperanza de una pronta nueva normalidad.


Sin embargo, uno de los riesgos inherentes de los logros científicos es la posibilidad de lucrar con el sufrimiento humano para grupos ilegales. Sacando tajada de la crisis sanitaria, mercados negros ponen en venta supuestas vacunas.  


Los intentos de transacciones se identificaron principalmente en México, en España, en China y en Estados Unidos.  


En el país azteca, por ejemplo, se observó con la de Pfizer aunque no sería la primera vez. Las mismas acciones delictivas se registraron con otras vacunas como la de la influenza y con pruebas de COVID-19 en la pandemia. 


De acuerdo a las autoridades, las dosis apócrifas se vendían por redes sociales y otras páginas de internet. Al respecto, la compañía Pfizer comunicó el pasado 6 de enero en su cuenta oficial de Twitter que “la vacuna de Pfizer/BioNTech para la COVID-19 no está a la venta en ningún canal privado por el momento”. 


Además, señalaron que la mayoría de las veces las supuestas vacunas contienen agua u otras sustancias, que podrían causar efectos adversos e interactuar con  medicamentos. 


De la misma forma, inmediatamente a las aprobaciones en Estados Unidos y Reino Unido de las drogas de Pfizer y Moderna, se detectaron las primeras ofertas ilegales. 


La empresa de seguridad cibernética Check Point Software encontró vacunas en venta por 250 dólares enviadas desde Estados Unidos a España. También observó otro proveedor de la dark web que ofrecía las de Sinopharm Sinovac a 750 dólares las dos dosis. 


La mayoría de las veces se trata de estafas, dado que el tiempo es muy acotado para que ya existan falsificaciones. Por otro lado, aunque se han registrado intentos de ataques cibernéticos a las compañías, no hubo ningún ataque físico.