icon

Banco do Brasil en un laberinto y Bolsonaro esconde la llave

Los asesores de Planalto confirman la intención de Jair Bolsonaro de despedir al presidente del Banco do Brasil, quien aún permanece en el cargo con el apoyo del área económica. Sin embargo, la permanencia puede costar la revisión del plan de reducción de personal de la institución.

André Brandão acepta la oferta de Jair Bolsonaro para conducir el Banco do Brasil, en presencia de Paulo Guedes.

Banco do Brasil S.A. es una Sociedad de Economía Mixta, en la que el gobierno brasileño tiene el 70% de las acciones y cotiza en la Bolsa de Valores de San Pablo. De acuerdo con la consultora América Economía, Banco de Brasil es el N°1 en el ranking de los mayores bancos de América Latina.

Superministro Paulo Guedes, el contacto de Jair Bolsonaro con los mercados financieros y grandes empresas. Pero, en ocasiones, no representan lo mismo.

Jair Bolsonaro es evaluado por sus colaboradores como un caprichoso que, sin embargo, puede cambiar de opinión velozmente y, entonces, todo pasa por resistir.

La teoría es que Bolsonaro expresa su malestar con un funcionario pero si ese colaborador se mantiene en el cargo, Bolsonaro no lo removerá y hasta puede cambiar de opinión.

Está sucediendo con el presidente del Banco do Brasil, a quien Bolsonaro quiere afuera de la institución pero no consigue despedirlo.

El Palacio del Planalto confirmó que el presidente Jair Bolsonaro pidió al ministro de Economía, Paulo Guedes, el relevo del presidente del Banco do Brasil (BB), André Brandão. 

Descontento con las repercusiones negativas del plan de reestructuración del BB, Bolsonaro quiere la salida de Brandão.

El ejecutivo, sin embargo, se mantiene en su cargo, ya que el ministro de Economía, Paulo Guedes, intenta impedir su salida, tal como sucedió en 2020, cuando el secretario especial de Finanzas, Waldery Rodrigues, también fue amenazado por su malhumor presidencial.

Cambio de planes

Si Guedes consigue bloquear la decisión de Bolsonaro y permanece Brandão al frente del BB, podría revisarse el plan de reestructuración del banco, que, tal como señalan los analistas de mercado, fue el primer gran anuncio de Brandão, después de asumir el control de Banco do Brasil.

Brandão, por cierto, nunca fue el nombre de los sueños de Bolsonaro para BB. 

Es más: el Presidente estuvo muy enojado con la contratación del cantante Seu Jorge, artista embanderado con la izquierda, para hacer un show de fin de año a los empleados del banco.

Pero Brandão sigue en el cargo. Es cierto que no sólo Guedes trabaja para ello. También el presidente del Banco Central, Roberto Campos Neto. 

El equipo económico sostiene que el mercado financiero consideraría el despido de Brandão como una fuerte injerencia política en el Banco do Brasil, con repercusiones negativas en el entorno económico.

Las acciones de BB se desplomaron después de que Planalto confirmara su intención de despedir a Brandão. Las acciones de la empresa estatal subieron luego de que BB emitiera un hecho relevante diciendo que no había recibido ninguna comunicación oficial del gobierno al respecto.

Según analistas, la intención de Bolsonaro se puede comparar con las injerencias del gobierno del PT en Petrobras, que fueron criticadas por el propio Presidente durante la campaña electoral. 

Además, iría en contra de la política liberal defendida por el jefe del equipo económico, Guedes, que ayudó a elegir a Bolsonaro.

Reestructuración

Pero el mercado considera necesario el plan de reestructuración del Banco do Brasil en vista del proceso de creciente digitalización en el mercado financiero. 

La incertidumbre sobre la permanencia de Brandão en BB, sin embargo, no mitiga las críticas del Planalto al plan del cierre de 361 puntos de atención, incluidas 112 sucursales, y el despliegue de un programa de despido voluntario (PDV) de hasta 5.000 empleados. 

El descontento de Bolsonaro con el proyecto surgió cuando el mandatario recibió denuncias de parlamentarios sobre el proyecto, que, sin embargo, había sido aprobado por Guedes y presentado con anticipación al propio Bolsonaro, según fuentes de BB.

El ala política de Planalto consideró que el tiempo para la presentación del proyecto es inadecuado, ya que coincide con una situación de alto desempleo, la salida de Ford Motor Co. de Brasil y las negociaciones sobre la sucesión en la jefatura de ambas cámaras del Congreso, que ocurrirá en febrero.

Irritación

Bolsonaro mostró irritación cuando un simpatizante le preguntó sobre el BB, a la salida del Palácio da Alvorada. 

Bolsonaro no respondió si Brandão permanece en el gobierno, interrumpió la tradicional conversación matutina con sus fans y se dirigió al Palacio Planalto, donde, según fuentes, llegó a evaluar algunos nombres para ocupar el lugar del ejecutivo a cargo de la institución financiera.

Poco tiempo después, sin embargo, se informó a los funcionarios del Banco do Brasil que Brandão no dejaría el banco en ese momento. 

Planalto -sede del Ejecutivo- 'filtró' que Bolsonaro le pidió a Guedes que destituyera a Brandão, pero aclaró que aún no hubo renuncia porque el equipo económico intenta hacer cambiar de opinión al presidente.

En BB, el ambiente se mantuvo tenso. Fuentes del Palacio Planalto y BB destacaron una suerte de tregua entre Bolsonaro y Guedes y destacaron que, a pesar de toda la confusión, el ministro de Economía aún no ha discutido personalmente el asunto con el Presidente de la República, tal como lo hizo en 2020 cuando Waldery Rodrigues fue amenazado con una tarjeta roja por parte de Bolsonaro. 

El presidente del Frente Mixto Parlamentario en Defensa de la Banca Pública, diputado federal Zé Carlos (PT-MA) dijo que los congresistas pretenden movilizarse en torno al tema. “En los próximos días realizaremos una reunión entre los distintos frentes parlamentarios que defienden las instituciones públicas para definir las próximas acciones ante la situación actual”, dijo.