icon

Vacunación masiva en Brasil que exportará dosis pero prohíben a empresarios vacunar a sus empleados

El Ministerio de Salud informó este miércoles (13/03) que prevé el inicio simultáneo de la vacunación contra el covid-19 en todas las capitales del país de "3 a 5 días" luego de la aprobación de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa). El gobierno federal dijo a los empresarios, en un encuentro virtual promovido por la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (Fiesp), que se prohibirá la adquisición de vacunas por parte de las empresas para inmunizar a los empleados, el diario O Estado de S. Paulo. También se informó que Brasil espera convertirse en exportador de vacunas en el 2do. semestre 2021.

Élcio Franco, N°2 del Ministeri de Salud de Brasil: "Butantan y Fiocruz son motivos de orgullo, pero no podemos tratar a los brasileños de manera diferente. Nadie estará a salvo hasta que todos estén a salvo".

6 millones de dosis se encuentran bajo la custodia del Instituto Butantan, el cual, por determinación de Anvisa, no puede anticipar la distribución "por razones legales", dijo el ministerio.

Como lo comunicó el ministro de Salud, Eduardo Pazzuello , el encuentro pronosticó que la vacunación en el país debería comenzar la próxima semana, entre los días 19 y 20.

Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) informó que para iniciar el plan de vacunación se necesita tiempo para dividir las dosis en lotes y enviarlas a las ciudades más grandes de cada estado, para que "nadie se quede atrás".

La información se dio a conocer en una rueda de prensa. El inicio simultáneo en todas las capitales, previsto por el ministerio, contrasta con la intención del gobernador de São Paulo, João Doria (PSDB), quien dijo que quería comenzar a aplicar las dosis inmediatamente después de la aprobación, lo que puede ocurrir el domingo (17/01).

“¿Por qué queremos empezar con todos al mismo tiempo? Tenemos un lema que nadie se quedará atrás. En el SUS está el principio de equidad y el principio de universalidad, de servir a todos”, dijo el secretario ejecutivo del Ministerio de Salud, Élcio Franco. 

"Butantan y Fiocruz son motivos de orgullo, pero no podemos tratar a los brasileños de manera diferente. Nadie estará a salvo hasta que todos estén a salvo", agregó.

Preguntado sobre la posibilidad de que São Paulo y Río de Janeiro tengan que esperar para comenzar la vacunación, ya que pueden tener vacunas en su territorio, Franco dijo que los Estados no están "perdiendo (tiempo) (...) es Brasil el que está ganando". 

Actualmente, 6 millones de dosis se encuentran bajo la custodia del Instituto Butantan, el cual, por determinación de Anvisa, no puede anticipar la distribución "por razones legales", dijo el ministerio.

La intención de esperar a que la vacuna llegue a todos los estados no significa que las dosis estén en todos los municipios, explicó el ministerio. 

Franco justificó el plan para las capitales por las dificultades de transporte y logística que podría tener llevar la vacuna a los 5.570 municipios. Pero aclaró que la capilaridad aumentará exponencialmente a lo largo de los días. “La simple aprobación de Anvisa no nos permitiría, en un chasquido de dedos, hacer llegar la vacuna a todos los puestos de vacunación”, dijo el secretario.

La ESP / Broadcast mostró que el ministerio tiene previsto marcar el inicio de la vacunación en el país en un acto en el Palacio Presidencial, aunque el presidente Jair Bolsonaro asegura que no quiere vacunarse. La idea es realizar la primera inmunización en el país el próximo martes 19/01, fecha en la que los gobernadores deben estar en Brasilia para participar de una reunión con el muy cuestionado ministro Eduardo Pazuello.

Prohibido

El gobierno federal dijo a los empresarios, en un encuentro virtual promovido por la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (Fiesp), que se prohibirá la adquisición de vacunas por parte de las empresas para inmunizar a los empleados, el diario O Estado de S. Paulo.

Respondiendo a la pregunta principal de ejecutivos y empresarios, algunos de los cuales ya se estaban moviendo a importar dosis, representantes de los ministerios de Salud, Comunicaciones y Casa Civil se mostraron inflexibles: la vacunación estará a cargo del gobierno, que garantizó tener inmunizadores para todos. 

El informe habló con dos fuentes que asistieron a la reunión. Algunos de los presentes, sin embargo, criticaron la comunicación contradictoria del gobierno sobre la vacunación.

Además de descartar la posibilidad de que el sector privado tenga una vacunación paralela, el gobierno también dijo que ya tiene contratadas alrededor de 500 millones de dosis. Otro mensaje fue que, debido a que tiene un programa de inmunización ya establecido, Brasil podrá recuperar el "tiempo perdido" en relación con las naciones que llevan más de un mes vacunando.

Por el lado gubernamental, participó el Ministro Jefe de la Casa Civil, General Braga Netto; el ministro de Comunicaciones, Fábio Faria; y el secretario general del Ministerio de Salud, Élcio Franco. Los empresarios invitados al encuentro integran un grupo conformado por Fiesp, denominado Diálogo Brasil, que tiene como objetivo acercar el sector productivo a las decisiones del Palacio Planalto.

Una de las propuestas de las empresas, en un intento por ayudar a acelerar la inmunización, fue donar una dosis al programa nacional de inmunización por cada vacuna administrada a un empleado. Sin embargo, el argumento oficial para descartar la oferta fue que, con producción tanto del Instituto Butantan como de la Fiocruz, no habrá escasez de vacunas. 

La expectativa del gobierno es que el país incluso se convierta en un exportador de vacunas a finales de este año.

Como lo comunicó el ministro de Salud, Eduardo Pazzuello , el encuentro pronosticó que la vacunación en el país debería comenzar la próxima semana, entre los días 19 y 20.

Dilema

Desde principios de esta semana, el diario O Estado de S. Paulo ha tenido conversaciones con varios empresarios, que se dividieron en dos grupos: 

** el primero ya se estaba moviendo para importar inmunizadores para sus empleados y sus familias; 
** el segundo consideró poco ético "saltarse la línea" de los grupos de riesgo definidos: ancianos, profesionales de la salud y personas con enfermedades crónicas.

Un empresario importante de la cadena minorista, con decenas de miles de empleados, incluso dio los primeros pasos para importar vacunas para los empleados y sus familias. El informe también constató que una empresa vinculada al sector de la automoción también buscaba alternativas para sus 3.000 empleados. Ahora, estas iniciativas deben abandonarse.

El presidente de una gran industria dijo, bajo condición de anonimato, que, luego de una reunión de directorio, se acordó que la empresa no buscaría comprar vacunas. "Esto tendría éxito con nuestra audiencia interna, pero pensamos que, en relación con los grupos de riesgo, sería poco ético. Por lo tanto, no lo haremos".