icon

Turquía vacuna a 100.000 sanitaristas con la china CoronaVac, la vacuna de los países emergentes

Más de 100.000 trabajadores sanitarios turcos han recibido su dosis inicial de una vacuna contra el coronavirus producida en China mientras Turquía se embarca en su programa de inmunización total. La decisión de seguir adelante con la vacuna china se produjo incluso después de que investigadores brasileños dijeron que sus ensayos habían mostrado una tasa de eficacia de apenas 50%.

Joko Widodo, presidente de Indonesia, recibiendo la vacuna china CoronaVac, que también se produce en Brasil.

Fahrettin Koca, ministro de Salud de Turquía, recibiendo la 1ra. dosis de CoronaVac, la vacuna china.

Los trabajadores en Indonesia cargan más de 760.000 dosis de la vacuna Covid-19 desarrollada por la compañía farmacéutica china Sinovac. Foto: Xinhua

Turquía comenzó a inocular a médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud el jueves 14/01, un día después de que su ministro de Salud, Fahrettin Koca, recibiera la 1ra. vacuna CoronaVac, desarrollada por Sinovac Biotech de China.

Turquía aprobó el uso de emergencia de la vacuna CoronaVac y acordó comprar 50 millones de dosis de la vacuna CoronaVac de Sinovac y recibió 3 millones de dosis iniciales, informó Reuters.

La decisión de seguir adelante con la vacuna china se produjo incluso después de que investigadores brasileños dijeron que sus ensayos habían mostrado una tasa de eficacia decepcionante de alrededor del 50%. Los ensayos turcos de última etapa habían considerado que la vacuna tenía una eficacia del 91,25%.

Eso se compara con tasas de hasta el 95% para la vacuna BioNTech / Pfizer y el 94,1% para la vacuna Moderna. El producto de la Universidad de Oxford / AstraZeneca tuvo una tasa de hasta el 90%, con una tasa promedio del 70% en los ensayos de fase 3.

El director ejecutivo de Sinovac, Yin Weidong, luego defendió a CoronaVac, diciendo que la baja tasa de eficacia brasileña podría explicarse por el hecho de que los participantes del ensayo eran trabajadores médicos que tenían un alto riesgo de contraer coronavirus.

Indonesia, que esta semana se convirtió en el 1er. país fuera de China en aprobar la inyección, encontró una tasa de eficacia del 65,3%.

La vacuna CoronaVac Covid-19, de China, que ha finalizado ensayos de fase III fue inyectada al presidente de Indonesia, Joko Widodo, el miércoles 13/01.

En defensa de su fármaco

La vacuna de Sinovac es 100% efectiva para prevenir infecciones graves y moderadas, 77,96% efectiva para prevenir casos leves y tiene una eficacia general del 50,4% en los ensayos de etapa final de Brasil, según investigadores en Brasil el martes 12/01.

Los expertos dijeron que el resultado es "suficientemente bueno" considerando que casi todos los participantes del ensayo en Brasil eran trabajadores médicos de alto riesgo, y la eficacia de 77,96% para la protección de casos leves significa que la vacuna reducirá en 78% la cantidad de personas que necesitan hospitalización. 

Dado que las instalaciones médicas aún enfrentan presión en medio de un resurgimiento de casos, dicha vacuna es valiosa para evitar efectivamente el colapso del sistema médico, señalaron los expertos.

Editorial

En defensa de su CoronaVac, el diario gubernamental chino Global Times publicó el siguiente editorial:

"Harry Roque, portavoz del presidente filipino Rodrigo Duterte, dijo durante una rueda de prensa regular el lunes que los filipinos que quieren vacunarse con la vacuna Covid-19 de Pfizer tienen una "mentalidad colonial", según el medio filipino Inquirer.net/ 

Las palabras de Roque han provocado discusiones en línea a gran escala.

Los medicamentos de los países desarrollados occidentales, incluidas las vacunas, aún gozan de un grado relativamente alto de confianza en todo el mundo. Pero en términos de la pandemia de Covid-19, la vacuna de Pfizer requiere condiciones estrictas de temperatura y transporte, así como instalaciones avanzadas de almacenamiento de cadena de frío. Estas condiciones han resultado ser difíciles en áreas remotas y en muchos países en desarrollo. 

Sin embargo, las vacunas de China se pueden almacenar a temperaturas normales de refrigerador, lo que brinda otra opción para los países en desarrollo y un impulso en la lucha mundial contra el Covid-19. 

Si sólo hay vacunas de Pfizer, la vacunación todavía parece muy lejana para los países en desarrollo. Y sin las vacunas chinas, la mayoría de los países tendrán que estar sujetos a las vacunas estadounidenses y occidentales.

Pero algunas élites occidentales prefieren dejar que los países en desarrollo sigan atrapados en la epidemia que verlos salir del atolladero del Covid-19 con vacunas chinas. Esto es lo que podría resumirse como la mentalidad de los colonizadores.

Algunos medios occidentales están ansiosos por exagerar y exagerar las debilidades de las vacunas chinas. Pero los hechos han demostrado que las vacunas inactivadas de China son más seguras que las vacunas de ARNm de Pfizer y darían lugar a menos efectos secundarios. Esto se ha confirmado en los ensayos clínicos de fase III en muchos países y regiones. 

Sin embargo, los medios occidentales han minimizado o ignorado deliberadamente estos hechos, tratando de confundir a otros países y al público. Eso es irresponsable. Es una obstrucción ideológica de la cooperación mundial en la lucha del Covid-19.

Sin embargo, 

** ¿qué cantidad de la vacuna de Pfizer se puede distribuir a los países en desarrollo? 
** ¿Pueden los países en desarrollo recibir una gran cantidad de vacunas occidentales de inmediato? Esto no parece realista. 

En noviembre de 2020, Pfizer dijo que esperaba enviar la mitad de las vacunas COVID-19 que había planeado originalmente para el año, destacando los desafíos que enfrentó en las cadenas de suministro. Aunque Pfizer planea aumentar la capacidad de la vacuna este año, la Organización Mundial de la Salud dijo que todavía se necesita tiempo para producir y administrar dosis suficientes para detener finalmente la propagación viral. 

La vacuna de Pfizer se asignará primero a Estados Unidos y sus principales aliados occidentales. Los países en desarrollo no son su primera consideración.

En comparación, las vacunas Covid-19 chinas son bienes públicos verdaderamente globales. China se está esforzando por hacer que las vacunas sean gratuitas para su pueblo. Gracias a las vacunas chinas, la gente corriente de los países subdesarrollados puede recibir el mismo tratamiento con la vacuna que la gente rica de Occidente. 

La People's Vaccine Alliance ha expuesto una realidad cruel: los datos muestran que los países ricos, que representan solo el 14% de la población mundial, están acumulando vacunas Covid-19 y han comprado el 53 por ciento de todas las vacunas Covid-19 más prometedoras hasta ahora. En el momento crítico de la situación pandémica mundial, las vacunas chinas han brindado más garantías de equidad y justicia en la lucha mundial contra el Covid-19.

Las vacunas chinas también se han ganado la confianza de muchos países. Países como Egipto, Ucrania, Pakistán y Tailandia están haciendo cola para comprar vacunas chinas CCovid-19. Duterte también defendió el miércoles 13/01 la decisión de su gobierno de comprar vacunas chinas. 

Todo esto ha confirmado el hecho de que las vacunas chinas se convertirán en las principales fuerzas en la lucha mundial contra la pandemia, ya sea que los países occidentales estén dispuestos a verla o no."